Ir a Contenidos Ir a Navegar Ir a Navegar Ir a Búsqueda de Sitio Página Principal

El cáncer de cuello uterino, conocido también como cáncer cervical es causado en la mayoría de casos por el virus del papiloma humano (VPH). La mejor manera de prevenir este cáncer es vacunándose contra el VPH, mediante la detección temprana y el tratamiento oportuno.

¿Qué es el cáncer de cuello uterino?

afecta la abertura inferior y estrecha del útero que conduce del útero a la vagina. El cuello uterino tiene una forma similar a una rosquilla si lo miras a través de la vagina.

Por lo general, el cáncer cervical tarda años en manifestarse. Durante este tiempo, las células del cuello uterino cambian y crecen rápidamente. Los primeros cambios (precancerosos) que ocurren antes de que se convierta en cáncer completamente desarrollado se denominan “displasia” o “neoplasia cervical intraepitelial” (CIN). Si estos cambios se detectan y se tratan, el cáncer de cuello uterino puede prevenirse. Sin diagnóstico ni tratamiento, el cáncer de cuello uterino puede extenderse a otras partes del cuerpo y volverse mortal.

¿Qué tan común es el cáncer de cuello uterino (cáncer cervical)?

Cada año, se diagnostican alrededor de 13,000 casos de cáncer de cuello uterino (cáncer cervical) en los Estados Unidos. Entre las mujeres hispanas de los Estados Unidos, la incidencia es aún mayor: casi 40% más alta que las mujeres blancas no hispanas.  La Sociedad Americana Contra El Cáncer estima que en el 2018, 2.400 mujeres hispanas fueron diagnosticadas con cáncer del cuello uterino y 600 murieron a consecuencia de este tipo de cáncer.

¿Cuáles son las causas del cáncer de cuello uterino?

Ciertos tipos del virus del papiloma humano (VPH), la enfermedad de transmisión sexual (ETS) más común, provocan cáncer de cuello uterino.

Existen más de 200 tipos de VPH. La mayoría de ellos no son dañinos y desaparecen solos. Pero por lo menos una docena de tipos de VPH pueden permanecer en el cuerpo e incluso, en ocasiones, causar cáncer. Dos en particular (los tipos 16 y 18) provocan la mayoría de los casos de cáncer cervical. Estos tipos se denominan VPH de alto riesgo.

Debido a que el VPH es una infección tan común que generalmente desaparece sola, en la mayoría de los casos pasa desapercibida. 

Si descubres que tienes uno de los tipos de VPH de alto riesgo, no no significa que tengas cáncer, pero sí podrías estar en mayor riesgo.

Las personas hispanas tienden a tener más tendencia a ser diagnosticadas con cáncer del cuellos uterino más tarde (cuando es más peligroso) debido a barreras históricas y estructurales que hacen más difícil el cuidado preventivo. Hacerte las pruebas de VPH y el Papanicolaou a tiempo pueden ayudar a detectar cualquier problema a tiempo.

¿Quiénes corren riesgo de tener cáncer cervical?

El mayor factor de riesgo del cáncer cervical es tener uno de los tipos de VPH de alto riesgo. No se sabe por qué algunas personas sufren infecciones por VPH prolongadas, cambios celulares precancerosos o cáncer.

Pero sí se sabe que el VPH se transmite fácilmente mediante el contacto de piel a piel con alguien que lo tenga. El VPH se transmite mediante el contacto de piel a piel entre los genitales, así como mediante el sexo oral, vaginal y anal. Eso significa que puede transmitirse incluso cuando no hay eyaculación, e incluso si el pene no entra en la vagina, en el ano o en la boca.

El VPH es la infección de transmisión sexual más común por eso la mayoría de personas que tienen relaciones sexuales la contrae en algún momento de la vida.,  Pero esto no es motivo de preocupación, pues generalmente desaparece por sí misma. De hecho, la mayoría de las personas ni siquiera saben que alguna vez tuvieron VPH.

Además del VPH, hay otros factores que pueden aumentar el riesgo de tener cáncer de cuello uterino. Entre estos se incluyen:

  • Antecedentes personales de displasia cervical, vaginal o vulvar 
  • Antecedentes familiares de cáncer cervical
  • Consumir tabaco
  • Otras infecciones, como clamidia
  • Problemas del sistema inmunitario, como VIH/SIDA, que hacen que sea más difícil combatir infecciones como el VPH
  • Si tu madre tomó una droga denominada “dietilestilbestrol (DES)” durante el embarazo

La edad también es un factor. La edad promedio a la que se diagnostica el cáncer cervical es 48 años. 

Muy pocas veces afecta a menores de 20 años. Sin embargo todas las personas que tienen cuello uterino están en riesgo de desarrollar este tipo de cáncer, sin importar con quién se acuesten, ni cuál sea su identidad de género

¿El cáncer de cuello uterino (cáncer cervical) afecta la fertilidad?

El cáncer cervical puede tratarse. Si se detecta temprano y se trata rápidamente, es muy probable que te recuperes por completo y no tengas ningún problema de fertilidad.

Sin embargo, ciertos tratamientos para el cáncer cervical pueden afectar la fertilidad. Si tienes cáncer cervical, el médico hablará contigo acerca de los diferentes tratamientos, sus riesgos y efectos secundarios, incluida la posibilidad de lograr un embarazo en el futuro.

¿Qué puedo hacer para prevenir el cáncer de cuello uterino?

A continuación, se incluyen 4 medidas que puedes tomar para tener un cuello uterino sano.

  1. Hazte chequeos de salud regulares. La prueba de Papanicolaou y la prueba del VPH detectan cambios anormales en el cuello uterino para poder tratarlos antes de que se manifieste el cáncer. En general, deberías hacerte la primera prueba de Papanicolaou a los 21 años y, después de eso, realizarte evaluaciones médicas cada 3-5 años que incluyan una combinación de pruebas de Papanicolaou y del VPH. El médico o enfermero puede decirte qué pruebas necesitas y con qué frecuencia debes hacértelas.
  2. Vacúnate contra el VPH y aconséjales a quienes te rodean que hagan lo mismo. Existen 3 marcas de vacuna contra el VPH (también conocida como la vacuna contra el cáncer del cuello uterino o cáncer cervical). Todas protegen contra los tipos de VPH 16 y 18, las 2 clases del virus que causan la mayoría de los casos de cáncer de cuello uterino o cáncer cervical. Las vacunas contra el VPH se administran en una serie de 3 aplicaciones a lo largo de 6 meses.
  3. Usa condones o barreras bucales de látex cada vez que tengas sexo vaginal, anal u oral. Esto ayuda a disminuir las probabilidades de transmisión del VPH cuando se tienen relaciones sexuales.
  4. Si fumas, deja el hábito. Si tienes un tipo de VPH de alto riesgo y fumas, es más probable que desarrolles cáncer de cuello uterino (cáncer cervical).