Ir a Contenido Ir a Navegación Ir a Navegación Ir a Búsqueda del sitio Página de inicio

El cáncer de cuello uterino (también conocido como cáncer cervical o cáncer en el cuello del útero), es un cáncer de los órganos reproductivos causado por algunos tipos del virus del papiloma humano (VPH). El papiloma humano es una enfermedad de transmisión sexual (ETS) común. El cáncer de cuello uterino se puede prevenir vacunándose contra el papiloma humano, con detección temprana y tratamiento oportuno.

¿Qué es el cáncer de cuello uterino?

El cáncer de cuello uterino es un cáncer de los órganos reproductivos que afecta la abertura de la parte más baja y estrecha de tu útero, y que va de tu útero a tu vagina. Si lo miras a través de la vagina, el cuello uterino se ve como una rosquilla (donut). 

Usualmente, el cáncer en el cuello del útero tarda años en desarrollarse. Durante este tiempo, las células del cuello uterino cambian y crecen rápidamente. Los primeros cambios (precancerosos) que ocurren antes de que se vuelva cáncer se conocen como “displasia” o “neoplasia cervical intraepitelial” (CIN por sus siglas en inglés). Si estos cambios se detectan y se tratan, el cáncer de cuello uterino puede prevenirse. Sin embargo, si no se detectan ni se tratan, el cáncer de cuello uterino puede pasar a otras partes del cuerpo y causar la muerte.

¿Qué tan común es el cáncer de cuello uterino?

Cada año, alrededor de 13,000 personas en los Estados Unidos son diagnosticadas con cáncer de cuello uterino (cáncer cervical). Alrededor de 4,000 personas mueren de este cáncer de los órganos reproductivos cada año. 

¿Qué causa el cáncer de cuello uterino?

El cáncer de cuello uterino es causado por ciertos tipos del virus del papiloma humano (VPH), que es la enfermedad de transmisión sexual (ETS) más común.

Hay más de 200 tipos de papiloma humano. La mayoría de ellos no son dañinos y desaparecen sí solos. Sin embargo, al menos una docena de tipos del virus del papiloma humano pueden permanecer en el cuerpo y en ocasiones causar cáncer. Dos tipos del papiloma humano en particular (los tipos 16 y 18) causan la mayoría de los casos de cáncer de cuello uterino. Estos tipos del virus se llaman papiloma humano de alto riesgo.

Como el papiloma humano es una infección tan común que usualmente desaparece sola, la mayoría de las personas no se da cuenta de que la tiene. Si te enteras de que tienes uno de los tipos de papiloma humano de alto riesgo, no te estreses demasiado. Esto no quiere decir que tienes cáncer. Esto quiere decir que tienes un tipo de papiloma humano que puede causar cáncer de los órganos reproductivos en el futuro. Por eso es tan importante detectarlo a tiempo. 

¿Quiénes están en riesgo de tener cáncer de cuello uterino?

Lo que hace que tengas más riesgo de cáncer cervical es tener uno de los tipos de papiloma humano de alto riesgo. Todavía no se sabe por qué algunas personas desarrollan infecciones de papiloma humano de larga duración, cambios precancerosos en las células o cáncer. Sin embargo, lo que sí se sabe es que el papiloma humano se transmite fácilmente mediante el contacto de piel a piel con alguien que lo tiene.

Además de transmitirse a través del contacto piel a piel con los genitales, el papiloma humano también se transmite a través del sexo oral, vaginal y anal. Esto quiere decir que puede transmitirse incluso cuando no hay eyaculación y aunque el pene no entre en la vagina, el ano o la boca.

El papiloma humano es la enfermedad de transmisión sexual (ETS) más común y en la mayoría de los casos no causa problemas. Usualmente se quita por sí sola y la mayoría de las personas ni siquiera se enteran de que tuvieron papiloma humano. De hecho, la mayoría de las personas que tienen sexo se contagian de papiloma humano en algún momento de su vida.

Además del papiloma humano, hay otras cosas que pueden hacer que tengas más riesgo de tener cáncer de cuello uterino. Por ejemplo:

  • haber tenido displasia de cuello uterino, vaginal o vulvar 
  • tener familiares que hayan tenido cáncer cervical
  • fumar
  • haber tenido otras infecciones de transmisión sexual (ITS) como la clamidia
  • tener problemas del sistema inmunitario como VIH/SIDA, que hacen que sea más difícil combatir infecciones como el papiloma humano
  • que tu madre haya tomado una droga llamada “dietilestilbestrol (DES)” mientras estuvo embarazada de ti.

La edad también es un factor de riesgo. Usualmente, la edad en la que se diagnostica el cáncer de cuello uterino es a los 48 años. Es poco común que afecte a las personas menores de 20 años.

Sin embargo, todas las personas que tienen cuello uterino están en riesgo de tener este tipo de cáncer de los órganos reproductivos. Entonces, es importante cuidar la salud de tu cuello uterino sin importar con quién tengas sexo o cuál sea tu identidad de género. 

¿El cáncer de cuello uterino afecta la fertilidad?

El cáncer de cuello uterino puede tratarse. Si se detecta temprano y se trata rápidamente, es muy posible que te recuperes por completo y que no tengas problemas de fertilidad.

Sin embargo, algunos tratamientos para el cáncer de cuello uterino pueden afectar tu fertilidad. Si tienes cáncer de cuello uterino, tu doctorx hablará contigo acerca de los diferentes tratamientos disponibles, sus riesgos y efectos secundarios. También hablará contigo acerca de tus chances de quedar en embarazo en el futuro.

¿Cómo puedo prevenir el cáncer de cuello uterino?

Para mantener tu cuello uterino sano puedes hacer lo siguiente:

  • Hazte chequeos ginecológicos regularmente, que incluyan el examen de Papanicolaou y/o el examen del papiloma humano cuando los necesites. Tu doctorx o enfermerx puede ayudarte a saber qué examen(es) necesitas según tu caso y cuándo debes empezar a hacértelos. 
  • Ponte la vacuna contra el papiloma humano y anima a quienes te rodean a que también se la pongan. Dependiendo de tu edad, la vacuna del papiloma humano se aplica en una serie de dos (2) o tres (3) inyecciones, durante un periodo de 6 a 12 meses. 
  • Usa condón o barreras de látex  bucales cada vez que tengas sexo vaginal, anal u oral. Esto ayuda a bajar tus chances de transmitir el papiloma humano durante el sexo.
  • Si fumas, es buena idea dejar de hacerlo. Si te contagias de un tipo de papiloma humano de alto riesgo y fumas, tienes más chances de desarrollar cáncer de cuello uterino.