Ir a Contenidos Ir a Navegar Ir a Navegar Ir a Búsqueda de Sitio Página Principal

Los síntomas del cáncer cervical son difíciles de notar, pero las pruebas pueden detectar células anormales antes de que se vuelvan cancerosas. Los chequeos de salud regulares son la mejor manera de prevenir el cáncer cervical.

¿Cuáles son los síntomas del cáncer cervical?

La mayoría de las personas que tienen un tipo del virus del papiloma humano (VPH) de alto riesgo que puede causar cáncer cervical nunca muestran ningún síntoma hasta que ya es muy peligroso. Por eso es tan importante hacerse chequeos de salud regulares. En muchos casos, el cáncer cervical puede prevenirse detectando los cambios celulares anormales y tratándolos ANTES de que se conviertan en cáncer.

Una vez que el cáncer cervical se presenta, los primeros signos incluyen lo siguiente:

  • Sangrado, manchado o flujo anormales
  • Períodos menstruales con flujo más abundante de lo común
  • Sangrado después de tener relaciones sexuales

Los signos del cáncer cervical avanzado pueden incluir dolor en la zona pélvica, problemas para orinar e inflamación de las piernas. Si el cáncer se extendió a los órganos cercanos, también puede afectar el funcionamiento de esos órganos. Por ejemplo, un tumor podría presionar la vejiga y provocarte ganas de orinar con mayor frecuencia.

Algunos síntomas del cáncer cervical también pueden aparecer como resultado de otras afecciones, como la infección por levaduras. Si tienes algunos de estos síntomas, visita al médico o enfermero, o acude al centro de salud de Planned Parenthood más cercano para averiguar qué es lo que sucede.

¿Cómo se hacen las evaluaciones médicas para el control del cáncer cervical?

Las evaluaciones médicas para el control del cáncer cervical se utilizan para detectar células anormales en el cuello uterino que podrían causar cáncer. La prueba de Papanicolaou y la prueba del VPH son dos clases de evaluaciones médicas para el control del cáncer cervical. Ambas pruebas son sencillas y rápidas.

La prueba de Papanicolaou, a veces llamada “Pap”, no detecta directamente la presencia de cáncer, ni siquiera del VPH, pero sí puede detectar cambios celulares anormales causados por el VPH. El médico o enfermero puede seguir de cerca las áreas afectadas y tratarlas antes de que se conviertan en algo más grave.

También existe una prueba del VPH que puede detectar directamente algunos tipos del virus que son de alto riesgo. La prueba del VPH a veces se utiliza junto con una prueba de Papanicolaou, a modo de seguimiento cuando se obtiene un resultado anormal con la prueba de Papanicolaou, o directamente en lugar de la prueba de Papanicolaou.

Los controles ginecológicos por lo general incluyen una prueba de Papanicolaou o del VPH según sea necesario, a partir de los 21 años. En la mayoría de los casos, estas pruebas son necesarias solamente cada 3 a 5 años, porque el cáncer tarda mucho en manifestarse. El médico o enfermero te indicará con qué frecuencia debes hacerte las pruebas.

¿Cómo se diagnostica el cáncer cervical?

Si la prueba de Papanicolaou da un resultado anormal o la prueba del VPH da un resultado positivo, el médico o enfermero puede recomendarte más pruebas o tratamiento. Estas pruebas adicionales pueden ser otra prueba de Papanicolaou, una prueba del VPH o una colposcopia, un procedimiento que le ayuda al médico a observar más de cerca el cuello uterino para ver si hay células precancerosas.

Durante una colposcopia, también podría realizarse una biopsia, un procedimiento que consiste en extraer una pequeña porción de tejido del cuello uterino. El tejido se envía a un laboratorio, donde se analiza para detectar signos de cáncer cervical.