Ir a Contenido Ir a Navegación Ir a Navegación Ir a Búsqueda del sitio Página de inicio

Después del procedimiento de extirpación electroquirúrgica con asa (LEEP), puede que tengas algo de cólicos y flujo vaginal. Aquí te compartimos algunas cosas que pueden ayudar a que te sientas mejor.

¿Necesitas un tratamiento con LEEP?

Encuentra un centro de salud

¿Qué debo hacer después del LEEP?

Después del LEEP, puede que tengas cólicos leves durante un día aproximadamente. Si te resulta molesto, puedes tomar algún medicamento de venta libre para el dolor como ibuprofeno o acetaminofén.

También puede que tengas un flujo aguado durante varias semanas. Puede ser abundante y tener algo de sangre. Además, puede que tenga mal olor. Puedes lavarte la vulva con agua limpia varias veces al día, pero no pongas nada dentro de tu vagina. También, toma muchos líquidos para reponer el agua que estás perdiendo con tu flujo. 

Para recuperarte más rápido después de un procedimiento de LEEP y evitar una infección, sigue estas instrucciones:

  • No te hagas duchas vaginales ni uses tampones durante al menos 3 semanas. Puedes usar toallas sanitarias o protectores (también conocidos como pantiprotectores).
  • No tengas sexo vaginal ni pongas nada en tu vagina (como los dedos o juguetes sexuales) durante tres (3) semanas, a menos que tu doctorx o enfermerx te indique lo contrario.

Puede que tu enfermerx o tu doctorx quiera hacerte pruebas más a menudo para vigilar de cerca tu cuello uterino. El problema puede seguir igual, empeorar o desaparecer por sí solo o después de un tratamiento. Tu doctorx o enfermerx puede hablar contigo sobre el mejor plan de tratamiento para ti, según tu caso

¿El LEEP es seguro?

La mayoría de las personas no tienen ningún problema grave después de un procedimiento con  LEEP. Es muy poco común que ocurran problemas graves, pero cuando sucede pueden incluir:

  • infección pélvica, en especial si tienes sexo vaginal antes de que cicatrice tu cuello uterino
  • daño en otros órganos pélvicos o en la pared de tu vagina
  • sangrado abundante
  • reacción a la anestesia local (medicamento para adormecer la zona).

Llama a tu doctorx de inmediato si tienes:

  • dolor intenso en el abdomen
  • fiebre (temperatura de 100.4 °F [38 °C]) o escalofríos
  • flujo vaginal con muy mal olor
  • sangrado vaginal que no es normal o sangrado más abundante que el día más abundante de tu periodo

El LEEP puede hacer que tengas más riesgo de parto prematuro en embarazos futuros. Habla con tu doctorx o enfermerx si piensas tener un embarazo en el futuro. Si te embarazas, avísale a tu doctorx que te hicieron un LEEP.

En muy pocos casos (10%), el LEEP no resuelve el problema por completo. Si esto sucede, puede que necesites hacerte otro LEEP o un tratamiento diferente.

El LEEP durante el embarazo

Por lo general, lxs doctorxs esperan hasta después del parto para tratar las células anormales del cuello uterino. En la mayoría de los casos, es seguro hacer el tratamiento después, porque las células anormales del cuello uterino suelen tardar mucho en convertirse en cáncer.

¿Hay otros tratamientos para prevenir el cáncer de cuello uterino?

Sí. Hay otros tratamientos que incluyen:

  • Crioterapia: las células anormales se eliminan de tu cuello uterino usando un químico para congelarlas, de manera que vuelvan a crecer células normales. 
  • Láser: las células anormales se eliminan con láser.
  • Biopsia cónica: se recorta una porción de tejido de tu cuello uterino en forma de cono para mandarlo analizar a un laboratorio.

Más preguntas de pacientes:

¿Cuáles son los efectos secundarios de un procedimiento con LEEP?

El LEEP es un tratamiento efectivo y seguro para prevenir el cáncer de cuello uterino, que es un tipo de cáncer de los órganos reproductivos.

Los efectos secundarios del procedimiento con LEEP suelen ser leves. Durante el procedimiento, puede que sientas algunas molestias o cólicos. Sin embargo, como se usan medicamentos para adormecer el área, muchas personas no sienten nada.

Después del LEEP, puede que tengas cólicos leves durante un día aproximadamente. Tomar analgésicos de venta libre (sin receta médica) puede ayudarte a aliviar el dolor. También, puede que tengas un flujo aguado durante varias semanas. Puede ser abundante, tener un poco de sangre y mal olor. Si esto ocurre, lávate los labios vaginales (los labios que están alrededor de tu vagina) con agua varias veces al día durante unos días.

Para ayudar a sanar más rápido y prevenir infecciones después de un LEEP, sigue estas recomendaciones:

  • No te hagas duchas vaginales.

  • No uses tampones durante al menos 3 semanas. Puedes utilizar toallas sanitarias o protectores.

  • No tengas sexo vaginal durante 3 semanas, a menos que tu doctorx o enfermerx te diga que puedes hacerlo.