Ir a Contenidos Ir a Navegar Ir a Navegar Ir a Búsqueda de Sitio Página Principal

Después de la crioterapia, es normal tener un flujo acuoso que puede durar de unos días a varias semanas. Es muy poco común que haya otros problemas. La mayoría de las veces, la crioterapia es muy eficaz.

¿Necesitas crioterapia? Localiza un Centro De Salud →

¿Qué debo hacer después del tratamiento con crioterapia?

Después de la crioterapia, es normal tener un flujo acuoso que puede durar de unos días a varias semanas. El flujo podría ser abundante, y podría haber algo de sangre. Asegúrate de beber mucho líquido para reemplazar el agua que estás perdiendo.

Tu médico o enfermero puede indicarte que no te hagas duchas vaginales ni uses tampones durante varias semanas después de la crioterapia. También pueden decirte que esperes un tiempo antes de tener sexo vaginal. Esto le da tiempo al cuello uterino para cicatrizar y reduce las probabilidades de infección.

¿Es segura la crioterapia?

En la mayoría de los casos, la crioterapia no tiene efectos secundarios graves. Sin embargo, muy pocas veces, puede haber problemas. Entre estos se incluyen:

  • Desmayos
  • Empeoramiento de una infección pélvica existente
  • Sangrado abundante
  • Quemaduras por congelación en la vagina

Llama al médico de inmediato si experimentas algo de lo siguiente:

  • Sangrado abundante
  • Dolor intenso en el abdomen
  • Fiebre (temperatura de 100.4 °F \[38 °C] o mayor) o escalofríos
  • Flujo vaginal con mal olor

La crioterapia no debería afectar tu capacidad de lograr un embarazo en el futuro, salvo que se presente una complicación muy poco común.

En muy pocos casos, la crioterapia no elimina del todo las células anormales. Esto es más probable si las células anormales se encuentran en la parte más profunda del cuello uterino. Si esto sucede, es posible que necesites volver a hacerte crioterapia o tal vez un tratamiento diferente.

La crioterapia durante el embarazo

Por lo general, los médicos esperan hasta después del parto para tratar células cervicales anormales. En la mayoría de los casos, demorar el tratamiento es seguro, porque las células cervicales anormales suelen tardar mucho en volverse cancerosas.

¿Existen otros tratamientos para prevenir el cáncer cervical?

Sí. Esto incluye tratamientos con láser, un procedimiento de extirpación electroquirúrgica con asa (LEEP) o eliminar las células mediante una biopsia cónica.

Si la anormalidad celular es leve, es posible que el médico decida no tratarla y, en lugar de eso, simplemente continúe observando de cerca los cambios celulares mediante pruebas de Papanicolaou más frecuentes. Esto se debe a que, a veces, el problema desaparece por sí solo. Por lo tanto, el problema podría seguir igual, empeorar o desaparecer de manera espontánea. El médico o enfermero hablará contigo acerca del plan de tratamiento adecuado para ti.