Ir a Contenido Ir a Navegación Ir a Navegación Ir a Búsqueda del sitio Página de inicio

¿Qué es el coronavirus?

Los coronavirus siempre han existido y han sido los causantes de enfermedades como la gripe común. La pandemia que estamos viviendo actualmente es ocasionada por el nuevo o “novedoso” coronavirus, llamado el COVID-19, una enfermedad respiratoria grave que puede provocar tos, fiebre y dificultad para respirar. Muchas personas que se contagian del COVID-19 sólo tienen síntomas leves (o incluso puede que no tengan ninguno). Algunas personas que se contagian se enferman gravemente y tienen que ir al hospital. Algunas de esas personas infectadas mueren. Las personas en embarazo o con ciertas condiciones médicas tienen más chance de enfermarse gravemente del COVID-19. 

¿Cómo se contagia el COVID-19?

El COVID-19 es altamente contagioso, se propaga muy fácilmente entre las personas. Puedes infectarte de otras personas que tengan el COVID-19. El virus se transmite a través de la baba y el moco, generalmente a través de pequeñas gotas de líquido, casi siempre invisibles, que salen de tu nariz y boca cuando toses, estornudas, hablas, cantas, gritas o respiras. Un nuevo tipo del virus del COVID-19, llamado la variante Delta, se transmite más rápidamente y causa más infecciones que otros tipos de COVID-19.

Si ya recibiste la vacuna completa contra el COVID-19, es muy poco probable que te contagies del virus. Si te llegas a contagiar, hay pocos chances de que te enfermes tanto que tengas que ir al hospital o de que mueras (incluso con la variante Delta). Sin embargo, las personas que tienen la vacuna completa de todas maneras pueden contraer y transmitir la variante Delta a otras personas, incluso si no se sienten enfermas. Además, puede que las personas que tengan el sistema inmune (las defensas de su cuerpo) débil, no tengan tanta protección, incluso si recibieron la vacuna completa. Por eso, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por su siglas en inglés) recomiendan que todas las personas, vacunadas o no, usen mascarilla cuando estén en lugares públicos cerrados, si te encuentras en un área donde hay una cantidad considerable o alta de casos de COVID-19 (link disponible en inglés). Además, es importante que sigas las normas y recomendaciones estatales, locales, de tu lugar de trabajo y de lugares comerciales.

Es más probable que las personas que tengan el COVID-19 sean más contagiosas cuando están muy enfermas y sus síntomas, como la fiebre y la tos, son más evidentes. Aún así, las personas que tienen el COVID-19 pero no tienen síntomas (por lo que pueden no saber que tienen el virus) también pueden infectar a otras personas. De modo que solo porque alguien se sienta bien, no quiere decir que no tenga COVID-19, o no pueda contagiar a otras personas. El COVID-19 es nuevo y los científicos aún están investigando para entender por qué hace que unas personas se enfermen más que otras.

La manera principal en que se propaga el virus es al estar cerca de otras personas. Si estás a menos de 6 pies (2 metros) de distancia de una persona que tiene el COVID-19, las gotas infectadas  (también llamadas gotitas respiratorias) que salen cuando respiras, pueden entrar en tu nariz o boca y hacer que te enfermes. Es importante mantenerte a por lo menos 6 pies de distancia de las personas en caso de que tengas que salir y usar mascarillas que se ajusten de manera adecuada a tu cara mientras estés afuera. Esto es importante especialmente si no estás vacunadx, o si te encuentras en una zona donde hay una cantidad considerable o alta de casos de COVID-19 (link disponible en inglés). Las mascarillas ayudan a protegerte a ti y a las otras personas del COVID-19. Lee más sobre cómo usar las mascarillas.

El COVID-19 a veces también se propaga por las gotas infectadas que se encuentran en espacios cerrados. Esto significa que puedes contagiarte del COVID-19 por las gotas pequeñas y partículas que pueden permanecer en el aire durante horas, incluso si la persona infectada está a más de 6 pies de distancia o ya ha salido de la habitación. Las investigaciones muestran que a veces la transmisión por aire ocurre en espacios cerrados que no tienen suficiente ventilación (como ventanas abiertas, ventiladores o sistemas de filtración de aire), cuando las personas respiran con más fuerza, como cuando cantan o hacen ejercicio. Cuando hay muchas gotas infectadas en el aire, el virus puede transmitirse a otras personas. 

Es muy poco común que te contagies de COVID-19 por tocar cosas como la perilla de una puerta, un interruptor de la luz o una mesa que tengan el virus en su superficie, sin embargo, de todas maneras es bueno lavarte las manos con frecuencia, no tocarte la cara y desinfectar las superficies que tocas mucho (como tu teléfono).

Aunque se ha encontrado COVID-19 en el semen (leche), no es claro si el virus puede transmitirse de una persona a otra a través del semen. Aún así, el COVID-19 se transmite fácilmente de una persona a otra cuando están a menos de 6 pies (2 metros) de distancia, o al compartir fluidos corporales como la saliva (baba). Por esto mismo es muy fácil contagiarse del COVID-19 si tienes  cualquier tipo de sexo en persona con alguien que tiene el virus. Conoce más sobre cómo el COVID-19 afecta tu salud sexual. 

Los virus no discriminan, y el COVID-19 no afecta a las personas en base a su raza, etnia, estatus migratorio o nivel de ingresos. Es peligroso y dañino asociar al COVID-19 con un grupo racial o étnico particular. Cualquier persona puede contagiarse del COVID-19 si entra en contacto con el virus. Sin embargo, algunas comunidades han sido afectadas de manera desproporcionada por la pandemia de COVID-19, debido al racismo estructural, la discriminación y otras inequidades que pueden causar condiciones de salud subyacentes (mala salud), crear barreras para recibir atención médica y/o aumentar los chances de exponerse al COVID-19. Esto ha llevado a tasas más altas de casos de infección, hospitalización y muerte (disponible en inglés) en personas negras, indígenas, latinas, asiáticas e isleñas del Pacífico, que en personas blancas. Sin importar cuál sea tu identidad, es importante hacer todo lo posible para ayudar a prevenir la propagación del COVID-19. No solo para protegerte a tí, sino a las demás personas en tu comunidad.

¿Cuáles son los síntomas del COVID-19?

No todas las personas que tienen el COVID-19 muestran síntomas. Para algunos, los síntomas son leves. Otras personas pueden enfermarse gravemente, puede que tengan que ir al hospital y algunas pueden morir. Los síntomas del COVID-19 pueden empezar a aparecer en cualquier momento entre 2 a 14 días después de que hayas estado en contacto con el virus.

Algunos síntomas del COVID-19 son:

  • fiebre o escalofríos 

  • tos 

  • dificultad para respirar (o falta de aliento)  

  • fatiga (sentir cansancio o agotamiento que no es normal para ti) 

  • pérdida del olfato o gusto que no es normal para ti 

  • dolor de garganta 

  • dolores musculares o en el cuerpo 

  • dolor de cabeza 

  • goteo nasal (mocos) o congestión (sentir la nariz tapada) 

  • náuseas, vómito o diarrea

La única manera de saber con seguridad si tienes COVID-19 es por medio de una prueba de laboratorio. 

¿Cuándo me debería hacer una prueba del COVID-19?

Para obtener más información acerca de las pruebas del COVID-19 y cuándo deberías hacerte una, checa el sitio web de los Centros para el Control de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés)  

Lo mejor que puedes hacer si tienes dudas sobre si debes hacerte una prueba o no, es llamar a tu doctorx o a otrx proveedor de servicios de salud y preguntar. También, puedes obtener más información sobre pruebas en tu área, en el departamento de salud local (link disponibe en inglés) o del estado

¿Qué debo hacer si pienso que tengo el COVID-19?

La mayoría de personas que tienen el COVID-19 pueden recuperarse de manera segura en casa. Si piensas que puedes tener el COVID-19, llama a unx doctorx para saber si necesitas tratamiento médico, incluso si no tienes unx doctorx que consultes con regularidad. También puedes usar la herramienta de autoverificación de síntomas del COVID-19 de los CDC para ayudarte a saber si necesitas atención médica y encontrar otros recursos en tu área.

Si piensas que tienes el COVID-19 o si has tenido exposición al COVID-19, quizá tengas que estar en cuarentena o aislarte, dependiendo de la situación. Lee más acerca de qué debes hacer en el sitio web de los CDC.

Los departamentos gubernamentales y de salud locales, y de tu estado tendrán la información más actualizada sobre el nuevo coronavirus en tu área, así como sobre los lugares donde puedes recibir tratamiento si lo necesitas. Revisar la información y/o comunicarte con estas entidades antes de recibir tratamiento puede ayudarte a encontrar el sitio adecuado para hacerlo y evitar que más personas (incluyéndote a ti) se enfermen.

Llama al 911 de inmediato si tienes síntomas de alerta tales como:

  • dificultad para respirar o jadeo

  • dolor o presión severos en el pecho

  • sientes confusión de una forma que no es normal en ti

  • no eres capaz de mantenerte alerta o responder

  • tus labios o cara tienen un tono azul

Dile al operador del 911 si has estado en contacto con alguien que tiene COVID-19 o has estado en un área donde hay muchas personas contagiadas con COVID-19. Si tienes otros síntomas severos, llama a tu enfermerx o doctorx.

Si no puedes ir a trabajar y tienes que quedarte en casa porque te sientes enfermx, puede que tu empleador ofrezca una licencia paga por enfermedad. Existen nuevas leyes que requieren que algunos empleadores ofrezcan licencias por enfermedad pagas para sus empleadxs afectados por el COVID-19. Obtén más información sobre los derechos de licencia pagada de los empleadxs según la nueva ley federal. 

Si eres inmigrante, es importante que sepas que hacerte la prueba, recibir atención o tratamiento médico relacionados con el COVID-19 no afectarán tu proceso cuando apliques para recibir una tarjeta de residencia (green card o tarjeta verde) o una visa (link disponible en inglés). Puedes recibir atención médica en los hospitales y centros de salud (este sitio sólo está disponible en inglés), así no tengas seguro médico. Conoce más sobre tus derechos de recibir atención médica.