Ir a Contenidos Ir a Navegar Ir a Navegar Ir a Búsqueda de Sitio Página Principal

¿Qué es la disfunción orgásmica?

La disfunción orgásmica es cuando no tienes orgasmos, cuando tardas mucho para llegar al orgasmo, cuando tus orgasmos no son tan frecuentes como te gustaría, o tus orgasmos no son tan intensos como quisieras y eso te hace sentir tristeza o preocupación. Es uno de los problemas sexuales más frecuentes y puede ser más común en la población transgénero.

¿Qué causa la disfunción orgásmica?

Tener un orgasmo implica muchas cosas como tus hormonas, tu salud física, tus emociones, experiencias, tus creencias, tu estilo de vida y tus relaciones. Algún problema con cualquiera de ellas puede afectar tu capacidad de tener orgasmos.

Las causas de la disfunción orgásmica pueden incluir:

  • ansiedad o depresión

  • estrés

  • cansancio

  • problemas con la circulación de la sangre o en los nervios de tus órganos sexuales

  • problemas con tu pareja

  • problemas con tu imagen corporal

  • niveles bajos de hormonas sexuales

  • medicamentos como antidepresivos, medicinas para la presión arterial y quimioterapia

  • problemas médicos como cáncer, diabetes, problemas de corazón,

esclerosis múltiple o problemas de vejiga

¿Existen tratamientos para la disfunción orgásmica?

Existen muchas maneras de tratar la disfunción orgásmica. El tipo de tratamiento depende de la causa del problema. Tu doctorx o enfermerx, igual a lxs que se encuentran en tu centro de salud de Planned Parenthood más cercano, te puede ayudar a determinar el tratamiento que mejor te funcione.

Ellxs te harán preguntas sobre tu salud y los problemas que estás experimentando. También te harán preguntas sobre tu vida sexual. Trata de ser lo más honestx que puedas sobre lo que te pasa y recuerda que lxs doctorxs y enfermerxs son expertxs que ya lo han visto y oído todo. También es posible que te hagan un examen físico y te saquen sangre para verificar si existen problemas médicos.

Las opciones de tratamiento incluyen:

  • Ejercicios de Kegel, para fortalecer los músculos alrededor de tus genitales

  • Hablar con tu pareja sobre lo que te gusta y lo que no te gusta.

  • Explorar algún tipo de porno (películas, revistas, páginas web u otros) que

te de placer sexual.

  • Masturbarte

  • Usar juguetes sexuales

  • Usar lubricantes o humectantes (si vas a usar condones utiliza un lubricante a base de agua).

  • Reducir el estrés para mejorar tu estado de ánimo a través de ejercicios

de respiración o meditación.

  • Tomar menos alcohol, evitar fumar y consumir drogas.

  • Hacer ejercicio regularmente para mejorar tu estado de ánimo y aumentar

el nivel de energía.

  • Fisioterapia para el piso pélvico (los músculos que se encuentran

alrededor de tus genitales)

  • Hablar con un terapeuta especializado en relaciones y problemas sexuales.

  • Estrógeno –un anillo, crema u óvulo que te introduces en la vagina (si estás en la menopausia). Esto puede ayudar a fortalecer los músculos de tu vagina y a que se vuelvan más flexibles, lo que incrementará la circulación de sangre y la humedad de la zona.

  • Dispositivo de terapia EROS: un dispositivo manual para la vulva que tiene una pequeña copa y mejora la circulación de la sangre en tus genitales para ayudarte a tener orgasmos y a aumentar la humedad vaginal .