Ir a Contenido Ir a Navegación Ir a Navegación Ir a Búsqueda del sitio Página de inicio

¿Qué es el trastorno del deseo sexual hipoactivo (TDSH)?

El trastorno del deseo sexual hipoactivo (TDSH) es una disfunción sexual que se da cuando no te interesa el sexo (no tienes deseo sexual o tu deseo sexual es bajo) y esto te preocupa. Este es uno de los problemas sexuales más comunes. Puede que esto te haya pasado desde siempre o que te haya empezado a suceder con el paso del tiempo. También puede ser que tengas ese problema todo el tiempo o solo en algunas ocasiones.

Las personas que tienen TDSH tienen pocos o nada de pensamientos o fantasías sexuales, no responden a las insinuaciones sexuales de su pareja, pierden el deseo sexual mientras tienen sexo o simplemente evitan el sexo.

¿Qué causa el TDSH?

El trastorno del deseo sexual hipoactivo puede deberse a:

  • ansiedad o depresión 
  • problemas con tu pareja
  • problemas con tu imagen corporal
  • estrés
  • cansancio
  • haber experimentado abuso sexual o trauma en el pasado
  • niveles bajos de hormonas sexuales
  • problemas médicos como cáncer, diabetes, problemas de corazón, esclerosis múltiple o problemas de vejiga
  • medicamentos como antidepresivos, medicinas para la presión arterial, quimioterapia y terapia hormonal de afirmación de género con base en estrógeno 
  • la menopausia
  • embarazo, parto o lactancia (amamantar) recientes.

¿Existen tratamientos para el TDSH?

Si crees que tienes TDSH, haz una cita con tu enfermerx o doctorx, como lxs que se encuentran en el centro de salud de Planned Parenthood más cercano a ti para hablar sobre tus preguntas y opciones de tratamiento. Es posible que tu enfermerx o doctorx te haga preguntas sobre tu salud, sobre los problemas que estás teniendo y sobre tu vida sexual. Para que te puedan dar la mejor atención, trata de ser lo más honestx que puedas sobre lo que te sucede.

Lxs doctorxs y enfermerxs son expertxs, y por lo general ya lo han visto y escuchado todo. También es posible que te hagan un examen físico o te saquen sangre para verificar si existen problemas médicos.

El tratamiento que recibas dependerá de la causa del problema. Tu enfermerx o doctorx te ayudará a encontrar el mejor tratamiento para ti.

Los tratamientos para ayudar a aumentar el deseo sexual pueden incluir:

  • Hacer ejercicios de Kegel, que pueden aumentar el flujo sanguíneo y la sensación en tus genitales.

  • Hablar con tu pareja sexual sobre lo que te gusta y lo que no te gusta sexualmente.

  • Explorar algún tipo de porno (películas, revistas, páginas web u otro tipo de entretenimiento) que te dé placer sexual.

  • Masturbarte, posiblemente con vibradores u otros juguetes sexuales, si es algo que te hace sentir placer sexual.

  • Reducir el estrés para mejorar tu estado de ánimo a través de ejercicios de respiración, meditación y asegurándote de dormir bien.

  • Tomar menos alcohol, dejar de fumar y de consumir drogas.

  • Hacer ejercicio con regularidad para mejorar tu estado de ánimo y aumentar tu nivel de energía.

  • Hablar con unx terapeuta especializadx en relaciones y problemas sexuales.

Los medicamentos que pueden ayudar incluyen:

  • la flibanserina (también conocida como Addyi), una pastilla que se toma una vez al día para aumentar el deseo sexual, si estás en la premenopausia (la etapa antes de la menopausia)

  • la bremelanotida

  • el estrógeno: un anillo, crema u óvulo que te introduces en la vagina (si estás en la menopausia). Esto puede ayudar a que los músculos de tu vagina se fortalezcan y se vuelvan más elásticos, lo que incrementará la circulación de la sangre y la humedad en la zona.

  • terapia con testosterona, incluyendo un gel de testosterona que te pones en la pantorrilla, si ya estás en la postmenopausia.

Planned Parenthood se preocupa por la privacidad de tus datos. Nosotros y nuestros socios externos usamos cookies, así como otras herramientas para recolectar, almacenar, monitorear y analizar información sobre tu interacción con nuestro sitio web para mejorar el rendimiento, analizar cómo usas nuestros sitios web y ayudar en nuestros esfuerzos de marketing. Puedes rechazar el uso de estas cookies y otras herramientas en cualquier momento visitando Configuración de cookies. Al hacer clic en 'Permitir todas las cookies', aceptas que recopilemos y usemos esos datos, y también aceptas nuestras Condiciones de uso. Si deseas más información, consulta nuestro Aviso de privacidad.

Configuración de cookies

Planned Parenthood se preocupa por la privacidad de tus datos. Nosotros y nuestros socios externos usamos cookies, así como píxeles y otras tecnologías de rastreo para recopilar, almacenar, supervisar y procesar cierta información sobre ti cuando accedes y usas nuestros servicios, lees nuestros correos electrónicos o tienes cualquier otro tipo de interacción con nosotros. La información recopilada puede estar relacionada contigo, con tus preferencias o con tu dispositivo. Usamos esa información para hacer que el sitio web funcione, analizar el rendimiento y el tráfico en nuestro sitio web, para ofrecer una experiencia web más personalizada y ayudar en nuestros esfuerzos de marketing. También compartimos información con nuestros socios de redes sociales, publicidad y análisis. Puedes cambiar la configuración predeterminada según tus preferencias. No puedes rechazar nuestras cookies necesarias, ya que se usan para garantizar que nuestro sitio web funcione correctamente (por ejemplo, para mostrar el banner de cookies y recordar tu configuración). Si deseas más información, consulta nuestro Aviso de privacidad.

Marketing

Aceptar

Usamos publicidad en línea para promover nuestra misión y ayudar a las personas a encontrar nuestros servicios. Los píxeles de marketing nos ayudan a medir el éxito de nuestras campañas.

Desempeño

Aceptar

Usamos datos cualitativos para conocer tu experiencia de usuario y mejorar nuestros productos y servicios.