Ir a Contenidos Ir a Navegar Ir a Navegar Ir a Búsqueda de Sitio Página Principal

Si no das tu consentimiento para tener sexo y alguien te fuerza a hacer algo sexual, esto se llama agresión sexual, abuso y/o violación. Nunca eres culpable de que alguien te lastime así.

¿Qué significan los términos agresión sexual, abuso y violación?

Una agresión sexual o abuso se refiere a un contacto sexual no deseado. Sucede cuando alguien usa su fuerza o presión (sea física o emocional) para que realices alguna cosa de tipo sexual. La violación es cuando alguien te fuerza o presiona para que tengas sexo.

Cada estado define los crímenes de “violación”, “agresión sexual”, y “abuso sexual” de maneras diferentes. La violación se refiere usualmente a la penetración vaginal, oral o anal forzada por una parte del cuerpo u objeto.

Aquí detallamos algunos ejemplos de situaciones consideradas abuso sexual o agresión:

  • Alguien que toca tus pechos, trasero, o partes íntimas sin tu consentimiento
  • Alguien que te muestra sus genitales o te fuerza a que los toques sin tu consentimiento
  • Alguien que frota sus genitales contra tí sin tu consentimiento (esto a veces sucede en lugares con mucha gente como el metro o autobús)
  • Alguien que te fuerza a que los beses
  • Alguien que te retiene contra tu voluntad y te besa, toca, o frota contra tí
  • Alguien que te pega en el trasero sin tu consentimiento

No importa si la persona que hace cualquiera de estas cosas es un miembro de tu familia, un amigo/a o alguien con quien mantienes una relación amorosa -sigue siendo incorrecto. Todos tenemos el derecho a decidir qué hacer con nuestros propios cuerpos. Si sales con alguien que no respeta tus límites, podrías estar en una relación poco sana o abusiva.

Si alguno de tus maestros, un integrante de tu familia, un jefe/supervisor en el trabajo, o cualquier persona mucho mayor que tú se conduce de manera sexual contigo, esto es abuso sexual -aún si tú estás de acuerdo. Si un maestro/a u otro adulto en tu vida trata de tocarte o besarte de manera sexual o pide que les hagas alguna cosa sexual, cuéntalo inmediatamente a otro adulto en quien confíes. Frecuentemente los abusadores te harán sentir culpable o dirán que te meterás en  problemas si no haces lo que ellos dicen o si se lo dices a alguien más. Recuerda que su accionar NO es correcto -y no importa lo que te digan o hagan, todo eso es 100% su culpa y NO la tuya.

Todos/as podemos ser víctimas de una violación, abuso sexual o agresión sexual, sin importar la edad, raza, género u orientación sexual. Algunas personas creen que esto solo le sucede a las mujeres, pero no es verdad. La mayoría de las víctimas de agresión sexual son mujeres, pero 1 de cada 5 resulta ser un hombre.

Para más información sobre violación, abuso sexual o agresión sexual, chequea Rape, Abuse & Incest National Network (RAINN) (Red Nacional Violación, Abuso e Incesto) como fuente fidedigna de información.

¿Cómo prevenir el abuso sexual, violación o agresión sexual? No te embarques en nada sexual a menos que realmente quieras hacerlo. Y pide el consentimiento de la otra persona primero.

¿Qué debo hacer si soy víctima de una agresión sexual, abuso o violación?

Si eres víctima de una agresión sexual, abuso o violación puedes llegar a experimentar una ola de sentimientos, como shock, miedo o inseguridad sobre lo que debes hacer.

Estos son los pasos inmediatos a seguir:

1. Ve a un lugar seguro en cuanto puedas. Tu seguridad es primordial. Dependiendo del lugar donde te encuentres, procura ir a un lugar más concurrido o encuentra a alguien que te ayude.

2. Una vez seguro/a, no alteres nada en tu cuerpo. No tienes que decidir enseguida si acudirás a la policía o harás una denuncia. Pero, si luego decides hacerlo, es extremadamente importante que la policía obtenga toda la evidencia que haya quedado en tu cuerpo. Asi que no te des un baño ni ducha, ni laves ninguna parte de tu cuerpo. También procura no orinar, ni cepillarte el cabello, ingerir alimentos, fumar, beber, o tomar ninguna droga. Si cambias de ropa, lleva la ropa que traías en el momento del ataque al hospital o departamento de policía en una bolsa de papel madera.

3. Dile a tus padres, guardián legal u otro adulto en quien confíes. Ellos podrán ayudarte con los pasos a seguir, lo cual incluye una visita a un médico o enfermero o un llamado a la policía.

4. Acude a un médico/a o enfermero/a. Recibir cuidados médicos es muy importante luego de una agresión sexual. Puedes acudir al departamento de urgencias o puedes ir al centro de salud de Planned Parenthood más cercano.

Los médicos y enfermeros que cuidan de las personas víctimas de una agresión sexual están entrenadas especialmente para ello.
Saben cómo ser cuidadoso, compasivo y dócil. Ellos seguramente te:

  • Examinarán para chequear si fuiste lastimado/a de alguna manera
  • Proveerán cuidados de salud que podrían incluir un anticonceptivo de emergencia (si existe riesgo de embarazo), un test de detección de ETS, y medicamentos para ayudar a prevenir VIH (profilácticos post-exposición).
  • Recolectarán evidencia, así dispones de la opción de presentar una denuncia oficial si lo decides. Evidencia recolectada puede incluir semen, cabello, o células de piel de la persona que te agravió.

5. Consigue ayuda de un experto. Rape, Abuse & Incest National Network (RAINN) (Red Nacional Violación, Abuso e Incesto) ofrece una línea de ayuda las 24 horas, los 7 días de la semana. Ellos pueden darte opciones y conectarte con otros recursos locales. Un centro para las violaciones en tu área puede ayudar a encontrar un médico o enfermero, un consejero y otra clase de apoyo. Tu centro de salud de Planned Parenthood más cercano también puede ayudarte.

6. Decide si quieres hablar con la policía. Una agresión sexual es un crimen, y tienes el derecho de reportarlo a la policía si así quisieses. Puedes hacerlo tú mismo o pedir que lo hagan por tí, un consejero para personas que han sido agredidas/violadas, o tus padres, guardián legal o alguien confiable. La policía te hará muchas preguntas, y hablarán contigo tanto si presentas una denuncia como si decides no hacerlo.

Si decides contactar a la policía, considera llevar a alguien para acompañarte y brindar apoyo. Si un oficial de policía te pide de hablar a solas, tú no tienes que hacerlo a menos que quieras. Puedes llevar a un integrante de tu familia o amigo/a en quien confíes, o un defensor entrenado para estos casos. La Red RAINN puede llegar a conectarte con uno de estos defensores.

7. Sin dudas, recuerda que todo lo sucedido no ha sido tu culpa. A veces las personas se sienten culpables porque el atacante es un amigo/a, miembro de la familia o persona con la que salen. No es tu culpa bajo ninguna circunstancia. Aun si comenzaste algo sexual con esta persona pero te arrepentiste y te forzaron a hacerlo, NO es tu culpa. Tampoco lo es basado en lo que llevabas puesto (tu ropa) o si bebiste o cómo actuabas en ese momento. No pediste que esto suceda y no lo mereces.

Te llevará mucho tiempo el sentirte seguro/a nuevamente luego de una agresión sexual o abuso. Puede ayudar el hablar con un terapeuta o consejero con experiencia en agresión sexual, abuso o víctimas de violación. También puede ayudar conectarse con otras personas que han pasado por lo mismo, como un grupo de ayuda o personas que ya conoces.

No estás solo/a. Desafortunadamente, muchas personas sufren una experiencia de agresión sexual, abuso o violación en algún momento de sus vidas. Tú puedes superarlo -y hay personas que te pueden ayudar a hacerlo.

¿Cómo ayudo a un amigo/a quien fue agredido sexualmente?

Una de las cosas principales que puedes hacer es simplemente estar disponible para ellos. Aquí enumeramos algunos puntos sobre qué hacer y qué no hacer cuando un amigo/a ha sido violado, abusado o agredido sexualmente:

Puedes:

  • Escuchar su historia y creerles
  • Reafirmar que lo que sucedió no fue culpa de ellos
  • Compartir información con ellos, como Rape, Abuse & Incest National Network (RAINN) (Red Nacional Violación, Abuso e Incesto) , o servicio más cercano de atención a víctimas de violación o el centro de salud de Planned Parenthood más cercano.
  • Alentarlos a hablar del tema con un adulto en quien confíen si no lo han hecho todavía
  • Ofrecerte a acompañarlos a obtener ayuda

No puedes:

  • Decirles cómo podrían haber evitado lo que les sucedió
  • Contar a otros lo sucedido a  menos que ellos te lo pidan
  • Presionar para que hablen con la policía
  • Amenazar de dañar a la persona que los lastimó

Lleva mucho tiempo lidiar con cualquier clase de violencia sexual. Tal vez no se les ocurre pensar que lo que sufrieron fue una agresión/abuso/violación. No existe una manera “correcta” de reaccionar ante una situación así.

Es muy importante que tú también te cuides mientras brindas tu apoyo a un amigo/a que ha pasado por una experiencia traumática. Puede ser muy perturbador enterarse de que una persona que quieres ha pasado por un episodio de violencia sexual, aunque no seas tú la víctima. RAINN tiene mucha y buena información sobre cómo cuidar de tí mismo y cómo lidiar con los posibles sentimientos que pueden surgir.

Más Información Sobre Bullying, Seguridad y Privacidad