Ir a Contenidos Ir a Navegar Ir a Navegar Ir a Búsqueda de Sitio Página Principal

Las ETS se contagian por contacto sexual - como el sexo oral, anal y vaginal. Las ETS son algo común y generalmente no presentan síntomas. Existen maneras de prevenir y tratar las ETS.

¿Debo preocuparme por las ETS?

Seguramente ya has escuchado hablar de infecciones de transmisión sexual como gonorrea, clamidia, herpes, VIH y otras. Las ETS son bastante comunes -muchas personas tendrán una en algún momento de su vida. Las personas jóvenes entre 15 y 24 años tienen una probabilidad mayor de contraer una ETS que cualquier otro grupo. Algunas de las ETS más comunes (como gonorrea y clamidia) pueden ser curadas con antibióticos, y no son peligrosas si se tratan de inmediato. Pero otras pueden causar graves problemas de salud, especialmente sin tratamiento.

A pesar de que las ETS son comunes, a veces las personas sienten vergüenza o desconcierto cuando se contagian. Pero las ETS son como cualquier infección que pasa de una persona a otra - es solo que aquí la via de contagio es el sexo-.

Si tienes una ETS no significa que seas mala persona o te encuentres “sucio”. Eres uno más en millones que tienen una infección. Y como con otras infecciones, existen antibióticos para recuperar la salud si te contagias una ETS. También hay maneras de protegerte de las ETS.

¿Cómo prevenir las ETS?

La única manera 100% garantizada de evitar una ETS es evitar toda clase de contacto sexual, ya sea sexo vaginal, anal u oral, y toqueteo genital de piel con piel con otra persona. No hay sexo = no hay ETS. Pero si tienes sexo, practicar un sexo más seguro reduce las probabilidades de contagio.

Un sexo más seguro significa usar condones, condones femeninos o barreras bucales. Estas barreras detienen los fluidos y algo del roce piel a piel que transmiten las ETS. Puedes usar condones para sexo vaginal, sexo anal o sexo oral en un pene. Puedes utilizar condones femeninos para sexo vaginal y sexo anal. Y puedes usar barreras bucales para sexo oral en la vulva o el ano. Lee más sobre usar condones y barreras bucales.

Dos de las mejores maneras de prevenir las ETS son el no tener sexo y usar condones cuando lo tienes. Hay también otros pasos que puedes seguir:

  • Haz un test de detección de ETS. Si tienes una infección puedes conseguir tratamiento así te mantienes sano y evitas el contagio de la ETS a otras personas.

  • Habla con tu pareja. Una buena comunicación, especialmente si se trata de un sexo más seguro, puede ayudar a construir confianza y acercarlos como pareja.

  • Elige actividades menos riesgosas. Hay otras maneras de ser sexual y mantenerse seguro. Algunas de las cosas que puedes practicar sin riesgo de contagio de ETS son: masturbación, frotar en seco (frotar los genitales uno contra el otro pero con la ropa puesta), hablar temas sexis, y abrazarse.

Si tu pareja no quiere usar condones o ayudar en la prevención de ETS, no te están mostrando respeto. Si alguien realmente te quiere, querrá que estés seguro/a. Tampoco está bien presionar a otra persona para que se involucre en cualquier actividad sexual donde no se sienten cómodos, aún si realmente se gustan o aman. Accede a consejos sobre cómo hablar con tu pareja sobre un sexo más seguro.

¿Cómo se contagian las ETS?

Las ETS se contagian generalmente al tener sexo vaginal, anal u oral sin protección (por ejemplo, sin usar un condón). Pero no siempre es tan simple. Existen muchas ETS y se contagian de maneras diferentes.

Algunas infecciones se contagian via fluidos corporales como el semen, fluidos vaginales y la sangre. Otros se contagian cuando la piel de la boca o genitales se frota contra la piel de otra persona.

En resumen: cualquier tipo de contacto sexual que involucre fluidos corporales o toque de genitales te pone en riesgo de una ETS. Es por eso que es fundamental el uso de condones u otras barreras (como las barreras bucales) -que ayudan a bloquear la piel y fluidos que contagian las ETS.

El sexo vaginal (pene-en-vagina) y el sexo anal (pene-en-ano) conllevan un riesgo especial si no usas condón -al usarlo es mucho más seguro. El sexo oral (boca a vulva, pene o ano) también puede contagiar ciertas ETS (como el herpes o VPH). Usar condones o barreras bucales para el sexo oral puede protegerte a tí y a tu pareja.

Algunas ETS (como el VIH) pueden contagiarse al compartir jeringas (para drogas, piercings o tatuajes), o a un bebé en el momento de nacer o al amamantar. Pero no puedes contagiarte una ETS a través de un contacto casual, como abrazarse, tomarse de las manos o del asiento de un baño/sanitario. Solo puedes contagiarte una ETS por contacto directo con semen, fluidos vaginales, sangre o roce de genitales piel con piel.

Las ETS no aparecen por arte de magia -solo puedes contagiarte una de alguien que ya la tiene. Pero muchas personas que tienen una ETS no lo saben, ya que muchas veces no hay sintomatología. Es por eso que es tan importante el examen de detección de ETS y el uso de condones.

¿Cómo sé si alguien tiene una ETS?

La ÚNICA manera de saber con certeza si tú o alguien más tiene una ETS es a través de un examen de detección de ETS. Generalmente, las ETS no muestran síntomas. Asi que solo por observar el pene o vagina de una persona no puede decirte si tiene una ETS o no. Las personas con una ETS se ven y sienten completamente normales -pero igual pueden contagiar a otros.

Algunas veces las ETS causan problemas y puedes notarlos. Realiza un examen de detección de ETS si tienes alguno de estos síntomas en tus genitales o cerca de ellos:

  • dolor

  • hinchazón

  • Protuberancias raras, sarpullidos o lastimaduras

  • Picazón y/o sensación de ardor

  • Dolor o ardor al orinar

  • Una descarga inusual del pene

  • Una descarga de flujo de olor, color o textura diferente a lo habitual

  • Sangrado de tus genitales (que no es tu menstruación)

Estos síntomas no siempre indican que tengas una ETS. Otros problemas de salud pueden causar síntomas parecidos. Por ejemplo, un ardor al orinar puede ser una infección urinaria. Una descarga diferente de lo habitual puede ser una infección vaginal. La única manera de saber con certeza lo que te sucede es visitar a tu médico/a o un centro de salud de Planned Parenthood.