Ir a Contenido Ir a Navegación Ir a Navegación Ir a Búsqueda del sitio Página de inicio

Un embarazo sorpresa puede ser estresante y dar miedo. Tu eres la única que decide qué hacer, pero hay personas disponibles para brindarte información y ayuda. No estás sola.

¿Cómo sé si estoy embarazada?

Un embarazo solo puede suceder cuando el semen entra en tu vagina o vulva. Así que no puedes estar en embarazo si no has tenido sexo vaginal (de pene-en-vagina) o semen cerca de tu vulva desde tu último periodo.

Recuerda que se tarda unas semanas para que el embarazo suceda luego de tener sexo. Así que si has tenido sexo hace solo unos días, todavía no estás en embarazo, de hecho, todavía puedes usar un anticonceptivo de emergencia (como la pastilla del día después) para ayudar a prevenir el embarazo si han pasado menos de 5 días desde que tuviste sexo sin protección. 

Puede ser que estés en embarazo si has tenido sexo vaginal (de pene-en-vagina) y no te ha llegado el periodo. Pero ten en cuenta que hay varias otras cosas que pueden alterar el ritmo de tu periodo (además de un embarazo), como estrés, dieta, cambios de peso y enfermedad. También es común que tu periodo sea irregular durante la adolescencia. 

Lo primero que hacer si piensas que estás en embarazo es hacerte una prueba de embarazo, es la única manera de saber con certeza. Una prueba de embarazo puede decirte si estás en embarazo tan pronto que tu periodo se retrase. Lee más sobre las pruebas de embarazo. 

Los síntomas de un embarazo temprano son hinchazón, molestia estomacal y cansancio. Pero esto puede ser causado por otras cosas, como el SPM o una enfermedad. Y algunas personas no tienen ningún síntoma en el embarazo temprano. No puedes saber con certeza qué pasa solo por los síntomas. Esto se resuelve solo con una prueba de embarazo.

Si la prueba de embarazo da positiva, acude de inmediato a tu doctor o centro de salud de Planned Parenthood, así podrás hablar de tus opciones y maneras de mantenerte saludable sin importar qué decidas hacer sobre el embarazo. Pero asegúrate de ir a un centro de salud de verdad y no un centro de crisis de embarazo. Estas son clínicas que anuncian ofrecer pruebas de embarazo y servicios de consejería, pero en realidad no ofrecen la mayoría de los servicios de salud. No te darán información honesta sobre tus opciones, y no tienen que seguir las leyes de privacidad del paciente. Planned Parenthood te puede ayudar a encontrar un lugar de confianza. 

Estoy embarazada, ¿qué hago?

Enterarte que estás en embarazo puede darte miedo pero trata de mantener la calma. Vas a estar bien y hay personas que pueden ayudarte.

Si estás en embarazo, tienes 3 opciones:

Ser madre - dar a luz y criar al bebé.

Aborto - interrumpir el embarazo.

Adopción - dar a luz y entregar al bebé a otra persona o familia, para siempre.

Si piensas que podrías elegir la adopción o criar el bebé , necesitarás cuidados prenatales para mantenerte saludable durante el embarazo.

Si estás considerando el aborto, trata de hacer una cita lo más pronto posible. Puede ser más difícil abortar al transcurrir más tiempo. Si vives en un estado donde el aborto es ilegal, quizás tengas que viajar a otro estado para poder realizarte un aborto y arreglar las cosas para viajar puede tomar tiempo. Sin importar tu decisión, visita a un doctor tan pronto puedas, así pueden ayudar a mantenerte saludable.

El equipo de tu centro de salud de Planned Parenthood puede brindarte información certera sobre tus opciones, responder tus preguntas y ofrecer apoyo. También puedes encontrar un proveedor de servicios de aborto de confianza en AbortionFinder.org

También puedes recibir información y cuidados de salud en otros centros de planificación familiar o doctor de cabecera/doctor de familia. Ten cuidado al buscar un centro de salud confiable pues existen clínicas que dicen proveer servicios para personas embarazadas, pero en realidad no ofrecen la mayoría de servicios de salud y quizá no tengan doctores o enfermeras de verdad en su personal. Estos se llaman centros de crisis de embarazo y son dirigidas por personas que no te darán información honesta sobre el embarazo, el aborto, los métodos anticonceptivos o la salud sexual.  Lee más sobre los centros de crisis de embarazo.

Trata de hablar con otra persona sobre cómo te sientes. Esto puede ayudarte. Si puedes, trata de hablar con tus padres o alguien de confianza sobre esto. Lo más probable es que se preocupen por tí y quieran ayudarte. También puedes hablar con otro familiar, tu pareja, amigo, consejero escolar, guía espiritual o religioso, u otra persona adulta en quien confíes. Elige a quien te escuche bien, te brinde su apoyo, respete tu privacidad y que no sea prejuicioso ni presione para que tomes un curso de acción determinado.

Si tienes dificultades en encontrar alguien con quien hablar sobre este tema, consulta el sitio All-Options. Es una línea de emergencia gratis y privada donde puedes hablar sobre el embarazo y recibir apoyo sin importar tus sentimientos al respecto.

Nadie debe presionarte para que tomes una decisión sobre tu embarazo, sin importar sus razones. Solo tú puedes saber qué es lo mejor en esta situación.

¿Cómo decirles a mis padres que estoy embarazada?

Seguramente sientas miedo de hablar con tus padres o tutores pero ellos sí pueden ayudarte. Pueden ayudarte a ver las opciones y ayudarte a encontrar los cuidados de salud que necesitas.

Muchas personas se preocupan porque creen que sus padres/tutores entrarán en pánico, pero esto no siempre sucede. Si puedes trata de ser honestx y abiertx sobre esto. Empieza por decirles que confías en ellos y necesitas de su ayuda y apoyo. La mayoría de las veces, ellos querrán asegurar tu salud y bienestar. Si tus padres se enojan, pueden llegar a necesitar un tiempo para calmarse.

A veces los padres se sorprenden o enojan, y en otros casos se mostrarán comprensivos. No hay manera de saber cómo reaccionarán a menos que hables con ellos. Podría ser útil encontrar un momento para hablar que sea en privado y sin distracciones. Si sientes nervios o miedo, puedes pedirle a unx amigx u otro familiar que te acompañe durante esta conversación. De esta manera recibirás apoyo sin importar qué pase.

Y si realmente sientes que no puedes hablar con tus padres/tutorxs, procura hacerlo con otra persona adulta en quien confíes (como tus abuelxs, hermanx mayor, enfermerx escolar, o consejerx. Si piensas que hablarlo con tus padres/tutorxs te pondrá en peligro, consulta primero con unx maestrx, enfermerx, doctorx, u otra persona adulta en quien confíes.