Ir a Contenido Ir a Navegación Ir a Navegación Ir a Búsqueda del sitio Página de inicio

Cada vulva y vagina son únicas, tanto como el resto de tu cuerpo. Hay vulvas y vaginas de muchos tamaños y formas. Aquí te contamos todo lo que necesitas saber sobre tu vulva, el flujo vaginal y cómo cuidar tus genitales.

¿Mi vagina es normal?

Muchas personas confunden la “vulva” con la “vagina”. En realidad, son diferentes. La vulva es la parte externa y visible de tus genitales: tus labios vaginales, clítoris, abertura vaginal y el orificio de tu uretra (el lugar por el cual sale tu orina o pipí). La vagina es la parte de adentro: es un canal (tubo) flexible que conecta tu vulva con tu cuello uterino y tu útero. Conoce más acerca de la vulva y la vagina.

En realidad no hay una manera particular en que deba verse una vulva para que sea “normal”. Lo cierto es que las vaginas y vulvas son tan diferentes y únicas como los rostros de las personas: aunque todos tienen las mismas partes, cada uno es diferente. Hay labios vaginales (los labios interiores y exteriores) de todos los tamaños y formas. Algunas personas tienen labios que cuelgan, otros se ven más hinchados y otros casi no se ven. Algunas personas tienen los labios interiores más largos que los exteriores, mientras que otras tienen labios interiores que casi no se ven.

Algunas personas tienen una abertura vaginal más ancha y otras más pequeña. También, el clítoris puede ser grande o pequeño, y puede sobresalir o estar “escondido” debajo del capuchón del clítoris. También es común tener una vulva asimétrica (cuando un lado se ve diferente al otro). Además, las vulvas pueden ser de diferentes colores, como el arcoiris: pueden ir de marrón oscuro a violeta, o del beige al rosa pálido. Todas tienen diferentes texturas, tipos y cantidades de vello púbico.

La mayoría de las personas que tienen vulvas, nacen con una membrana delgada que cubre parte de la entrada de la vagina que se llama himen. El himen de algunas personas cubre casi toda la entrada de la vagina y otras no tienen casi nada de himen. El paso del tiempo y tus actividades regulares pueden hacer que tu himen se estire y se abra. Por ejemplo, montar en bicicleta, practicar un deporte o introducir algún objeto en tu vagina (como un tampón o un dedo). Tener sexo vaginal (de pene en vagina) también puede estirar tu himen. Lee más sobre el himen.

¿Cuántos huecos tiene el cuerpo de la mujer “ahí abajo” y para qué sirven? ¿Cuántos huecos tiene el cuerpo de la mujer “ahí abajo” y para qué sirven?

¿Qué es el flujo vaginal?

Durante la pubertad comenzarás a tener flujo vaginal (una especie de líquido que sale de tu vagina). Probablemente empieces a verlo en tu ropa interior. Tu flujo puede ser transparente, blanco o medio amarillento, especialmente al secarse en tu ropa interior. Cerca de los días de tu periodo puede verse marrón o rosa (a veces también se llama “manchado”).

Tu flujo vaginal cambia durante tu ciclo menstrual. Algunos días tendrás más flujo que otros y también puede ser más ligero o espeso, o cambiar de color un poco. La mayoría de los tipos de flujo vaginal son normales y hacen parte de la manera en que tu vagina se limpia a sí misma.

Es buena idea prestar atención a cómo es tu vulva y flujo vaginal normalmente (cómo se ve y huele). Esto te ayudará a darte cuenta rápidamente sí hay algún cambio. Los cambios a veces pueden ser una señal de infección. Si tu flujo es verde, gris, espumoso, grumoso y/o tiene un fuerte olor a pescado, consulta con tu doctorx, enfermerx o en el centro de salud de Planned Parenthood más cercano a ti. No te preocupes, las infecciones vaginales son muy comunes y usualmente son fáciles de tratar.

Quizá notes que tu vagina se siente más húmeda de lo normal cuando te excitas sexualmente. Esto sucede porque la vagina produce un fluido transparente y viscoso que sirve como lubricante natural, para que haya menos fricción durante el sexo. De está manera tu cuerpo se prepara para tener sexo y para que se sienta más cómodo. 

¿Cómo limpio mi vagina y vulva?

La mejor manera de limpiar tu vulva es lavar las partes externas con agua y jabón neutro (puedes hacerlo mientras te bañas). Nunca introduzcas jabones ni otros limpiadores dentro de tu vagina. No necesitas lavar el interior de tu vagina, pues ¡se limpia sola!

Es normal que tu vagina y flujo vaginal tengan un olor leve, aún cuando está limpia. No te estreses, otras personas no lo notarán. De modo que no necesitas usar duchas, desodorantes vaginales, sprays u otros productos de higiene femenina. De hecho, usar duchas vaginales y utilizar productos de “higiene femenina” puede causar irritación e infecciones.

Si tienes más preguntas acerca de tus genitales u otros temas de salud sexual en la adolescencia, contacta a nuestros educadorxs expertos en Chate/Textea a través de chat o mensaje de texto.