Ir a Contenidos Ir a Navegar Ir a Navegar Ir a Búsqueda de Sitio Página Principal

Los adultos en quien tú confías pueden ayudar a responder muchas de las preguntas que tienes sobre tu cuerpo y el sexo. Puede ser un poco vergonzoso al principio pero luego será más fácil a medida que hables con ellos con regularidad.

¿A quién acudo si tengo preguntas sobre mi cuerpo?

Es completamente normal tener muchas preguntas sobre tu cuerpo y lo que pasa durante la pubertad. Hablar de estos temas con adultos en quien confías es una de las mejores maneras de contestar todas tus preguntas e inquietudes. Puedes preguntarles a tus padres, guardianes, abuelos/as, tíos y tías, hermanos/as mayores, maestros/as, consejeros/as -cualquier adulto en quien confías que se preocupa por tí y tu salud.

Cada adulto que conoces fue también adolescente. La probabilidad de que ellos hayan pasado por cosas similares es alta, y pueden darte buenos consejos. Y si no saben las respuestas a tus preguntas, pueden ayudarte a conseguir información de fuentes confiables.

¿Qué pasa si me incomoda hablar con mis padres?

Es normal sentirse incómodo/a o un poco extraño/a al hablar con tus padres u otros adultos sobre los cambios de tu cuerpo, salir con alguien o el sexo, pero ellos se preocupan por tí y quieren ayudarte. Los adultos en tu vida probablemente estarán contentos que acudiste a ellos con tus preguntas, especialmente cuando se relaciona a temas como tu cuerpo, salud y sexo. Y una vez que la conversación ha comenzado, se volverá más fácil con el correr del tiempo.

A veces es útil el tener un plan con anticipación, y así asegurar que recibas respuestas a todas tus preguntas. Aquí te dejamos algunos consejos para iniciar la conversación:

  • Avísales con tiempo que quieres hablar con ellos. De esta manera no los tomarás por sorpresa o estarán demasiado ocupados para concentrarse en la conversación. Déjales saber que es realmente importante para tí que te escuchen y tomen tus palabras con seriedad.

  • Está bien decirles que te sientes nervioso/a. Puedes decir algo así como “esto es un poco vergonzoso para mí pero he decidido hablar con ustedes sobre…”

  • Piensa en las preguntas que quieres hacer y anótalas. Sé claro y trata de ser abierto y honesto sobre lo que quieres saber.

  • Si piensas que te sentirás más cómodo preguntando sobre tu cuerpo y salud sexual via email o mensaje de texto, ¡hazlo! Para algunas personas es más fácil el escribir las preguntas que enunciarlas. Lo más importante es hablar con algún adulto confiable sin importar cómo elijas hacerlo.

Si realmente no puedes hablar con tus padres o guardián legal sobre las cosas que pasan en tu cuerpo, encuentra otro adulto confiable, como un hermano/a mayor, primo/a, tío/a, abuelo/a, maestro/a, consejero/a o médico/a -para aclarar todas tus preguntas. También puedes acercarte a un centro de salud de Planned Parenthood y conversar con un profesional sobre la salud sexual y tu cuerpo. Muchos centros de salud de Planned Parenthood poseen programas especiales o eventos dedicados a adolescentes donde puedes recibir la información necesaria. Llama a tu centro de salud de Planned Parenthood más cercano para más información.

¿Cómo sé cuándo necesito consultar a un médico?

A veces es difícil saber si algunas de las cosas que le pasan a tu cuerpo son normales o no. ¿Cómo sabes entonces cuándo acudir a tu médico y hablar sobre ello? Un primer gran paso es hablar con tus padres u otro adulto confiable. Ellos ya han pasado por muchas de las mismas cosas que tu atraviesas hoy, así que podrían llegar a decirte qué es lo normal y cuándo recurrir al médico/a. Si necesitas consultar a un médico/a, puedes preguntarle a un adulto en quien confías para que te ayude a conseguir una cita médica.

Puedes también llamar a tu médico/a si quieres hablar en privado sobre temas que no quieres compartir con otras personas. Los médicos son expertos en cuerpos y por eso su trabajo se centra en contestar las preguntas sobre tu cuerpo y cómo mantener tu salud. Si no tienes un médico de cabecera, contacta al centro de salud de Planned Parenthood más cercano. Allí encontrarás respuestas a tus preguntas y te ayudarán a obtener los cuidados que necesites.

Cuando visites al médico/a, recuerda que no existen las preguntas estúpidas. Los/Las médicos/as y enfermeros/as están siempre dispuestos a contestar las preguntas que tengas sobre tu cuerpo y tu salud - ¡ese es su trabajo! Y puedes ser completamente honesto/a con ellos porque están allí para ayudarte, no juzgarte. En general, los médicos deben respetar tu privacidad sobre todo lo que tu compartas con ellos. Si te preocupa este tema, puedes preguntar qué cosas ellos mantienen en privado y cuáles no; así sabrás con anticipación a qué atenerte. Es realmente importante hacer preguntas cuando tienes un dolor o incomodidad desde hace tiempo, o si sientes que algo no anda bien.