Ir a Contenidos Ir a Navegar Ir a Navegar Ir a Búsqueda de Sitio Página Principal

Generalmente tu enfermera o médico comenzarán haciéndote preguntas sobre tu cuerpo, salud, hábitos diarios, relaciones románticas y/o actividad sexual. Es muy importante ser honesto, recuerda que ellos no están tratando de juzgarte o meterte en problemas, sólo necesitan saber estas cosas para darte los mejores cuidados. Te medirán, pesarán, tomarán tu presión sanguínea y puede que te hagan un examen físico breve. Durante el chequeo, puede que la doctora o el enfermero haga alguna de estas cosas:

  • Ponerte la vacuna del VPH.
  • Mire tu área genital para asegurarse de que todo está saludable.
  • Si tienes una vagina, puede que te haga un examen pélvico.

Te hagan pruebas de detección de las ETS (si has tenido sexo de algún tipo). Las pruebas de las ETS generalmente son sencillas e indoloras – seguramente sólo requieran que orines en un recipiente.  

Si tienes testículos (conocidos como bolas) puede que los toquen en busca de señales de cáncer de testículos, lo que es mucho más común en adultos jóvenes (20-34 años).

Ninguna de estas cosas deberá ser dolorosa. Si sientes dolor o incomodidad durante el examen, dile a tu doctor o enfermera, puede ser una señal de algún problema.

También infórmale a tu doctora o enfermero si notas cambios en tu pene, testículos, senos o vulva.

Puedes llevar a uno de tus padres u otro adulto en quien confíes a la visita médica, y pueden estar en el consultorio contigo durante la visita si así lo deseas. Pero también tienes el derecho de hablar con tu doctora o enfermero en privado -y la mayoría de las veces, el médico mantendrá tu información en privado. Lee más sobre privacidad y visitas médicas.

¿Qué sucede en el ginecólogo?

Una cita ginecológica generalmente empieza con el médico o la enfermera haciendo preguntas sobre tu cuerpo, salud, hábitos diarios, relaciones románticas, sexo, y/o métodos anticonceptivos. Sé honesto -ellos necesitan saber todo esto para ofrecerte el mejor cuidado. Probablemente tomarán tus medidas (altura y peso), presión sanguínea, y pueden realizar un examen físico breve. Si tienes un chequeo físico, el profesional médico podría:

  • Revisar tus genitales u órganos reproductivos, como tu vulva, vagina, útero, ovarios y trompas de falopio -esto se llama un examen pélvico. Los exámenes pélvicos generalmente toman un par de minutos.
  • Pedirte que orines en un recipiente.
  • Revisar tus senos.

  • Hacer una prueba de detección de ETS (si has tenido sexo de cualquier tipo). Estos exámenes de ETS son generalmente fáciles e indoloros.

  • Ponerte la vacuna VPH.

  • Hacer un Pap (Papanicolaou). Generalmente no necesitas un Pap hasta cumplir los 21 años, pero algunos médicos lo hacen antes de esa edad.


Es totalmente normal sentir nervios la primera vez que vas al ginecólogo. Dile al médico si te sientes ansiosa o incómoda, y él hará lo posible para hacerte sentir lo más cómoda posible.

Puedes llevar a uno de tus padres u otro adulto en quien confíes a la visita médica, y pueden estar en el consultorio contigo durante la visita si así lo deseas. Pero también tienes el derecho de hablar con tu doctora o enfermero en privado -y la mayoría de las veces, el médico mantendrá tu información en privado. Lee más sobre privacidad y visitas médicas.