Ir a Contenidos Ir a Navegar Ir a Navegar Ir a Búsqueda de Sitio Página Principal

Visitar al médico es una parte importante de mantenerte sano/a. Los médicos pueden contestar todas tus preguntas sobre la pubertad, tu cuerpo y el sexo.

¿Cuándo tengo que empezar a ir al ginecólogo/a?

Un/a ginecólogo/a o obstetra-ginecólogo/a (llamado en inglés ob-gyn o “gineco” en su forma abreviada en español) es un/a médico/a experto en vaginas, úteros, mamas/pechos/tetas, menstruación, embarazos, métodos anticonceptivos, y otros temas de salud reproductiva.

Es una buena idea ir al ginecólogo (o enfermero/a especializado/a) entre los 13 y 15 años para un chequeo general. También te recomendamos ver a tu ginecólogo/a si:

  • Sientes dolor o irritación en tu vulva o vagina

  • Tienes problemas con tus períodos

  • Estás teniendo sexo o piensas hacerlo (así tu médico/a o enfermero/a puede conversar contigo sobre métodos anticonceptivos y sexo seguro, prevenir embarazos y/o ETS).

Puedes preguntar a uno de tus padres u otro adulto confiable para que te ayuden a encontrar un ginecólogo/a. Puedes también llamar a tu centro de salud de Planned Parenthood más cercano -nuestro equipo cuenta con ginecos, enfermeros/as y otros expertos en materia sexual, quienes pueden darte los cuidados que necesitas.

Durante tu primera cita con el/la gineco, tu médico/a o enfermero/a hablarán contigo sobre tu cuerpo y cómo mantenerte sano. Y pueden responder cualquier pregunta que tengas sobre qué sucede durante una visita médica de rutina. Tu médico puede pedirte un examen físico y asegurar que tengas todas tus vacunas al día (como la vacuna del VPH). Lee más sobre lo que pasa al visitar al ginecólogo/a.

¿Necesitan los hombres ver a un médico?

¡Si! Es una muy buena idea el hacerte un chequeo anual para ver cómo está tu salud y si tienes tus vacunas vigentes (como la vacuna del VPH) -este tipo de visita se denomina a veces tu examen físico anual. Ve al médico cada vez que te encuentres enfermo, o tienes un dolor que no cede, o estés preocupado por tu cuerpo o tu salud. Puedes preguntarle a uno de tus padres u otro adulto confiable para que ayuden a conseguirte una cita médica.

Una vez que empieces a mantener relaciones sexuales, ya sea, sexo oral, anal o vaginal, visita al médico o centro de salud de Planned Parenthood más cercano para un examen de detección de ETS y asegúrate que tu salud sexual esté en orden. Debes hacerte un examen de ETS regularmente- cuando te hagas el test por primera vez, pregunta cuán seguido debes hacerlo. No te preocupes - exámenes de ETS y otras cosas que el médico/a haga durante tu examen de salud sexual es casi siempre rápido y sin dolor. Lee más sobre lo que sucede durante una visita de rutina.

El cáncer de testículos es muy común en jóvenes adultos así que es una buena idea conocer tus testículos. De esta manera, sabrás cómo se sienten en lo cotidiano, y puedes darte cuenta si algo cambia. Si encuentras algún tipo de masa/bulto en tus testículos que nunca había estado ahí, visita a tu médico o un centro de salud de Planned Parenthood enseguida.

¿De qué temas hablo con mi médico?

Los/as médicos/as y enfermeros/as generalmente son muy buenos en formular todas las preguntas necesarias para mantenerte en forma. Sin embargo, y sin importar las preguntas que te hagan, siempre cuéntales si tu:

  • Has tenido sexo vaginal, oral o anal

  • Has tenido sexo sin protección (sexo sin usar condón)

  • Piensas que puedes tener una ETS

  • Sientes dolor, incomodidad o picazón en tus genitales (pene, testículos, vagina, vulva o ano)

  • Tienes dolores menstruales muy fuertes, PMS (Síndrome PreMenstrual), u otros problemas con tu período

  • Notas bultos en tus testículos

  • Piensas que puedes estar embarazada

  • No te sientes seguro/a en una relación o en tu casa

Las visitas médicas son el momento perfecto para preguntar sobre la pubertad, la menstruación, tu cuerpo y genitales, sexo, embarazos, ETS, relaciones amorosas -cualquier cosa que te preocupe o te dé curiosidad. Médicos/as y enfermeros/as son expertos en cuestión de cuerpos y lo han visto todo. No existen preguntas estúpidas porque ellos no están allí para juzgarte, así que ¡ve y pregunta! Y si hay algo que ellos dicen que no entiendes, pregunta su significado.

El médico, ¿mantendrá mi información en privado?

La mayoría de los médicos/as y enfermeros/as no dirán nada -incluso a tus padres- de lo que suceda durante tu visita médica. Muchos estados tienen leyes especiales que protegen tu derecho a la privacidad al recibir cuidados de salud sexual, aun si eres menor de 18 años. Pero las leyes difieren según cada estado. Y existen lugares donde alguien del consultorio médico puede contactarse con tus padres o guardián legal si eres menor de 18 años. Si estás preocupado por tu privacidad, llama al consultorio médico o centro de salud y pregunta sobre la política de privacidad vigente.

Si utilizas el seguro de salud de tus padres para tu visita médica, puede llegarles una carta en el correo con una descripción de los servicios que recibiste. Si usas el seguro de tus padres o de otra persona y no quieres que se enteren de tu visita al médico, llama a la compañía aseguradora y pregunta sobre su política de privacidad (el número de teléfono lo encuentras generalmente en el reverso de tu tarjeta de salud). O simplemente habla con tu médico sobre cómo puedes mantener tu visita en privado.

También puedes chequear con tu centro de salud de Planned Parenthood más cercano para ver si puedes acceder a cuidados de salud gratis o de bajo costo, sin tener que utilizar el seguro médico de tus padres. Y hay estados con programas especiales que ayudan a adolescentes a obtener un plan de salud individual para la provisión de servicios de salud sexual.

Aun si te preocupa que será un poco vergonzoso hablar con tus padres sobre tu cuerpo y salud sexual, sigue siendo una buena idea el pedir su ayuda (siempre y cuando esto no implique un peligro para tí). Tus padres alguna vez tuvieron tu edad, y saben lo que significa ser adolescente. Hasta pueden estar orgullosos de tí por hacerte responsable de tu propia salud. Obtiene algunos consejos sobre cómo hablar con tus padres sobre el sexo y tu cuerpo.