Ir a Contenido Ir a Navegación Ir a Navegación Ir a Búsqueda del sitio Página de inicio

Los exámenes de las enfermedades de transmisión sexual (ETS) pueden ser rápidos, puede que no duelan y a veces incluso son gratuitos. Estas pruebas no siempre están incluidas en los chequeos de salud de rutina, por eso, tienes que pedir que te las hagan.

¿Quieres hacerte los exámenes de las ETS? Encuentra un centro de salud 

¿Debo pedirle a mi doctorx que me haga las pruebas de las enfermedades de transmisión sexual?

Las pruebas de las enfermedades de transmisión sexual (ETS) no siempre están incluidas en el chequeo de salud o ginecológico de rutina. Asegúrate de pedir que te las hagan. Se honestx con tu doctorx o enfermerx acerca de tu vida sexual, para que pueda ayudarte a saber qué pruebas necesitas.

Puede que hablar sobre hacerte los exámenes de las infecciones de transmisión sexual (ITS) sea incómodo, pero trata de no tener vergüenza. Recuerda que lxs doctorxs ya lo han visto y oído todo. La mayoría de las personas se contagian con una ITS al menos una vez en su vida. Hacerte los exámenes es lo responsable de tu parte, quiere decir que estás cuidando de tu salud. Cosas como tener sexo seguro (sexo más seguro) también ayudan a prevenir las enfermedades de transmisión sexual (ETS).

Estas son algunas ideas que te pueden ayudar a hablar acerca de las pruebas con tu doctorx o enfermerx:

  • Nunca me hice pruebas de las enfermedades de transmisión sexual (ETS) ¿Debería hacérmelas?

  • ¿Alguna vez me han hecho exámenes de las ETS en mis chequeos de salud?

  • ¿A qué ETS debo prestar atención? ¿Cómo saber si tengo una ETS? ¿Debo hacerme pruebas?

Si no te sientes cómodx hablando con tu doctorx acerca de las ETS, siempre puedes ir a los centros de salud de Planned Parenthood más cercanos a ti. Estamos comprometidos con  hacer exámenes de detección de las ETS y ofrecer tratamientos, sin juicios.

¿Cómo sé qué exámenes de las enfermedades de transmisión sexual necesito?

Tu enfermerx o doctorx te ayudará a saber qué exámenes necesitas. Cuando vayas a verlx, hablarán sobre:

  • si tienes síntomas y cuáles tienes

  • si tú o tu pareja alguna vez han tenido una ETS

  • el numero de personas con las que has tenido sexo

  • el tipo de sexo que tuviste (oral, anal  o vaginal), o cualquier contacto piel a piel de los genitales, o intercambio de fluidos sexuales 

  • qué tan a menudo usas protección como condones y barreras bucales (dentales) de látex

  • otras cosas que haces regularmente que hacen que tengas más chances de contagiarte de ciertas infecciones (como compartir agujas)

Esto ayudará a tu doctorx o enfermerx a saber qué pruebas de las ETS son las más adecuadas para ti. Asegúrate de hablar de manera abierta y honesta con ellxs para que puedan ofrecerte la atención que necesitas. Trata de no tener vergüenza: tu doctorx está ahí para ayudarte, no para juzgarte.

¿Qué sucede cuando me hacen exámenes de las enfermedades de transmisión sexual?

Los exámenes de las enfermedades de transmisión sexual (ETS) son rápidos, fáciles de hacer y normalmente no duelen. No hay una sola prueba para todas las ETS: cada una tiene su propio examen. Tu doctorx puede ayudarte a saber qué exámenes necesitas. Las pruebas de detección de las ETS pueden incluir:

  • análisis de orina: para hacerlo solo tienes que orinar en un recipiente

  • hisopado bucal: frotas la parte interna de tu mejilla con un hisopo (cotonete) blando para hacer el examen de VIH

  • análisis de sangre: tu doctorx o enfermerx te sacará sangre del brazo o te hará una rápida punción (pinchazo pequeño) en un dedo

  • exámen físico: tu doctorx o enfermerx te revisará el área donde están tus genitales para ver si tienes verrugas, llagas, sarpullidos, irritación o fluidos

  • examen de llagas: tu doctorx o enfermerx tomará una muestra del líquido de las llagas o ampollas con un hisopo (cotonete)

  • usar un hisopo para tomar con cuidado muestras de fluidos o de células de tu pene, tu vagina, tu uretra, tu cuello uterino, tu ano o tu garganta

Sin importar si tienes síntomas de ETS o no, puedes hacerte los exámenes. Algunas ETS se parecen y se comportan de manera similar, así que quizá te hagan pruebas para varias infecciones diferentes.

Puede que tu doctorx te diga de inmediato si tienes una ETS. Sin embargo, los resultados de algunos exámenes pueden tardar unos días o semanas. Muchas clínicas hacen pruebas rápidas de VIH, que te entregarán tus resultados en 20 minutos. 

Si no tienes noticias de tu doctorx después de hacerte las pruebas, no asumas que todo está bien. Lláma para estar segurx de cuáles son tus resultados.

¿Qué debo hacer si tengo una enfermedad de transmisión sexual?

La noticia de que tienes una enfermedad de transmisión sexual (ETS) puede ser un golpe fuerte. Al principio, puede que sientas coraje, vergüenza o que te alteres. Trata de tomarlo con calma: estarás bien y es importante que sepas que no estás solx.

Lo mejor que puedes hacer cuando te enteras que tienes una ETS, es seguir las indicaciones de tu doctorx para tratarla. También debes decírselo a todas las personas con las que tienes relaciones, para que se puedan hacer los exámenes y recibir tratamiento, si lo necesitan. No es una conversación fácil, pero es importante tenerla. En este link encontrarás algunos consejos (tips) que pueden ayudarte.

Muchas infecciones de transmisión sexual (ITS) se curan fácilmente con medicamentos, de modo que una vez termines tu tratamiento, puedes continuar con tu vida. Aunque algunas ITS no tienen cura, hay formas de tratar los síntomas y evitar que las transmitas a tus parejas sexuales.

Generalmente, las personas que tienen ITS pueden tener relaciones de pareja, tener sexo y llevar vidas completamente normales. La mayoría de las personas tiene alguna de estas infecciones al menos una vez en su vida. En este momento, millones de personas tienen alguna enfermedad de transmisión sexual (ETS). Si tienes una ETS, no tienes que tener vergüenza. Esto no quiere decir que eres una persona “sucia” o mala, simplemente quiere decir que eres una persona normal que se contagió con una infección. La realidad es que cualquier persona que ha tenido sexo alguna vez, puede contagiarse con una ETS. Mejor dicho, esto le puede pasar a casi todas las personas del planeta. También, hay algunas ETS que se transmiten de maneras diferentes al sexo. 

Si tienes una ETS y enterarte de ello es difícil para ti, quizá te ayude hablar con tu pareja sexual, con unx buenx amigx o con alguien de tu familia. Lxs consejerxs o terapeutas también pueden ofrecerte apoyo, pues están capacitados para ayudarte a que te sientas mejor. También existen muchos grupos de ayuda para personas con ETS, tanto en línea como presenciales. Estos grupos ofrecen un espacio seguro, donde puedes hablar con personas que entienden por lo que estás pasando.