Ir a Contenidos Ir a Navegar Ir a Navegar Ir a Búsqueda de Sitio Página Principal

PrEP significa profilaxis preexposición. Es una píldora de uso diario que puede ayudar a prevenir el VIH. Si no tienes VIH, tomar PrEP todos los días puede reducir las posibilidades de contraer VIH a través del sexo en más de un 90%. A PrEP también se la conoce por el nombre de la marca Truvada.

¿Quién puede utilizar PrEP?

PrEP no es adecuada para todos. PrEP es para personas que no tienen VIH, y que tienen un riesgo más alto de contagio de VIH. Sería conveniente conversar sobre PrEP con un médico o enfermero si tu:

  • No usas condones frecuentemente.

  • Tienes una pareja sexual con VIH (a veces llamado serodiscordante, serodiferente, magnético, o parejas de estatus mixto).

  • Tienes una pareja sexual con alto riesgo de contracción del VIH, (por ejemplo, si tienen sexo anal o vaginal con otras personas sin condón, o son usuarios de drogas inyectables).

  • Mantienes sexo anal o vaginal con muchas parejas, especialmente si no utilizas condones regularmente.

  • Tuviste recientemente otra ITS (como clamidia, gonorrea o sífilis).

  • Realizas trabajos sexuales que incluyen sexo vaginal o anal.

  • Te has inyectado drogas, compartido agujas, o has estado bajo tratamiento por uso de drogas en los últimos 6 meses.

Si estás en un grupo de alto riesgo de contracción de VIH y estás embarazada, tratando de quedar embarazada, o lactando, PrEP puede ayudarte a tí y a tu bebé a evitar el contagio de VIH.

Tu médico o enfermero hablará contigo sobre tu situación particular para evaluar si PrEP es adecuado para tí. Es importante ser honesto así podrás obtener los mejores cuidados - los médicos y enfermeros están allí para ayudarte, no juzgarte. Cuanta más precisa sea la información que compartas, mejor será la asistencia que recibas de su parte.

PrEP no es lo mismo que PEP (profilaxis postexposición). PEP es un tratamiento de corto plazo para aquellas personas que han sido expuestas al VIH en las últimas 72 horas. PrEP es una píldora de uso diario para personas que puedan llegar a estar expuestas al VIH en un futuro.

¿Qué tan efectiva es PrEP?

Si la usas correctamente, PrEP puede reducir las posibilidades de que adquieras VIH por vía sexual en más de un 90%. Y si utilizas PrEP en combinación con condones, te ayuda a mantenerte doblemente seguro. PrEP puede también reducir las posibilidades de contagio de VIH por compartir agujas en más de un 70%.

Es realmente importante que tomes PrEP todos los días. No funciona con igual efectividad si te salteas píldoras. Si no la tomas todos los días, puede que no haya suficiente concentración de la medicina en tu cuerpo para bloquear el VIH.

PrEP no previene otras infecciones de transmisión sexual, como la gonorrea o clamidia. Utiliza entonces condones junto con PrEP para ayudar a prevenir otras ITS y ofrecerte protección extra contra el VIH.

¿Cuáles son los efectos secundarios del PrEP?

PrEP es muy segura. No han habido reportes de problemas serios en personas que toman PrEP.

PrEP puede causar algunos efectos secundarios como náuseas, pérdida de apetito o dolores de cabeza. Estos efectos secundarios no son peligrosos y usualmente mejoran con el tiempo, una vez que tu cuerpo se acostumbra a PrEP. La mayoría de las personas que toman PrEP no experimentan ningún efecto secundario.

Si manifiestas efectos secundarios molestos y se prolongan en el tiempo, habla con tu médico o enfermero. Ellos pueden ayudarte a descubrir maneras de lidiar con los efectos secundarios y asegurarse de que todo marche bien.

¿Cómo consigo PrEP?

Puedes conseguir PrEP en algunas clínicas o centros de salud de Planned Parenthood, departamentos de salud locales y algunos consultorios médicos. 

Tu enfermero o médico hablará contigo sobre el tipo de sexo que practicas, qué protección utilizas, y tu historial médico para evaluar si PrEP es adecuado para ti. También te pedirán análisis de detección de VIH, Hepatitis B y C, y de otras ITS. Y analizarán tus riñones para asegurar que funcionen correctamente.

Algunos enfermeros y médicos no saben acerca de PrEP, o no quieren prescribirlo al no tener toda la información sobre la misma. Si tu no tienes un médico, o tu médico de cabecera o enfermero no prescribe PrEP, todavía tienes otras opciones. Los médicos y enfermeros de tu centro de salud de Planned Parenthood más cercano pueden brindarte información actualizada, precisa y libre de prejuicios sobre PrEP, y ayudarte a conseguir la prescripción si PrEP es adecuada para ti.

Existen también otras organizaciones que te pueden ayudar a conseguir y pagar por PrEP. Greater than AIDS tiene una herramienta para encontrar PrEP cerca tuyo.

¿Qué otra información necesito saber al tomar PrEP?

Una vez que empiezas a tomar PrEP, necesitarás visitar a tu médico o enfermero por lo menos cada 3 meses para hacerte un análisis de VIH. También te hablarán de los efectos secundarios y síntomas que puedes llegar a experimentar. Pueden también pedir análisis de otras ITS y de tus riñones para asegurarse de que funcionen normalmente. Si hay una posibilidad de que estés embarazada, entonces también se puede pedir un test de embarazo.

Es realmente importante ir a estas citas médicas de seguimiento para asegurarse de que te encuentras en buen estado de salud y libre de VIH. No es probable que contraigas VIH si tomas PrEP en forma constante, pero, si te contagias VIH mientras tomas PrEP, por tu salud es importante dejar de tomarla enseguida. PrEP no es un tratamiento para el VIH - de hecho, tomar PrEP si tienes VIH podría dificultar el tratamiento del virus.

¿Cuánto cuesta PrEP?

La mayoría de los planes de seguro de salud, incluyendo a Medicaid, cubren PrEP. Chequea con la compañía aseguradora para saber si PrEP está cubierta en tu plan. También podrías obtener ayuda con otros gastos, como copagos, coseguro y deducibles, a través de Gilead (la compañía que fabrica PrEP) o a través de grupos defensores de los pacientes, como Patient Advocate Foundation.

Si no tienes seguro médico, igualmente puedes conseguir ayuda para pagar PrEP. Gilead tiene un programa de asistencia para medicamentos que podría hacer que el PrEP sea gratis para ti, dependiendo de tus ingresos. Tu médico o enfermero necesitará ingresar una aplicación por tí para evaluar si calificas o no.

El equipo de salud de tu centro de salud de Planned Parenthood más cercano puede ayudarte a aplicar a un seguro de salud o a los programas de asistencia para que puedas costear a PrEP.