Ir a Contenidos Ir a Navegar Ir a Navegar Ir a Búsqueda de Sitio Página Principal

Enterarte de que tienes VIH es duro, pero no es el fin del mundo. Mucha gente con VIH tiene relaciones y lleva una vida saludable durante muchos años.

¿Quieres hacerte una prueba del VIH? Encuentra un Centro De Salud 

¿Qué hago si descubro que tengo VIH?

Enterarte de que tienes VIH es realmente angustiante. Puede que al principio te sientas enojado, desconcertado, asustado o avergonzado, pero seguramente, te sentirás mejor a medida que vaya pasando el tiempo. Contar con una buena red de apoyo y asesoramiento realmente ayuda. Hay medicamentos que puedes tomar para mantenerte sano y muchas formas de evitar transmitir el VIH a las personas con quienes tengas sexo. La realidad es que la gente con VIH puede entablar relaciones, tener sexo y llevar vidas normales tomando algunas precauciones.

Hay millones de personas con VIH; definitivamente no estás solo. La mayoría de la gente contrae al menos una enfermedad de transmisión sexual durante su vida, y tener una infección por VIH u otra ETS no es algo vergonzoso ni indigno.

No significa que eres una persona “sucia” o mala. La infección por VIH no tiene cura, pero hoy más que nunca existen medicamentos que ayudan a los infectados a llevar vidas más prolongadas y más sanas. Los tratamientos contra el VIH denominados antirretrovirales (TAR) pueden atenuar el daño que causa el virus. Aunque te estés sintiendo bien, consulta al médico lo antes posible para informarte sobre las mejores formas de mantenerte sano. La línea directa de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC) brinda ayuda para encontrar un médico cerca a ti, con experiencia tratando VIH: 1-800-CDC-INFO (1-800-232-4636).

También es importante cuidar tu salud emocional. Es aconsejable ver a un consejero u terapeuta especializado en VIH. Existen numerosos grupos de ayuda, tanto en línea como presenciales, que brindan un espacio seguro donde puedes conversar sobre tus sentimientos con gente que entiende lo que estás atravesando.

HIV.gov tiene más información sobre tratamientos, consejería y otras maneras de mantenerte física y emocionalmente saludable.

Es fundamental que les digas a todas las personas con las que mantengas relaciones sexuales que tienes VIH. No es una conversación fácil, pero es importante.

¿Cómo hablo con la gente sobre tener VIH?

Tal vez te asuste admitir que tienes VIH, pero hablar seguramente te aliviará. Puedes apoyarte en un buen amigo o familiar que no sea crítico y en quien confíes para mantener en reserva lo que hablen. Los consejeros y grupos de apoyo también son una fuente de alivio y pueden ayudarte a encontrar la forma de hablar con los demás sobre tu infección. Ten cuidado con quien hablas sobre tu situación; a veces, la gente con VIH es víctima de una injusta discriminación.

No hay una sola manera correcta de hablar con tus parejas sobre el VIH, pero te daremos algunos consejos que te ayudarán:

  • Trata de mantener la calma y recuerda que no eres el único en esta situación. Millones de personas tienen VIH y muchas de ellas tienen pareja. Trata de entablar la conversación con una actitud tranquila y positiva. Tener VIH es una cuestión de salud, no quiere decir nada sobre ti como persona.
  • Infórmate sobre VIH y SIDA. Existen muchos mitos sobre el VIH. Por eso, lee información objetiva y prepárate para responder las preguntas de tu pareja. Dile a tu pareja que existen medicamentos que pueden ayudarte a vivir muchos años y evitar el contagio. Tener sexo más seguro también ayuda a proteger a tu pareja.
  • Busca el momento justo. Elige un espacio sin distracciones en el que no puedan interrumpirte y un lugar privado y relajado. Si estás nervioso, puedes hablar primero con un amigo que conozca tu situación, con un consejero, o practicar hablando contigo mismo. Tal vez suene extraño, pero practicar en voz alta lo que tengas para decir puede ayudarte a detectar qué es lo que quieres comunicar y ganar confianza para el momento de hablar con tu pareja.
  • La seguridad primero. Si tienes temor de que tu pareja te agreda, tal vez sea mejor comunicárselo por teléfono, correo electrónico o mensaje de texto, o en casos extremos, puedes no decirle nada. Llama al 1-800-799-SAFE o visita el sitio web de la línea Nacional contra la Violencia Doméstica para solicitar ayuda si sientes que puedes estar en peligro.

Evita las acusaciones cuando hables con tu pareja. Si uno de los dos dio positivo durante la relación, no significa necesariamente que hubo infidelidad. El VIH tarda algunos meses en aparecer en las pruebas, y la mayoría de la gente no presenta síntomas durante años. Por eso, mucha gente tiene VIH por años sin saberlo y es difícil determinar cuándo y dónde contrajo el virus. Lo más importante es que ambos se hagan pruebas. Si se determina que solo uno de los dos tiene el virus, hablen sobre cómo proteger al otro del VIH.

También es muy importante que les comuniques a tus ex parejas que tienes VIH para que se hagan las pruebas. Muchos departamentos de salud han implementado programas mediante los cuales les hacen saber a tus parejas que estuvieron expuestas al VIH sin darles tu nombre, a menos que tú quieras que lo hagan.

¿Qué debo saber sobre tener una vida romántica si tengo VIH?

Algunas personas sienten que sus vidas amorosas terminan cuando descubren que tienen VIH, pero eso simplemente no es cierto. Las personas con VIH tienen relaciones románticas y sexuales entre ellas o con parejas que no tienen VIH (a veces llamadas “serodiscordantes” o “magnéticas”). Hoy en día un tratamiento efectivo de VIH te ayuda a mantenerte sano y a evitar transmitir el virus a otra persona.

Es muy importante contarle a tus parejas sobre tu condición de VIH. De esta manera tus parejas y tú pueden tomar decisiones informadas sobre tener sexo más seguro, pruebas y tratamientos.

Es normal preocuparte por cómo va a reaccionar tu pareja y no hay manera de evitarlo. Algunas personas pueden asustarse, si esto sucede, trata de mantener la calma y háblales sobre tu plan para mantenerte saludable y de cómo pueden mantenerse seropositivos. Darle a tu pareja tiempo y espacio para procesar la información puede ser de ayuda. También puedes sugerirles que hablen con tu médico experto en VIH sobre las maneras de protegerse del mismo.

Si le cuentas a alguien que tienes VIH y te hacen daño, avergüenzan o te hacen sentir mal, no lo aceptes. Mereces estar con alguien que te respete y se preocupe por ti, y existe mucha gente que lo hará.

¿Tener VIH afecta el embarazo?

Los bebés pueden infectarse con VIH durante el embarazo, el parto o al ser amamantados. Por eso, se recomienda hacerse la prueba en las primeras semanas de embarazo. Si tienes VIH, los medicamentos antirretrovirales reducen en gran medida tus posibilidades de transmitirle el virus a tu bebé. Con tratamiento, menos de 2 de cada 100 bebés nacidos de madres con VIH resultan infectados. Sin tratamiento, aproximadamente 25 de cada 100 bebés resultan infectados.