Ir a Contenido Ir a Navegación Ir a Navegación Ir a Búsqueda del sitio Página de inicio

El herpes no tiene cura. Sin embargo, puedes tomar medicamentos para hacer que los brotes tarden menos tiempo y sean menos dolorosos. Los medicamentos también pueden ayudar a prevenir brotes en el futuro.

¿Quieres hacerte el examen del herpes?

Encuentra un centro de salud A right arrow in a circle

¿Cuál es el tratamiento para el herpes?

Aunque el herpes no tiene cura, hay muchas maneras de tratar los síntomas y manejar la infección. Los medicamentos para el herpes ayudan a que los brotes tarden menos tiempo y/o también hacen que no sucedan tan a menudo. Tu doctorx te informará cuáles son las mejores opciones de tratamiento para ti.

Si estás con un brote de herpes genital y/o oral, tu doctorx puede darte medicamentos para curar las llagas más rápido. Estos consejos también pueden ayudarte a calmar el dolor:

  • tomar un baño caliente

  • mantener el área de tus genitales seca (la humedad hace que las llagas duren más tiempo)

  • usar ropa suave y suelta

  • ponerte compresas de hielo (ice packs) en las llagas

  • tomar algún analgésico para el dolor como aspirina, ibuprofeno (Advil, Motrin) o acetaminofén (Tylenol o paracetamol)

¿Cómo puedo prevenir los brotes de herpes?

Si tienes muchos brotes de herpes, puede que tu doctorx te diga que tomes medicamentos todos los días, a esto se le conoce como terapia de supresión. Esto ayuda a prevenir futuros brotes y a bajar los chances de que le transmitas la infección a tus parejas sexuales.

Ya sea que tomes medicamentos o no, algunos hábitos como comer de manera saludable, dormir bien y evitar el estrés, pueden ayudar a prevenir que tengas futuros brotes.

No se sabe muy bien qué hace que los brotes de herpes genital (herpes en el pene, en la vagina o vulva, en el ano o en otras áreas de tus genitales) sucedan. Cosas como tener otras infecciones, cirugías, sexo, tu periodo, irritaciones en la piel y estrés pueden hacer que tengas brotes. Los brotes de herpes oral (herpes en la boca), pueden pasar por quemaduras solares, heridas en tus labios u otras infecciones. Si tienes herpes oral, evita quemarte con el sol (insolarte).

Normalmente, los brotes de herpes genital (herpes en el pene, en la vagina o vulva, en el ano o en otras áreas de tus genitales como el escroto -la piel que contiene los testículos-), aparecen con menos frecuencia y con el tiempo tardan menos y son más suaves, sin importar si los tratas o no. Aprende más acerca de qué es el herpes.

¿Qué ocurre si no recibo tratamiento para el herpes?

La buena noticia es que el herpes no es mortal, ni tampoco muy peligroso. Aunque puede ser molesto, el herpes no empeora con el tiempo ni causa problemas de salud graves, como ocurre con otras enfermedades de transmisión sexual (ETS).

Si no recibes tratamiento para el herpes, puede que tengas brotes a menudo, pero también puede que sucedan de vez en cuando. Algunas personas simplemente dejan de tener brotes  después de un tiempo.

Algunas personas deciden no tratar su herpes por algunas razones: puede que no tengan muchos brotes o que estos realmente no les molestan. También puede que no estén teniendo sexo, por lo que no les preocupa tener herpes en este momento. Sin importar cuál es tu situación, recibir tratamiento para el herpes, o no, es una decisión tuya.

De todas maneras tener herpes hace que tengas más chances de contagiarte de VIH, porque el virus puede entrar fácilmente a tu cuerpo por las llagas. Por eso, usa siempre condones para prevenir contagiarte de herpes genital (herpes en el pene, en la vagina o vulva, en el ano o en otras áreas de tus genitales) y con VIH.