Ir a Contenido Ir a Navegación Ir a Navegación Ir a Búsqueda del sitio Página de inicio

Muchas personas que tienen herpes genital (herpes en el pene, en la vagina o vulva, en el ano o en otras áreas de tus genitales) no tienen síntomas, o los síntomas son tan leves que no los notan, por lo que es posible que no sepan que lo tienen. Por eso es bueno informarte sobre qué es el herpes, cuál es la diferencia entre el herpes genital y el herpes oral (herpes en la boca), cómo se trata y previene. Cuando el herpes causa síntomas, el más común son las llagas y ampollas que aparecen en las partes de tu cuerpo donde vive la infección. A esto se le llama un "brote".

¿Quieres hacerte el examen del herpes?

Encuentra un centro de salud A right arrow in a circle

¿Cómo se ve el herpes genital cuando comienza?

Justo antes de tener un brote, puede que sientas hormigueo, picazón o ardor alrededor del área donde aparecerán las llagas. También puede que notes que están comenzando a salir unos pequeños bultos rojos o blancos. Las llagas del herpes genital pueden aparecer en tu vagina, vulva, cuello uterino, en tu pene, escroto (la piel que cubre tus testículos o huevos), en tus nalgas, ano o la parte alta de tus muslos. 

¿Cómo se ve un brote de herpes genital?

Los brotes de herpes genital (herpes en el pene, en la vagina o vulva, en el ano o en otras áreas de tus genitales) usualmente se ven como un grupo de ampollas que duelen o causan picazón y que están llenas de líquido. Pueden tener diferentes tamaños y aparecer en diferentes lugares. Las ampollas se rompen o se convierten en llagas que sangran o sueltan un líquido blanco o claro. A medida que el brote se termina, las llagas del herpes se convierten en costra y después desaparecen. Las llagas pueden tardar una semana o más en sanar.

Los síntomas del herpes genital se ven diferentes dependiendo de la etapa del brote. Usualmente comienzan siendo leves, pero empeoran a medida que avanza el brote. También puedes tener síntomas similares a los de la gripe durante un brote, como fiebre, escalofríos, dolores en el cuerpo y ganglios inflamados. Los brotes de herpes se ven diferentes en todas las personas, y tu siguiente brote puede verse diferente al anterior.

Tu primer brote de herpes genital suele ser el peor. Si tienes más brotes en el futuro, normalmente son más cortos y menos dolorosos. Con el tiempo, la mayoría de personas tienen menos brotes y algunas personas dejan de tenerlos por completo. No hay forma de saber con certeza si tendrás otro brote o con qué tan a menudo lo tendrás. Para cada persona es diferente. Tu doctorx o enfermerx puede darte medicamentos para el herpes, que pueden ayudar a prevenir o tratar los brotes. También existen cremas (lociones) que pueden hacer que tus llagas sanen más rápido y duelan menos.

Las llagas del herpes pueden parecerse mucho a otros problemas de la piel, como el acné, la dermatitis de contacto o los vellos encarnados. Por eso, la única forma de saber con certeza si tienes herpes es consultar con tu doctorx o enfermerx, como los que encuentras en el centro de salud de Planned Parenthood más cercano. Conoce más acerca de qué es el herpes.

 ¿Qué hago si tengo herpes genital?

Algunas personas tienen muchos miedos e ideas incorrectas sobre el herpes genital (herpes en el pene, en la vagina o vulva, en el ano o en otras áreas de tus genitales). Sin embargo, es una enfermedad de transmisión sexual (ETS) común. Puede ser doloroso e incómodo durante los brotes, pero no es mortal y no causa problemas graves de salud. Entonces, si tienes herpes genital, trata de no entrar en pánico o sentirte muy mal por ello. Millones de personas viven con herpes, por lo que no estás solx. Y aunque no existe una cura para el herpes, existen muchas formas de tratar los síntomas y manejar la infección. Tu doctorx te informará sobre las mejores opciones de tratamiento para ti según tu caso.