Ir a Contenido Ir a Navegación Ir a Navegación Ir a Búsqueda del sitio Página de inicio

El herpes genital (herpes en el pene, en la vagina o vulva, en el ano o en otras áreas de tus genitales como el escroto -la piel que contiene tus testículos o huevos-), se contagia al tener sexo vaginal, anal u oral con una persona que tiene el virus. Usar condones ayuda a bajar el riesgo de transmitir o contagiarse de herpes.

¿Quieres hacerte el examen del herpes?

Encuentra un centro de salud A right arrow in a circle

¿Cómo puedo evitar el herpes?

El herpes genital (herpes en el pene, en la vagina o vulva, en el ano o en otras áreas de tus genitales como el escroto -la piel que contiene los testículos-), se contagia por el contacto de piel a piel cuando tienes sexo vaginal, anal u oral con alguien que está infectado. Así que la mejor manera de evitar contagiarte de herpes y otras enfermedades de transmisión sexual (ETS) es no tener ningún contacto con los genitales o la boca de otra persona.

Sin embargo, la mayoría de las personas tienen sexo en algún momento de sus vidas, por lo que es importante saber cómo tener sexo seguro (sexo más seguro). Usar condones y barreras bucales (dentales) de látex para protegerte cuando tienes relaciones, ayuda a bajar el riesgo de contagiarte de una ETS.

El herpes puede vivir en áreas de tu cuerpo que los condones no protegen (como el escroto, las nalgas, la parte superior de los muslos y los labios vaginales). Por eso, el condón no siempre te protegerá contra el herpes. Sin embargo, el condón baja tus chances de contagiarte con herpes.

Si tienes un brote de herpes, no tengas sexo con nadie, pues es el momento en que se transmite más fácilmente. Sin embargo, el herpes también se transmite cuando no hay llagas ni síntomas. Por lo que es importante usar condones y barreras bucales de látex, aunque te veas y sientas bien. Informarte acerca de qué es el herpes también te ayuda a saber cómo prevenirlo.

¿Cómo me aseguro de no transmitirle el herpes a nadie?

Si descubres que tienes herpes, trata de no asustarte. Hay algunas maneras de evitar transmitírselo (pegárselo) a tus parejas y que se pase a otras partes de tu cuerpo.

  • Siempre usa condones y barreras bucales de látex cuando tengas sexo oral, anal o vaginal.

  • Habla con tu doctorx sobre tomar medicamentos para el herpes todos los días, lo que puede bajar tus chances de transmitir la infección.

  • No tengas sexo mientras tienes un brote de herpes, ni siquiera lo hagas con condón. Pueden haber llagas en lugares que el condón no cubre.

  • Aprende a reconocer cuándo va a comenzar un brote y deja de tener sexo apenas notes estas señales. Puede que te des cuenta de que las llagas están por salir porque sientes ardor, picazón u hormigueo antes de que te salgan. 

  • No tengas sexo hasta que las llagas hayan desaparecido por completo y las costras se hayan curado y caído.

  • No te toques las llagas de herpes, pues podrías hacer que la infección se pase a otras partes del cuerpo o a otras personas. Si tocas una llaga, lávate las manos con agua y jabón de inmediato.

  • No humedezcas tus lentes de contacto con saliva (babas), ya que esto puede contagiar (pasar) el herpes oral (herpes en la boca) a tus ojos.

  • Si tienes una llaga en la boca (herpes en la boca), no beses a nadie, en especial a bebés, niñxs y personas embarazadas.

  • Hazle saber siempre a tus parejas sexuales que tienes herpes antes de tener relaciones, para que entre ustedes se ayuden a protegerse y no contagiarse. Decirle a alguien que tienes una ETS es difícil, pero el herpes es muy común y no causa problemas graves de salud. Trata de no tener vergüenza ni estresarte demasiado por ello. 

Las personas con herpes tienen el doble de chances de contagiarse de VIH, que las personas que no lo tienen. Las personas que tienen herpes y VIH tienen muchos más chances de transmitir el VIH a sus parejas sexuales. Por lo que es muy importante usar condón para protegerte y proteger a tu pareja sexual. Conoce más acerca de qué es el herpes y cómo prevenirlo.