Ir a Contenidos Ir a Navegar Ir a Navegar Ir a Búsqueda de Sitio Página Principal

La esponja anticonceptiva puede tener efectos secundarios, pero es totalmente segura para la mayoría de las mujeres. Algunos factores pueden dificultar el uso de la esponja.

¿Es segura la esponja en mi caso?

La mayoría de las mujeres puede usar la esponja anticonceptiva de forma segura y sin dificultades, pero es posible que no sea el método adecuado para ti en los siguientes casos:

  • Eres alérgica o sensible a los espermicidas, los sulfitos o el poliuretano.
  • No te sientes cómoda al introducir los dedos en la vagina.
  • Tienes problemas para colocarte la esponja.
  • Hace poco tiempo tuviste un aborto, un aborto espontáneo o si diste a luz.
  • Tienes una infección dentro o alrededor de la vagina.
  • Tienes antecedentes de síndrome de shock tóxico.

No debes usar la esponja cuando exista algún tipo de sangrado vaginal, incluido el del periodo menstrual. El uso de la esponja puede aumentar el riesgo de padecer síndrome de shock tóxico, una enfermedad poco frecuente pero grave.

¿Cuáles son los riesgos de la esponja?

El nonoxinol-9, ingrediente del espermicida de la esponja, puede irritar la vagina. Esta irritación aumenta el riesgo de contraer VIH (virus de inmunodeficiencia humana) y otras ETS, ya que facilita la entrada de las infecciones al cuerpo. Usar condón junto con la esponja es un excelente método de evitar el contagio de ETS y, además, te brinda una mayor protección contra embarazos.

Si después de la relación sexual en la que se usó la esponja sientes dolor o irritación en la vagina, o tu pareja lo siente en el pene, es porque alguno es sensible a los ingredientes. Si descartas la posibilidad de que la irritación se deba a otras causas, como una ETS, sensibilidad a los condones de látex o a otros lubricantes que uses, es posible que la esponja no sea un buen método anticonceptivo para ti.

Las mujeres que usan la esponja también pueden tener un mayor riesgo de padecer síndrome de shock tóxico, una enfermedad poco frecuente, pero grave. Las señales de advertencia del síndrome de shock tóxico incluyen lo siguiente:

  • Fiebre alta repentina
  • Una erupción que parece una quemadura de sol y se siente como tal
  • Diarrea o vómitos
  • Dolor de garganta
  • Dolor muscular y de las articulaciones
  • Mareos, desmayos y debilidad

Si experimentas alguno de estos síntomas, quítate la esponja y llama a un médico de inmediato.

Para reducir el riesgo de síndrome de shock tóxico, haz lo siguiente:

  • No dejes la esponja en el cuerpo por más de 30 horas.
  • No uses la esponja al poco tiempo de un parto, un aborto o un aborto espontáneo. Pregúntale a tu médico cuándo puedes usar la esponja.
  • Nunca uses la esponja durante el periodo menstrual.

La Esponja

  • 76-88% de efectividad.

  • Cuesta hasta $15 por 3 unidades.

  • No se necesita una receta médica.

  • Se debe colocar antes de la relación sexual.

La esponja no protege contra las enfermedades de transmisión sexual. Para evitar el embarazo y las enfermedades de transmisión sexual, usa un condón además de la esponja.
Vea los anticonceptivos