Ir a Contenidos Ir a Navegar Ir a Navegar Ir a Búsqueda de Sitio Página Principal

Es importante usar la esponja anticonceptiva correctamente cada vez que se mantienen relaciones sexuales. Por suerte, la esponja es muy fácil de usar, ya que se coloca de manera similar a un tampón.

¿Cómo se coloca la esponja?

1. Lávate las manos con agua y jabón.

2. Retira la esponja del envoltorio y humedécela con agua limpia.

3. Escúrrela con suavidad hasta que esté espumosa. Debe humedecerse por completo para que se active el espermicida. No la escurras hasta que quede seca. La esponja debe estar húmeda y espumosa cuando la coloques.

4. Con el lado ahuecado de la esponja hacia arriba, dóblala por los lados, de modo que se alargue y se estreche, y que el lazo de tela quede debajo. Al introducir la esponja, el lado ahuecado debe apuntar hacia la parte delantera del cuerpo y el lazo de tela, hacia la parte trasera.

5. Ponte cómoda, como cuando te colocas un tampón. Puedes pararte y colocar un pie sobre una silla, sentarte al borde de una silla, recostarte o ponerte en cuclillas, lo que te resulte mejor.

6. Desliza la esponja dentro de la vagina y empújala hasta donde te alcancen los dedos. La esponja se desdobla y cubre el cuello uterino una vez que la sueltas.

7. Para asegurarte de que el cuello uterino esté cubierto, desliza un dedo alrededor del borde de la esponja y verifica su posición. Debes sentir el lazo de tela en la parte inferior de la esponja.

En resumen: humedece la esponja, escúrrela, dóblala, introdúcela y asegúrate de que esté en el lugar correcto. No te preocupes por recordar cada uno de los pasos, cada paquete incluye las instrucciones. Cuanto más uses la esponja, más simple te será usarla.

¿Cuándo me puedo colocar la esponja?

La esponja anticonceptiva comienza a funcionar apenas activas el espermicida con agua y la colocas en la vagina.

La esponja se puede introducir hasta 24 horas antes de una relación sexual, por lo que puedes colocarla ANTES de que comience el acto sexual y evitar interrupciones. Una vez colocada la esponja, puedes mantener tantas relaciones sexuales como desees durante las siguientes 24 horas sin necesidad de cambiarla.

¿Cuánto tiempo debo dejar colocada la esponja?

Siempre debes dejarte la esponja al menos durante 6 horas después de la relación sexual, pero no debes dejarla en la vagina por más de 30 horas en total. Esto significa que puedes tener relaciones sexuales de manera segura durante las 24 horas posteriores a la colocación de la esponja y dejarla durante esas 6 horas más después de finalizado el acto.

No es necesario que dejes la esponja dentro del cuerpo durante las 30 horas, pero asegúrate de no retirarla antes de las 6 horas posteriores a la relación sexual.

¿Cómo se retira la esponja?

Lávate las manos y desliza un dedo dentro de la vagina hasta alcanzar el lazo de tela de la parte inferior de la esponja. Luego tira de la esponja despacio y con cuidado para extraerla de la vagina. Si no puedes encontrar el lazo, puedes tomar la esponja directamente para retirarla.

En caso de que no puedas llegar a la esponja, presiona hacia abajo con los músculos vaginales (como si quisieras ir al baño) mientras intentas agarrarla.

Desecha la esponja usada en la basura, no la tires por el retrete.

Las esponjas no se pueden volver a usar; no puedes volver a colocarlas después de haberlas retirado. Cada esponja solo sirve para un periodo de 24 horas una vez colocada en la vagina.

La Esponja

  • 76-88% de efectividad.

  • Cuesta hasta $15 por 3 unidades.

  • No se necesita una receta médica.

  • Se debe colocar antes de la relación sexual.

La esponja no protege contra las enfermedades de transmisión sexual. Para evitar el embarazo y las enfermedades de transmisión sexual, usa un condón además de la esponja.
Vea los anticonceptivos