Ir a Contenidos Ir a Navegar Ir a Navegar Ir a Búsqueda de Sitio Página Principal

Quedé embarazada a los 17 años. Decidí terminar con el embarazo porque era la mejor opción para mí en ese momento. Es importante que el aborto sea seguro y legal para las mujeres.

Mi mamá murió de cáncer de ovarios cuando yo tenía 16, y me convertí en figura materna para mi hermana menor. Yo fui la que tomó la responsabilidad sobre su cuidado y eso fue intimidante.

Luego me quedé embarazada a los 17. Fui a Planned Parenthood y el equipo allí confirmó mi embarazo. Cuidaron de mí y fueron muy compasivos e informativos. Me explicaron las diferentes opciones disponibles: podía seguir con el embarazo y tener el bebé, podía dar el bebé en adopción o podía tener un aborto.

Decidí terminar el embarazo por ser la mejor opción para mí en ese momento. Planned Parenthood ayudó a conseguir el dinero para el procedimiento. Fue una decisión difícil, pero ya era una madre para mi hermana, y no podía proveer económica y emocionalmente a otro niño. También quería terminar la secundaria, y mi novio tampoco podía criar a un niño.

Planned Parenthood proveyó procedimientos de aborto a 327.166 pacientes el año pasado por embarazos no deseados o embarazos con dificultades médicas; representan el 3% del total de servicios de salud del año.

Mi vida es mejor por esa decisión. Pude terminar la secundaria, y estudié como asistente enfermera certificada. Decidí aplicar a un trabajo en PP porque como paciente quise luego ayudar a otras mujeres como me habían ayudado a mí, y trabajé con ellos durante cuatro años y medio. Si hubiese estado criando a un hijo desde los 17, no podría haber entrado en el ámbito de la salud.

Quedé embarazada nuevamente seis años atrás -pero ahora sí estaba económicamente estable y lista emocionalmente para ser madre. Esta vez, mi decisión fue seguir el embarazo. Hoy soy una mamá orgullosa de un niño pequeño y continuo mi carrera con éxito. Es importante que el aborto continúe siendo legal y seguro para las mujeres.