Ir a Contenidos Ir a Navegar Ir a Navegar Ir a Búsqueda de Sitio Página Principal

Me enteré de la Ley de Cuidados de Salud Asequibles cuando estuve como voluntaria en Planned Parenthood. Estaba tan contenta porque la nueva ley significaba que podría volver a tener seguro de salud.

Hace ya algunos años, me mudé a Texas por trabajo. Pensé que tendría una posición estable, un salario constante y cobertura de salud. Pero todo eso cambió: recortaron mis horas, mi salario bajó y perdí mi cobertura de salud. Fue un cambio inesperado que puede sucederle a cualquiera.

No estaba ganando suficiente dinero para cubrir mi seguro médico, así que básicamente empecé a descuidar mi salud, incluyendo mi asma. Todo tuvo que detenerse porque realmente no tenía otras opciones. Tuve que tomar riesgos creativos para poder respirar. Recurrí a remedios de farmacia, y hasta usé los inhaladores de segunda mano ya vencidos de mis amigos.

Siempre admiré el compromiso de Planned Parenthood de asegurar el acceso a cuidados de salud asequibles y de calidad para todos. Al vivir en Texas me di cuenta que no puedo ser solamente un seguidor de PP. La atención médica en Texas está politizada; no puedes quedarte ahí parado y mirar como te quitan el acceso a la salud; tienes que involucrarte. Hay tanto en riesgo. Así que empecé como voluntaria y apoyando candidatos -como Wendy Davis- comprometidos a proteger los cuidados de salud sexual y reproductiva.

Me enteré de la Ley de Cuidados de Salud Asequibles al ser voluntaria de Planned Parenthood. Me alegré porque esta nueva ley representaba la oportunidad de tener nuevamente un seguro médico. Fue muy fácil inscribirse en línea, y pude encontrar el plan perfecto, adecuado a mis necesidades y presupuesto - y puedo usarlo en Planned Parenthood.


Me quedo con Planned Parenthood definitivamente, porque aunque tengo opciones, es allí donde recibo la atención de salud más experta y compasiva. No quiero ir a ningún otro lugar.