Ir a Contenidos Ir a Navegar Ir a Navegar Ir a Búsqueda de Sitio Página Principal

Comencé a frecuentar a Planned Parenthood en la secundaria por los anticonceptivos. Allí todos -las personas en la recepción, el consejero y el médico- fueron contenedores y respetuosos.

Me gradué de la universidad recientemente, y estoy esperando el poder ir a la escuela de medicina y entrenarme en la procuración de abortos. Lo que más me entusiasma es el poder dialogar con los pacientes y ayudarlos durante el proceso de atención de su salud. Si un paciente necesita un aborto, quiero estar presente y ayudarlo como su consejero médico de confianza.

No tiene ningún sentido que los políticos ataquen al aborto con muchas regulaciones estatales; no hay procedimiento médico más regulado que este fuera de la comunidad médica. Solo los miembros de la comunidad médica deberían tomar estas decisiones porque son los que conocen cómo funcionan nuestros cuerpos y poseen los conocimientos para brindar cuidados de salud.

Llegué a esta decisión a raíz de mi contacto con Planned Parenthood. Me volqué a Planned Parenthood durante mi secundaria por los anticonceptivos. Todos allí -desde las personas de recepción, el consejero y el médico- me apoyaron y tratando con respeto. Pude finalmente controlar mis fuertes dolores menstruales y aprender que podía tener relaciones sexuales más seguras sin preocuparme por un embarazo en la secundaria.

A su vez, me convertí en un educador de pares en la secundaria y esto cambió mi vida. Aprendí sobre temas de justicia queer y justicia reproductiva y cómo están íntimamente relacionados, ya que ambos se refieren a tener autonomía sobre tu cuerpo y crear la familia que tu deseas cuando lo deseas.

Una de mis cosas favoritas es la diversidad del equipo de trabajo de Planned Parenthood. Cuando entré al centro de salud por primera vez, ví una amplia variedad de razas así como una gama de expresiones de género representadas, y esto me hizo sentir muy cómoda. Me hizo sentir que Planned Parenthood no solo respeta a sus pacientes pero también a sus empleados, y que ellos alientan y aprecian la diversidad. Eso realmente me encantó.

No sería quien soy hoy si Planned Parenthood no estuviese presente y no me hubiera ayudado.