Ir a Contenidos Ir a Navegar Ir a Navegar Ir a Búsqueda de Sitio Página Principal

No hay manera de que tu hijo/a sea lo suficientemente mayor para tener sus propios hijos, ¿verdad? Pues, tienes que saberlo: una vez que empieza la pubertad, un embarazo es posible. Así que hablar con tu adolescente sobre métodos anticonceptivos (incluyendo condones) puede hacer una gran diferencia para evitar un embarazo durante su adolescencia hasta que esté listo/a.

¿Qué cosas debe tener en mente?

Los adolescentes que hablan con sus padres sobre sexo, anticonceptivos, prevención de ETS y embarazo tienen más posibilidades de esperar a tener sexo, usar condones cuando lo tienen, y evitar un embarazo no planeado. Algunos padres piensan que hablar sobre sexo, métodos anticonceptivos o condones significa darles permiso a los adolescentes para que tengan sexo lo antes posible. Esto no es verdad.

La realidad demuestra que los adolescentes en el secundario ya hablan y piensan en el sexo. El sexo está en la TV, en las canciones más populares, y su curiosidad natural hace que hablen sobre ello con sus amigos. Puedes pensar que al evitar las discusiones sobre sexo, anticonceptivos y condones envías el mensaje que son muy jóvenes para tener sexo y que no lo tendrán para no hacerte enfadar. De hecho, sucede lo opuesto: varios estudios demuestran que los adolescentes que sienten que sus padres quieren hablar con ellos abiertamente sobre el sexo, son los mismos que demoran tener sexo y utilizan anticonceptivos y condones cuando lo hacen.

Aún si no crees que tu adolescente debe tener sexo, el hablar con ellos sobre anticonceptivos, condones, prevención de ETS y embarazo es realmente importante para su salud. Lo que tu dices sobre el sexo y el embarazo es un reflejo de tus valores. Tal vez tu creencia es que las personas solo deberían tener sexo cuando están en relaciones comprometidas, o que las personas deberían esperar hasta el matrimonio para tener sexo. Algunas personas tienen creencias sobre el embarazo y ser padres: por ejemplo, qué edad es la correcta para tener una familia; así como creencias sobre el aborto y la adopción.

Piensa qué quieres compartir con tu adolescente. Recuerda que él o ella tomarán sus propias decisiones sobre el sexo y embarazo, pero lo que tú le transmites es realmente importante. Si no dices nada, ellos son los que tienen que averiguarlo por sí solos o a través de sus amigos/pares. Así que aún si no crees que tu adolescente está listo para tener sexo, se muy claro sobre que los condones son las mejor manera de prevenir ETS cuando se tiene sexo, y que un buen método anticonceptivo es la mejor manera de prevenir un embarazo.

Habla abiertamente, acompáñalo al médico, y dile que lo/la amas incondicionalmente. Asegúrate que sepa que sus preguntas tienen respuestas. Y si tu no sabes la respuesta, pueden buscarlas juntos. Si tu adolescente quiere usar algún método anticonceptivo, puedes ayudarle a ver sus opciones y llevarlo al médico.

Dile que no importe qué pase, le amas y puede acudir a tí bajo cualquier circunstancia. Puede ayudarle identificar a las personas a las cuales acudir si alguna vez les sucede algo que no quiere compartir contigo -como un tío, tía, hermano/a mayor, médico, enfermero o personas vinculadas con la escuela.

Al ser abierto, cálido y sin prejuzgar sobre el sexo y embarazo, el adolescente no tendrá tantas dudas de acudir a tí si algo sucede. También significa que hay mayores probabilidades de que use condones o anticonceptivos si tiene sexo. Necesita de tu ayuda para sentirse preparado para manejar las responsabilidades que el sexo conlleva, para el momento en que esté listo.

¿Cómo hablo con mi adolescente sobre métodos anticonceptivos y embarazo?

Si va a tener sexo, la mejor manera de prevenir un embarazo y ETS es la utilización de algún método anticonceptivo y condones en simultáneo. Los padres de adolescentes de todos los géneros pueden ayudarles a comprender qué objetivo tiene el uso de anticonceptivos y condones y cómo usarlos cuando llegue el momento indicado.

Al principio, puede ser un poco incómodo hablar sobre anticonceptivos y embarazo -o cualquier tema relacionado con el sexo. Lo mejor es aceptar esta incomodidad y decir algo así como: “Sé que esto es incómodo, pero te amo y me importas mucho, así que necesitamos hablar de cosas importantes como éstas”. Hablar sobre estos temas se vuelve más fácil con la práctica.

Estate atento a los momentos de “enseñanza” -como las publicidades sobre anticonceptivos en la TV o revistas, o cuando te encuentras con una vecina embarazada o amiga. Pregunta primero sobre lo que tu adolescente ya sabe sobre cómo sucede un embarazo y cuál es la función de un anticonceptivo. Asegúrate que sepa que un anticonceptivo puede utilizarse para prevenir un embarazo y que existen diferentes tipos (no sólo la pastilla). Pueden chequear juntos la siguiente información sobre métodos anticonceptivos y asegurarse de tener todos los datos.

La mayoría de las personas no comienzan a tener sexo hasta más o menos los 18 años. Pero nunca es demasiado temprano para que tu adolescente sepa sobre anticonceptivos y condones. Que sepan que no tienen que esperar hasta empezar a tener sexo para conseguir anticonceptivos.                                  

Puedes hacer una cita médica para comenzar con los anticonceptivos en tu centro de salud de Planned Parenthood u otro centro de salud, o ayudarlo a conversar con su pediatra sobre el tema.

¿Cómo ayudo a que mi adolescente prevenga un embarazo?

Puedes ayudarle a evitar un embarazo hasta estar listo al hablar sobre esperar para tener sexo, así como sobre métodos anticonceptivos, condones, y lo que quiere para su futuro. Una manera importante de tomar pasos para evitar o dilatar un embarazo hasta estar listos es concentrarse en los objetivos de vida y pensar en las maneras en las que un embarazo se interpone a esos objetivos.

La mejor manera de evitar un embarazo (y ETS) es usar un anticonceptivo y condones cada vez que tiene sexo. Existen varios métodos anticonceptivos seguros y efectivos para los adolescentes. La mejor manera de ayudarle evitar un embarazo es hablando sobre métodos anticonceptivos, cómo obtenerlos de un médico o enfermero (y los condones de un kiosco o farmacia), y saber las respuestas a sus preguntas sobre el tema.

¿Piensas que tu adolescente es sexualmente activo pero no han hablado sobre ello? Comienza esa conversación. Encuentra un momento propicio para los dos. Empieza por recordarle que lo amas sin importar qué, y quieres hablar porque le importas. Pregunta si está teniendo sexo, y sí es así, si utilizan anticonceptivos y condones. Puede hacerte cualquier pregunta sobre métodos anticonceptivos o condones. Puedes enfatizar su importancia así ningún embarazo no planeado cambia sus planes para el futuro.

Y lo más importante: dile que le amas sin importar qué pase y que siempre puede acudir a ti si está preocupado por un embarazo. Muchas adolescentes dilatan decirle a sus padres o hasta se niegan a si mismas el embarazo por muchos meses. Cuanto antes te cuente sobre un embarazo, mejor es para su salud y su bienestar emocional.

¿Cómo ayudo a mi adolescente embarazada o a criar un hijo?

Es muy normal tener muchas emociones al enterarte que tu adolescente está embarazada o que va a ser padre. Algunos padres se sienten desilusionados en sus hijos o en ellos mismos, y se preocupan por el futuro.

Tu adolescente necesita de tu ayuda ahora -tal vez más de lo que jamás la necesitó. Todo lo que puedas hacer para transitar mejor tus sentimientos ayudará a tu adolescente y será importante. Pide ayuda a amigos cercanos o familia o a un consejero o terapeuta.

Como todas las personas embarazadas, las adolescentes embarazadas tienen 3 opciones: aborto, adopción, y crianza. Y así como el resto, sólo tu adolescente puede decidir qué es lo mejor. Puedes asistirle para que aprenda más sobre sus opciones si está insegura al hablar con un centro de salud de Planned Parenthood, donde un médico, enfermero o consejero puede proveerle información sin sesgar sus opciones. También puedes leer más sobre cada opción con ellos.

No importa por cuál opción se incline, lo mejor es que obtenga cuidados de salud desde un principio. Puedes ayudarle con las citas médicas y a mantenerse sana durante el embarazo. También puedes ser un apoyo emocional durante este período de gran cambio de vida para tu adolescente.

Los padres de adolescentes cuyas parejas han quedado embarazadas pueden apoyarlos mientras dilucidan cuáles son sus responsabilidades. Estos adolescentes cuyas parejas están embarazadas no deciden si su pareja se practica un aborto o continua con el embarazo, y pueden sentir una amplia gama de emociones. Los padres adolescentes también deben proveer su cuota alimentaria así como lo hacen los padres de más de 18 años, y pueden necesitar ayuda para enfrentar sus nuevas responsabilidades económicas.

Puede que te preocupe tu propia disponibilidad para ayudar con dinero o cuidados del niño. Puedes dejar asentado tus expectativas y límites desde un principio y así evitar conflictos más adelante. Mientras piensas en qué clase de ayuda puedes ofrecer, trata de que tu enojo sobre la situación no evite ver cuán importante es tu ayuda para tu adolescente. Castigar a tu adolescente negándole tu ayuda puede crear mucho daño a largo plazo en la relación. Puede también desalentarlo a finalizar sus estudios secundarios, ir a la universidad o comenzar una carrera.