Ir a Contenidos Ir a Navegar Ir a Navegar Ir a Búsqueda de Sitio Página Principal

Hoy los adolescentes enfrentan amenazas a su seguridad que no existían en el pasado, como aquellos que se pueden presentar en línea (online). Aquí compartimos algunos consejos sobre cómo hablar con ellos sobre el bullying, seguridad en línea, sexting (enviar mensajes o fotos de contenido sexual por chat), drogas y alcohol.

¿Qué debo tener en cuenta?

Tu puedes ayudar a tu adolescente a tomar buenas decisiones. Tu adolescente se está volviendo más y más independiente. Pero esto no significa que no necesiten de tu ayuda para mantenerse seguros y tomar buenas decisiones. Así como le enseñaste a cruzar la calle o andar en bicicleta con seguridad; puedes enseñarle las habilidades que necesitan para lidiar con el bullying, seguridad en línea o la presión de sus pares.

Demuestra respeto, empatía y amabilidad en el hogar. Comparte tus creencias sobre cómo otros merecen ser tratados y mantente firme en estos. Piensa en cómo es un modelo de persona a seguir. Trata a extraños, colegas y familiares con el mismo respeto que te gustaría que tu adolescente adopte para su vida. Ayúdalo a ver el valor de defender lo correcto en vez de seguir a la multitud.

Modela comportamientos seguros. Se critico de la información que lees en Internet que no sea de una fuente fidedigna y ten cuidado cuando compartes información personal o tu ubicación geográfica en las redes sociales. Cuando de alcohol se trata, piensa con cuánta frecuencia y cuánto bebes enfrente de tu adolescente, y considera cómo hablas sobre tu manera de beber con ellos.

¿Cómo hablo con mi adolescente sobre el bullying?

Puedes ayudarle a entender que el bullying nunca está bien, y ayudarle si es acosado. Bullying incluye:

  • Amenazar

  • Diseminar rumores

  • Dejar de lado a otra persona

  • Humillar a una persona enfrente de otros

  • Pegar, patear, golpear, empujar, y otros comportamientos violentos

  • Bromas e insultos

  • Destrozar o robar cosas de otra persona

Se muy claro: estas acciones nunca están bien; asegurate de ser un buen ejemplo y no hacer ninguna de estas cosas.

Si tu adolescente se mete en problemas por bullying o piensas que puede estar haciendo bullying a otra persona, habla con ellos sobre lo que sucede. Escúchale y ayúdale a entender el porqué de su accionar. Los bullies son bullies por una razón, usualmente porque hay cosas en su vida que les causan dolor. Hablar con un consejero o terapeuta puede ayudarle a sortear sus sentimientos.

Si tu adolescente es víctima de bullying, esto puede traer problemas mayores. La consecuencia más grave del bullying es que el adolescente involucrado corre un riesgo mayor de suicidio o daño a sí mismo que otros adolescentes. Bullying puede devenir en depresión y ansiedad, además de una autoestima más baja. Los adolescentes víctimas del bullying tiene más probabilidades de saltarse la escuela que otros, lo cual puede afectar sus calificaciones.

Hazle saber que si está sufriendo de bullying, puede acudir a tí. Puede ayudar el no usar la palabra “bullying” directamente, pero algo similar como “molestarte” o “acosarte” o “te la están poniendo difícil en…”, dado que “bullying” puede parecer algo que solo le sucede a niños más pequeños y puede sentirse un poco avergonzado sobre el tema.

Algunas veces, los adolescentes se sienten tan avergonzados del bullying que no le dicen nada a nadie. De manera que existen algunas señales que pueden indicar que están siendo víctimas de bullying:

  • Ir a la escuela o muy temprano o muy tarde

  • Sus pertenencias pueden desaparecer o ser destruidas sin explicación

  • Lesiones sin explicación

  • Evita situaciones sociales

  • Señales de depresión o daño a sí mismo (como cortarse)

Algunas de estas señales también son signos de una relación no saludable. Habla con tu adolescente así puedes dilucidar qué pasa con ellos. Déjale saber que lo/la amas sin importar qué pase y que quieres ayudarle. Aquí compartimos qué hacer y que no hacer frente a una situación de bullying:

Si:

  • Escucha y dale tu contención.

  • Recuérdale que lo que sucede no es su culpa.

  • Habla con las autoridades escolares sobre la situación y pide su ayuda para detenerlo.

No:

  • Incites a que pelee. Esto puede devenir en que se lastime, o que lo suspendan o expulsen de la escuela.

  • Niegues que sucede, que lo ignore o que lo supere. Pueden sentir que nadie se preocupa por ellos o que la situación nunca mejorará.

  • Presiones para que se esfuerce a que lo acepten. Si lo haces sentir que hay algo malo en ellos o que es su culpa puede terminar hiriendo su autoestima aún más.

Algunos adolescentes tienen más probabilidades de ser blanco de bullying, como adolescentes LGBTQ, adolescentes con discapacidad, y algunas minorías religiosas o étnicas.

Es contra la ley el acosar a otra persona basado en discapacidad, o su base religiosa o étnica. Las escuelas generalmente implementan políticas para desalentar cualquier tipo de bullying o acoso. Asegúrate que tu adolescente sabe que no hay nada malo en hablar con sus maestros o autoridades escolares si son víctima de algún tipo de acoso. Si tiene alguna discapacidad, habla con los maestros y miembros de la comunidad escolar para tener un plan de ayuda para su seguridad. No todas las escuelas tienen reglas que protegen a los adolescentes LGBTQ, pero esto está cambiando. Lee más sobre cómo crear espacios seguros para tu adolescente LGBT.

A veces el bullying -especialmente entre mujeres jóvenes- se centra sobre rumores sobre con quién están teniendo sexo o el tipo de sexo que practican. Este tipo de bullying a veces es llamado “slut-shaming” (algo así como “avergonzar a la zorra/trola/puta”). Mantener un diálogo abierto y honesto con tu adolescente sobre la sexualidad puede ayudar a comprenderla y ser menos propenso a juzgar a otros -o preocuparse mucho sobre lo que piensan los demás sobre ellos.

Si tu adolescente está atravesando un momento muy difícil a raíz del bullying, un consejero o terapueta puede ser de mucha ayuda. El médico de tu adolescente, el consejero de la escuela o el centro de salud de Planned Parenthood más cercano puede ayudar a encontrar uno en tu área. También puede ayudar el alentarlos a explorar sus intereses fuera de la escuela o unirse a más actividades escolares, y así encontrar nuevos amigos y un sentido de comunidad; y así fortalecer su autoestima.

¿Cómo hablo con mi adolescente sobre la seguridad en línea y ciberbullying?

La Internet tiene muchas ventajas porque permite a los adolescentes conectarse con otros y aprender infinidad de cosas. Pero la tecnología necesita ser usada con responsabilidad. Lo que ellos hacen mientras están en línea puede afectar su seguridad personal así como las relaciones con personas en su vida. Además, lo que dicen de otros también tiene sus consecuencias. Ayúdale a entender la importancia de lo que dicen y hacen mientras están en línea.

Pregúntale sobre lo que hacen cuando están en línea: qué sitios visitan, cuáles son las redes sociales que utilizan, y qué hacen sus amigos en línea. El saber qué sucede mientras están en línea es igual a saber qué hacen en otras áreas de su vida. Demuestra que te importa y ayuda a que lo entiendas mejor.

Habla con ellos sobre estos simples lineamientos para su seguridad en línea:

  1. Asume que todo lo que se postea en línea puede ser visto por cualquiera -incluyendo a sus pares y maestros. Ten cuidado con las clases de bromas que ponen en línea, porque pueden ser malinterpretadas muy fácilmente. La mayoría de las redes sociales, como Facebook, Twitter e Instagram tienen configuraciones de seguridad que pueden ser personalizadas- lo cual es muy positivo. Pero es muy fácil para otras personas el tomar capturas de pantalla (como fotos que ven en sus pantallas) de cualquiera de tus posteos, y luego compartirlas públicamente sin tu permiso.

  2. Ten cuidado con tu dinero e información personal en línea. Existen muchas estafas en Internet. No compres nada de sitios web que no conoces o confías, y nunca envíes dinero a alguien desconocido en línea. No compartas tu información personal en línea (como tu número de seguridad social o la dirección de tu casa).

  3. Trata tus problemas con amigos o parejas fuera de las redes. Las cosas tienden a empeorar en línea mucho más que cara a cara.

El bullying en línea (o “ciberbullying”) puede ser tan devastador como el bullying en persona. Puede aumentar el riesgo de suicidio, entorpecer el aprendizaje en la escuela, y causar daños emocionales duraderos. El ciberbullying, a diferencia del bullying en público o en la escuela, es 24/7 y puede alcanzarte estando solo. Ejemplos de ciberbullying incluyen:

  • Envío de emails, mensajes de texto o en redes sociales con amenazas, insultos o rumores

  • Creación de perfiles o direcciones de correo electrónico falsos con la intención de herir los sentimientos de otra persona

  • Posteo de fotos o videos vergonzosos

Algunas escuelas tienen reglas sobre el ciberbullying que pueden resultar en expulsión; algunos tipos de ciberbullying son ilegales, como amenazas de violencia, envío de imágenes sexualmente explícitas de menores o acosar/acechar a otra persona en línea (“stalking”).

Habla con tu adolescente sobre el ciberbullying. Se claro que nunca está bien acosar o ridiculizar a otras personas en línea. Y hazle saber que si alguien lo molesta en línea, pueden acudir a ti y así concretar un plan para enfrentarlo juntos. La escuela puede ser de ayuda con este plan. Alienta a tu adolescente a suspender el teléfono/computadora/tableta por un rato si las cosas se salen de control mientras está en línea.

Aprende más sobre cómo reportar el ciberbullying.

¿Cómo hablo con mi adolescente sobre el “sexting”?

El “sexting” significa usar el teléfono para enviar mensajes sexies o fotos desnudo/a. Esta práctica es bastante común entre adolescentes -2 de 5 han dicho que enviaron mensajes sexuales sugestivos, y 2 de 10 han enviado algunas fotos parcialmente o totalmente desnudos a otros.

Los adolescentes muchas veces piensan que estos mensajes quedarán en privado cuando en realidad no hay manera de saber si será así o no. Estos pueden tener graves problemas por sexting dadas las leyes sobre pornografía infantil.

Una razón por la cual los adolescentes “sextean” es para impresionar a la persona con la que se mensajean -a través de su cuerpo o por su actitud “madura” sobre el sexo. Sexting es una conducta que aparece cuando los adolescentes -especialmente las mujeres jóvenes- se les enseña que su apariencia es lo más importante que tienen. Así que haz cumplidos que salgan de lo “bien que se ven” y les recuerden que lo que otros piensan sobre cómo lucen realmente no importa.

Aquí describimos las maneras de desalentar la práctica del sexting:

  • Recuérdales que existen riesgos asociados con esta práctica: pueden tener problemas con la policía o lo que pasaría si las personas de la escuela (o la universidad a la que quieren asistir, o el trabajo que quieren, etc.) viesen fotos de ellos desnudos total o parcialmente.

  • Recuérdales que no importa cuantas promesas le hicieron sobre la confidencialidad de los mensajes, simplemente no hay garantía total de que las fotos no se diseminen. Y cualquiera que presione para que hagan algo de lo que no se sienten cómodos, no son ni amigos reales ni buenas parejas.

  • Pregúntale qué harían si alguien les pidiese que le envíen una foto desnudos. Practica con juegos de rol para que practique cómo decir que no. También puede ignorar el pedido -no tienen que responder a una persona que quiere que tome una acción que puede traerles problemas.

¿Cómo hablo con mi adolescente sobre alcohol/drogas y sexo?

El sexo no se mezcla con alcohol y otras drogas. ¿Por qué? Porque es imposible consentir cuando uno o ambas personas están incapacitadas. Y estar borrachos o drogados puede llevarte a tener sexo cuando no lo hubieras hecho de otro modo, y olvidarte de usar anticonceptivos y condones.

No todos los adolescentes beben o se drogan. Pero aquellos que sí lo hacen frecuentemente no entienden los límites, y pueden emborracharse o drogarse más de lo que planeaban. Esto puede traer toda clase de situaciones peligrosas, como conducir ebrio o envenenamiento por alcohol, o abuso sexual.

Habla con tu adolescente sobre consentimiento. Aún si tu adolescente no bebe o se droga, puede que lo haga en algún momento y es importante que entiendan que a pesar de que dos personas están borrachas o drogadas en el momento de tener sexo, esto puede ser considerado violación o abuso sexual.

Es importante que tu adolescente sepa sobre tus expectativas con respecto a las drogas y el alcohol. Recuérdales los objetivos de largo plazo así pueden recordarlos al enfrentar tentaciones de corto plazo, y ayúdalos a entender cómo las drogas o el alcohol se interponen a estos objetivos.

Tu adolescente puede probar drogas o alcohol de todas maneras; ahora o al ser un poco más mayores. Ayúdales a pensar qué pasa en algunas de estas situaciones:

  • ¿Qué harías si sabes que has bebido demasiado?

  • ¿Cómo piensas que estar borracho o drogado impacta tu capacidad de preguntar u otorgar consentimiento?

  • ¿Cómo piensas que estar borracho o drogado afecta tu decisión de tener sexo o utilizar anticonceptivos/condones?

  • ¿Qué piensas hacer si el conductor se emborracha o droga? (Deben saber que pueden llamarte siempre o a alguna otra persona de confianza como un hermano/a mayor, tío o tía, etc.)

  • ¿Qué harás si ves a otra persona ser abusada sexualmente o acosada?

  • ¿Qué harás si ves a otra persona desmayarse por tomar demasiado o tomar drogas en una fiesta?

Se muy claro que lo correcto es detener a cualquier otra persona que esté abusando sexualmente de otro impedido por el alcohol o las drogas. Déjale saber que tu esperas que defienda lo correcto en vez de hacer lo que hace el resto.