Ir a Contenidos Ir a Navegar Ir a Navegar Ir a Búsqueda de Sitio Página Principal

Los cambios físicos de la pubertad generalmente terminan para cuando tu adolescente cumple 16 años, pero eso no significa que ha terminado de crecer. Aquí te dejamos algunos consejos sobre cómo hablar con tu adolescente sobre su cuerpo, ir al médico y su imagen corporal.

¿Qué cosas debería tener en cuenta?

Los cambios corporales asociados a la pubertad generalmente terminan durante la adolescencia. La mayoría de los adolescentes completan la pubertad cerca de los 16 años. Esto significa que los saltos en crecimiento se detienen, los períodos se vuelven más regulares, y el tono de la voz deja de cambiar.

Por supuesto esto aplica para la mayoría de los adolescentes, pero no todos. Si tu adolescente sigue creciendo luego de los 16 o todavía no ha alcanzado otros marcadores de desarrollo, puede que se sienta apenado o avergonzado por ser diferente a sus compañeros y amigos. Puede preocuparse por sentir que algo falla en él o ella. Tu adolescente puede además recibir imágenes distorsionadas de cuerpos adolescentes en la televisión o películas, porque muchas veces son actores adultos interpretando personajes adolescentes. Tú puedes ayudarlo/a a lidiar con esos sentimientos.

Las emociones son muchas durante los años del secundario, especialmente en cuanto se refiere a los sentimientos asociados con el cuerpo. Puede que se sienta y se vea como adulto un instante y como niño/a el siguiente. Recuerda que aún cuando tu adolescente se ve maduro, su mente todavía está en crecimiento. De hecho, su cerebro no detendrá su desarrollo hasta bien entrados los 20 años.

Ten en claro cuáles son tus valores en lo referente a la imagen corporal. ¿Quieres que crea que todos los cuerpos son hermosos? ¿Quieres que valore la fortaleza y el estado físico? ¿Es la salud el factor más importante, por encima de la imagen superficial o de todo lo demás? Definir tus propios valores puede ayudarte a decidir qué transmitirle a tu adolescente.

Comparte tus valores con tu adolescente. Puedes ayudar a tu adolescente a tener una imagen corporal positiva al no sumar a la presión que pueden sentir sobre si encajan o no. No los compares con sus pares. Mantén las conversaciones sobre su cuerpo lo más privadas posible. No importa si se ha desarrollado temprano o tardíamente, hazle saber que es normal que todos los niños/as crezcan a su propio ritmo. Si has pasado por algo similar durante tu adolescencia, compartirlo puede ayudarle a sentirse más cómodo/a. El/la adolescente y tú pueden hablar con el médico juntos y darle seguridad que su crecimiento es normal. Comparte con él/ella tus ideas sobre imagen corporal, ejercicio físico, salud y belleza.

Recuerda que, sin importar lo que le digas, tus acciones importan mucho también. Para el momento que tu adolescente llegue al secundario, ya estará familiarizado con la forma en la que hablas sobre tu cuerpo, tu relación con la comida, el ejercicio y otros aspectos de tu salud. Mientras crece, puede llegar a percibir su cuerpo en forma similar. Piensa en cómo puedes modelar el tipo de actitud y comportamiento que te gustaría él/ella adopte.

¿Cómo le hablo a mi adolescente sobre la pubertad?

Lo más importante que tu adolescente necesita saber es que lo diferente es normal. Puede que se sienta inseguro sobre cómo se ve su cuerpo comparado con otras personas a su alrededor, o personajes famosos en la televisión, películas o en las redes sociales. Recuérdales que no existe algo “normal” cuando hablamos sobre cómo son nuestros cuerpos. Utiliza ejemplos de los medios para comenzar una conversación sobre imagen corporal. Por ejemplo, si ves a un personaje en un programa que es infeliz con cómo se ve, pregúntale a tu adolescente por qué piensa que se siente así. Pequeñas preguntas pueden llevarte a conversaciones enriquecedoras que ayudarán a entender cómo él o ella se siente. Recuérdales que es normal que los pechos, pene, pezones, labia (los labios de la vagina), testículos, y clítoris sean de diferentes formas, tamaños y colores. Necesitan saber que la menstruación, los pensamientos y sentimientos sexuales, los sueños eróticos, los orgasmos durante el sueño, y la masturbación son normales también.

¿Cómo ayudo a que mi adolescente genere una imagen corporal positiva?

La imagen corporal se refiere a los sentimientos que surgen cuando piensas en tu cuerpo o lo observas en el espejo, y cuán importante piensas que es. Tener una imagen corporal positiva significa que disfrutas de cómo tu cuerpo te hace sentir, apreciando su apariencia, y entendiendo que éste no te hace mejor o peor persona.

En este momento, tu adolescente puede tener diversos sentimientos sobre su apariencia. Probablemente ya sepas que una imagen corporal sana es importante para su felicidad. ¿Pero también sabías que es importante para su salud? Los adolescentes con una autoestima más alta tienen más posibilidades de esperar hasta ser un poco más mayores y estar más listos para mantener relaciones sexuales; y la imagen corporal es un componente importante de la autoestima.

Aquí te presentamos algunas acciones para incentivar una imagen corporal positiva en tu adolescente:

  • No compares cómo se ve tu adolescente con nadie más -aún si es para decir que tu adolescente se ve mejor. Esto solo envía el mensaje que está bien el compararse con otras personas.

  • Trata de no quejarte sobre tu apariencia enfrente de él o ella.

  • Dales un cumplido sobre cómo se ven -pero que no se la única cosa sobre la que reciba un elogio.

  • Felicita su trabajo duro, su fortaleza, su amabilidad, y otras buenas cualidades de las cuales quieres que se sienta orgulloso/a.

  • Cuando hables de dieta o ejercicio, enfócate en la salud en vez de lo atractivo.

  • Recuérdales que la mayoría de las imágenes que ven de modelos y famosos se encuentran fuertemente editadas y no son reales.

  • Siéntete orgulloso de tu herencia. Cómo tu adolescente se siente sobre su raza o etnia puede ser de importancia para su autoestima e imagen corporal. Por ejemplo, las investigaciones demuestran que jóvenes adolescentes orgullosos de ser Afroamericanos o Latinos tienden a sentirse seguros en sí mismos. Ayúdalo a encontrar buenos modelos a seguir. Reconoce las tradiciones culturales particulares, cualidades y valores. Involúcralo/a en actividades propicias para aprender sobre su historia familiar y cultura.

¿Cómo ayudo a armar la autoestima y confianza de mi adolescente?

Los adolescentes con autoestima alta se sienten seguros de sí mismos y tienen confianza en sus habilidades. Tienen objetivos concretos, y sienten satisfacción en las relaciones con otras personas. También son menos propensos a ceder ante la presión de tener sexo antes de estar listos.

Aquí describimos algunas maneras de incentivar una autoestima sana en tu adolescente:

  • Dales un cumplido. Reconoce sus talentos y logros y felicítalo/a.

  • No los compares con nadie más. Enséñale a usar sus propias metas -no las de alguien más- para medir su éxito.

  • Toma sus problemas con seriedad. Es muy bueno si tu adolescente se acerca a contarte su problema. Recuerda que los problemas te pueden parecer pequeños o tontos pero pueden ser muy importante para alguien en el secundario. Acepta sus sentimientos (“Veo que esto te pone mal”) y ayuda con la solución del problema.

  • Felicítalo/a por su esfuerzo. Recuerdale que no siempre tiene que ganar o ser perfecto. Alientalo/a a sentir placer y orgullo por la actividad en si, y felicitalo por intentar hacer cosas nuevas.

  • Déjalo que tome sus propias decisiones. El adolescente se siente mejor cuando es capaz de tomar decisiones que impactan su vida. Si tiene dificultades en la toma de decisiones, revisa las opciones con él/ella y cuéntale cómo tú tomas tus decisiones.

  • Dales tareas en el hogar. Ayudar en la casa puede hacerle sentir útil, entender responsabilidades y observar cómo su comportamiento afecta a otros.

  • Alientalo a establecer metas realistas. Una autoestima baja puede ser resultado de la imposición de demandas imposibles sobre uno mismo. Ayuda a tu adolescente a establecer metas altas pero no tan altas que sean inalcanzables.

  • Haz valer las reglas en privado. Reprender a tu adolescente en público -especialmente enfrente de sus amigos- puede ser humillante y doloroso. Puede disminuir su autoestima y generar sentimientos negativos. Trata de hacer valer las reglas en privado de ser posible.

  • Siéntete orgulloso de la herencia cultural compartida. Como los adolescentes se sienten respecto a su raza o etnia puede ser una influencia importante en su autoestima. Por ejemplo, las investigaciones revelan que los jóvenes adolescentes que se sienten orgullosos de ser Afroamericanos o Latinos tienden a sentirse bien consigo mismo y tener niveles más altos de autoestima. Ayuda a tu adolescente a apreciar las cualidades positivas relacionadas con su identidad racial o étnica. Habla con él/ella sobre los modelos a seguir y tradiciones culturales especiales, cualidades y valores. Inclúyelos en actividades que los ayudarán a aprender sobre su historia familiar y cultura.

¿Cómo hablo con mi adolescente sobre acudir al médico?

Ahora es el momento de comenzar una conversación con tu adolescente sobre ir al médico. Esto significa poder retirarse del consultorio médico por lo menos durante una parte de la visita. Existen dos razones por las cuales esta es una buena idea: primero, aprender a hablar con un médico o enfermero sobre su salud es una herramienta de vida muy importante. Y segundo, puede llegar a necesitar un poco de privacidad para preguntar al médico sobre temas que pueden avergonzarlo/a un poco si hay alguien más con él/ella en la consulta.

Aún si tú y tu adolescente conversan mucho sobre el tema de la salud sexual, pueden existir algunas cosas que él o ella no quiere que escuches. Esto no significa que esté haciendo cosas que tu no apruebas. Y siempre puedes preguntarle sobre lo que conversaron con el médico -pero sin presionarlo/a para que te cuente.

Antes de la consulta médica, siéntate con él o ella y hagan una lista de las cosas que quieren hablar con el médico. Así al pasar los años, alentarlo a que lo haga por sí solo. Habla sobre cómo concertar una visita médica, qué es un seguro de salud y qué cobertura posee, y cómo y cuándo acudir a un médico o enfermero.