Ir a Contenido Ir a Navegación Ir a Navegación Ir a Búsqueda del sitio Página de inicio

Todas las personas tenemos miles de millones de bacterias en nuestros cuerpos. Pero antes de que corras por el desinfectante, déjame recordarte que no todas las bacterias son malas. De hecho, las bacterias son muy importantes para la salud. Tenemos bacterias benéficas (que hacen bien) en nuestra piel, boca, nariz, tracto digestivo (esófago, estómago, intestinos, recto y ano), pene y vagina. Y en cada una de estas partes viven diferentes tipos de bacterias. Por ejemplo, las bacterias en nuestro tracto digestivo nos ayudan a digerir la comida y absorber sus nutrientes. Pero en general, las bacterias benéficas que viven en nuestros cuerpos nos ayudan a defendernos de las bacterias dañinas (también llamadas patógenos) y otros microorganismos que pueden enfermarnos. 

Esta población de bacterias con las que convivimos desde el día en que nacemos se llama flora bacteriana o microbiota. Entonces, la flora bacteriana vaginal o microbiota vaginal son las bacterias benéficas que viven en la vagina. La flora vaginal ayuda a mantener la vagina “ácida” para protegerla de patógenos que causan infecciones como la vaginosis bacteriana y la vaginitis. Para los patógenos es más difícil sobrevivir en ambientes ácidos.

En la vagina y en otras partes de nuestro cuerpo también viven pequeñas cantidades de unos hongos o levaduras, la principal de las cuales se llama candida. La flora vaginal ayuda a controlar la cantidad de candida que hay en la vagina. La candida en cantidades excesivas es lo que causa la infección por hongos vaginales, que causa tantísima incomodidad y a veces es difícil de tratar. 

Cosas que afectan la flora vaginal

Como puedes ver, la flora vaginal es súper importante para la salud de los órganos reproductivos y para disfrutar con más plenitud del sexo. Estas cosas pueden afectar a tu flora vaginal:

  • La edad: con el paso de los años y los cambios hormonales, aumentan los chances de que la flora vaginal cambie y se debilite. 
  • El ciclo menstrual: cuando te baja el periodo disminuye la concentración de bacterias en tu vagina, por lo que es más fácil desarrollar infecciones vaginales. 
  • El sexo pene en vagina sin protección: como el semen necesita un ambiente menos ácido para poder sobrevivir, cuando entra en la vagina puede hacer que esta se vuelva menos ácida. 
  • El uso de anticonceptivos. 
  • El uso de duchas vaginales o jabones que pueden ser agresivos con la flora vaginal. 
  • El uso de tampones. 
  • El uso de antibióticos: los antibióticos sirven para acabar con los patógenos, pero también matan a las bacterias benéficas. Por eso es importante no usar antibióticos a menos que tengas una enfermedad causada por bacterias (los antibióticos no les hacen nada a los virus), seguir al pie de la letra las instrucciones de uso (terminar el tratamiento aunque ya te sientas mejor) y tomar probióticos una vez que hayas terminado tu tratamiento con antibióticos. Los probióticos ayudan a aumentar la cantidad de bacterias benéficas que hay en tu cuerpo. 
  • Lo que comes: comer azúcar o carbohidratos en exceso puede crear las condiciones en tu cuerpo para que crezcan patógenos en tu tracto digestivo y urinario. 
  • La ropa: los pantalones muy ajustados y la ropa interior de tela que no deja pasar bien el aire, como el nailon o la seda, pueden causar irritación en tu vulva y vagina. 

Una de las formas más comunes de saber si tu flora vaginal ha cambiado es tener cambios en tu flujo vaginal (de color, olor o textura) y molestias en tu vulva y vagina, como inflamación, comezón y/o dolor. Los cambios en la flora vaginal también pueden provocar dolor o molestia al orinar.

Cosas que cuidan de la flora vaginal

Tu flora vaginal es un tesoro. Estos consejos te pueden ayudar a cuidar de ella:

  1. Cuida la higiene de tu vulva y vagina: usa jabones suaves y evita los perfumes fuertes, los sprays y talcos. Si usas tampones, lávate bien las manos antes de tocarlos o ponértelos, y no los uses cuando tengas una infección. 
  2. Di no a las duchas vaginales: este tipo de productos te quita las bacterias benéficas de la vagina, y te deja vulnerable a los patógenos (bacterias dañinas). En este blog te contamos cómo mantener limpia tu vagina. 
  3. Cuida tu higiene antes y después del sexo. Además, es recomendable orinar inmediatamente después del sexo pene en vagina. 
  4. Prefiere la ropa interior de algodón, que permite que el aire circule mejor. Si te es posible, evita usar ropa muy ajustada. 
  5. Cuida lo que comes: recuerda que el azúcar y los carbohidratos en exceso pueden favorecer el crecimiento de patógenos en tu cuerpo. 
  6. No olvides tomar agua suficiente. Consulta con tu doctorx sobre la cantidad de agua que tu cuerpo puede necesitar para estar saludable e hidratado. 
  7. Hazte tus chequeos ginecológicos de rutina, al menos una vez al año. Y si tienes síntomas como cambios en tu flujo vaginal, o molestias, inflamación o picazón en tu vulva y vagina o al orinar, consulta con unx especialista, como lxs que se encuentran en el centro de salud de Planned Parenthood más cercano a ti
  8. Consulta con tu doctorx sobre el uso de probióticos si tomaste o vas a tomar antibióticos.

Fuentes:

https://www.sabermas.umich.mx/archivo/articulos/407-numero-47/761-las-bacterias-buenas-de-nuestro-cuerpo.html#:~:text=Entonces%20%C2%BFen%20qu%C3%A9%20partes%20de,o%C3%ADdo%20externo%20y%20la%20nariz.

https://www.nih.gov/news-events/news-releases/nih-human-microbiome-project-defines-normal-bacterial-makeup-body#:~:text=The%20human%20body%20contains%20trillions,vital%20role%20in%20human%20health.

https://cinfasalud.cinfa.com/p/flora-vaginal/

https://www.sciencedirect.com/topics/immunology-and-microbiology/vaginal-flora#:~:text=The%20vaginal%20microbiota%20(VMB)%20are,between%20individuals%20and%20over%20time.

Etiquetas: vaginitis, Salud-Sexual-y-Reproductiva, candida, flora-bacteriana-vaginal, flora-vaginal, microbiota-vaginal, vaginosis

Explora más

Planned Parenthood se preocupa por la privacidad de tus datos. Nosotros y nuestros socios externos usamos cookies, así como otras herramientas para recolectar, almacenar, monitorear y analizar información sobre tu interacción con nuestro sitio web para mejorar el rendimiento, analizar cómo usas nuestros sitios web y ayudar en nuestros esfuerzos de marketing. Puedes rechazar el uso de estas cookies y otras herramientas en cualquier momento visitando Configuración de cookies. Al hacer clic en 'Permitir todas las cookies', aceptas que recopilemos y usemos esos datos, y también aceptas nuestras Condiciones de uso. Si deseas más información, consulta nuestro Aviso de privacidad.

Configuración de cookies

Planned Parenthood se preocupa por la privacidad de tus datos. Nosotros y nuestros socios externos usamos cookies, así como píxeles y otras tecnologías de rastreo para recopilar, almacenar, supervisar y procesar cierta información sobre ti cuando accedes y usas nuestros servicios, lees nuestros correos electrónicos o tienes cualquier otro tipo de interacción con nosotros. La información recopilada puede estar relacionada contigo, con tus preferencias o con tu dispositivo. Usamos esa información para hacer que el sitio web funcione, analizar el rendimiento y el tráfico en nuestro sitio web, para ofrecer una experiencia web más personalizada y ayudar en nuestros esfuerzos de marketing. También compartimos información con nuestros socios de redes sociales, publicidad y análisis. Puedes cambiar la configuración predeterminada según tus preferencias. No puedes rechazar nuestras cookies necesarias, ya que se usan para garantizar que nuestro sitio web funcione correctamente (por ejemplo, para mostrar el banner de cookies y recordar tu configuración). Si deseas más información, consulta nuestro Aviso de privacidad.

Marketing

Aceptar

Usamos publicidad en línea para promover nuestra misión y ayudar a las personas a encontrar nuestros servicios. Los píxeles de marketing nos ayudan a medir el éxito de nuestras campañas.

Desempeño

Aceptar

Usamos datos cualitativos para conocer tu experiencia de usuario y mejorar nuestros productos y servicios.