Ir a Contenidos Ir a Navegar Ir a Navegar Ir a Búsqueda de Sitio Página Principal

Poder dialogar abiertamente con tu hijo en escuela intermedia sobre el embarazo le ayudará a prepararse para su futuro. También tendrás una mayor posibilidad que te pida consejos con respecto a las grandes decisiones a medida que crecen.

¿Qué debo tener en cuenta?

Es mucho mejor para los preadolescentes entender estos temas antes de que los necesiten. De esa manera, estarán preparados para tomar decisiones responsables. Los padres y otros adultos de confianza juegan un papel muy importante en ayudar a que los jóvenes esperen a tener sexo hasta sentirse listos y seran responsables respecto al sexo en un futuro.

Brindarle a tu preadolescente los hechos precisos y honestos sobre un embarazo ayuda a que entiendan que el sexo conlleva consecuencias en la vida real. Existen elecciones sobre el sexo que cada persona toma a lo largo de su vida: tener o no sexo, con quién, si usan o no algún método anticonceptivo, etc. La información y asistencia que tú brindes, les ayudará a tomar decisiones saludables.

Aún cuando pienses que tu preadolescente todavía no necesita saber sobre anticonceptivos y condones porque no son sexualmente activos, enseñarles a protegerse de un embarazo no planeado y de las ETS planta una expectativa sobre su capacidad de tomar decisiones responsables a futuro. A su vez, envía el mensaje que te importan, te preocupas por su salud y que pueden acudir a tí para recibir apoyo.

Es muy probable que tu hijo/a ya ha escuchado cosas sobre el embarazo, de manera que una buena forma de comenzar el diálogo es preguntando qué es lo que ya saben al respecto y avanzar a partir de allí.

Los preadolescentes quieren que esta información venga de tí, aún cuando parezca no gustarles. Tal vez te sorprenda, pero la mayoría de adolescentes dicen que sus padres son la mayor influencia en lo referente a tomar decisiones sobre el sexo. Los estudios demuestran que los niños que sostienen conversaciones abiertas sobre el sexo con sus padres son más propensos a esperar a tener sexo y a utilizas protección cuando deciden hacerlo.

Aún cuando tu preadolescente se sienta incómodo al ver que empiezas a hablar del tema, él/ella te escucha. Le ayudará si tu no eres tímido al hablar sobre los métodos anticonceptivos, el embarazo y las opciones para un embarazo. Recordará lo que le hayas dicho hoy cuando necesite acceder a esa información más adelante.

Estos temas no son terreno exclusivo de las madres; los padres juegan un rol importante cuando se trata de hablar sobre embarazo y anticonceptivos. Otros, por ejemplo, tías, tíos, hermanos mayores y otros familiares pueden también ser un gran recurso.

Contesta sus preguntas, encuentra momentos de enseñanza y cuéntales sobre tus valores. No te preocupes de decirle “demasiado” a tu preadolescente. Puedes comenzar con los básicos y chequear su comprensión a medida que avanzan. La televisión o ejemplos de la vida real pueden ser buenos disparadores. ¿Algún familiar está embarazada? Pregúntales sobre las elecciones que hicieron para llegar a ese punto. ¿Están viendo la serie de MTV "16 and Pregnant"? Pregúntale a tu hijo/a cuándo cree que estará listo para ser un padre/madre. 

Sé claro sobre tus valores. ¿Cuándo piensas que una persona está lista para ser padres? ¿Qué piensas que debe suceder antes de eso (i.e. carrera profesional, relación amorosa, estabilidad económica)? ¿Qué lugar ocupa la decisión de tener sexo en todo esto?

No sientas que debes saber cada detalle sobre el embarazo y anticonceptivos. Si tu hijo/a tiene una pregunta de la cual no tienes respuesta, está OK, busquenla juntos.

¿Cómo hablo sobre métodos anticonceptivos?

Puedes ser detallado con tu preadolescente sobre el embarazo y cómo prevenirlo. Asegúrate que sepan que el sexo pene-en-vagina puede producir un embarazo y que las personas pueden prevenir un embarazo si utilizan algún (o varios) métodos anticonceptivos. Todos los preadolescentes necesitan está información, sin importar su género u orientación sexual.

Puedes dejar en claro que tú quieres que ellos esperen a tener sexo hasta ser mayores, y a la vez resaltar la idea que cuando lo hagan, deben usar condones y anticonceptivos para protegerse de las ETS y de un embarazo.

Brindarles información precisa sobre métodos anticonceptivos no significa que les estás otorgando permiso para tener sexo. Demuestra sin embargo que esperas que elijan responsablemente cuando llegue el momento.

Puedes decirles algo similar a “Aunque pienso que debes esperar a tener sexo hasta ser mayor, quiero que hablemos sobre métodos anticonceptivos y condones para que evites un embarazo sí y cuando decidas tener sexo vaginal”.

Recuerda que los métodos anticonceptivos no se refieren solo a la prevención de un embarazo. Los anticonceptivos hormonales tienen otros beneficios, como ayudar con períodos intensos o irregulares, dolores menstruales fuertes, SPM (síndrome pre-menstrual) y el acné.

¿Cómo hablar sobre el embarazo?

Conversar sobre los cambios durante la pubertad y cómo sucede un embarazo pueden ir de la mano de forma natural. Puedes decirle a tu preadolescente que luego de la pubertad, sus cuerpos pueden lograr un embarazo -y que esto puede suceder mucho antes de estar listos para ser padres. Los testículos empiezan a producir esperma durante la pubertad, y los ovarios comienzan a liberar ovocitos unas semanas previas al primer período -y no existe manera de saber exactamente cuándo le sucederá a cada persona.

Existen MUCHOS mitos sobre el embarazo flotando por ahí. Y hay una buena probabilidad que tu hijo/a escuche cosas que no sean ciertas. Aquí es donde tú haces tu entrada. Tu puedes asegurar que tu preadolescente conozca los hechos reales, como:

  • Abstenerse del sexo vaginal es la única manera 100% garantizada de prevenir un embarazo.

  • Si tienes sexo vaginal, la única manera de prevención es usar anticonceptivos.

  • Las personas de cualquier orientación sexual o identidad de género pueden quedar embarazadas si tienen sexo pene-en-vagina.

  • Un anticonceptivo de emergencia puede ayudar a prevenir un embarazo hasta 5 días después de tener sexo sin protección (por si alguna vez te encuentras en esa situación).

A su vez, también es positivo conversar sobre las diferentes maneras de formar una familia. Por ejemplo, el sexo pene-en-vagina no es la única manera de tener un bebé -las personas pueden utilizar tecnología de asistencia reproductiva (como FIV, subrogación, etc.) si no pueden o quieren quedar embarazadas a través del sexo vaginal. Y muchas personas forman sus familias por adopción o siendo padres de guardia. Existen otros que nunca quieren ser padres, mientras a otros les interesa estar embarazadas pero no ser madres (i.e. subrogación).

¿Cómo hablo sobre opciones de embarazo?

Es difícil imaginar que tu hija/o tenga que tomar una decisión sobre un embarazo no planeado. Aún cuando tu preadolescente esté a años luz de ser sexualmente activo, saber sobre un embarazo no planeado y opciones de embarazo hoy puede hacerle saber que tú te preocupas por su salud y su futuro; y que le apoyas no importa qué suceda. También permite poner un marco a estas conversaciones centrado en tus valores.

Los preadolescentes deben saber que las personas embarazadas tienen 3 opciones: aborto, adopción y crianza (maternar o paternar). Es una buena oportunidad para presentar información objetiva básica -por ejemplo que el aborto legal es muy seguro y común, y que ser madre/padre adolescente puede dificultar (aunque no imposibilitar) la concreción de sus objetivos futuros.

Si tú has tenido una experiencia sobre decisiones relacionadas con un embarazo, piensa en la cantidad de información que quieres revelar -lo que compartas depende completamente de tí. Este es un buen momento para conversar sobre cómo las decisiones sobre el embarazo son algo muy personal. Pregunta a tus hijos sobre sus sentimientos al respecto y mantente abierto a sus pensamientos y valores.

Puedes utilizar ejemplos de los medios, de la cultura popular o de la vida real para generar una conversación y preguntar lo que piensan al respecto -por ejemplo, una adolescente un poco mayor en tu comunidad puede estar embarazada, o un personaje de un programa de TV ha tenido un aborto.