Ir a Contenidos Ir a Navegar Ir a Navegar Ir a Búsqueda de Sitio Página Principal

La violencia y el abuso en una relación de pareja nunca son tu culpa -tu mereces sentir seguridad con la persona con la que sales. Aprende más sobre los signos de una relación abusiva, y qué puedes hacer si te encuentras en una relación así.

¿Qué significa la violencia en la pareja?

La violencia en la pareja se refiere a cuando la persona con la que estás te lastima o trata de controlarte repetidamente. Puede sucederle a cualquiera, sin importar edad, género, orientación sexual, cuánto tiempo han estado juntos, o qué tan seria es la relación. Nunca eres culpable del abuso.

Las relaciones abusivas pueden incluir:

  • Abuso físico - golpear, estrangular, empujar, romper o arrojar cosas por enojo, usar demasiada fuerza al agarrarte, o bloquear la puerta cuando tratas de salir. Esto es abuso aun cuando no deje marca o moretón.

  • Abuso verbal - gritarte o llamarte “estúpido/a” ,“feo/a”, "loco/a" o algún otro insulto.

  • Abuso emocional - cuando te dice que nadie más querría estar contigo, hacerte sentir culpable por algo cuando no hiciste nada malo, hacerte sentir que no mereces ser amado/a, que es tu culpa si ellos te maltratan, culpandote por su propia furia y abuso, manipulándote a través de juegos mentales, o tratar de hacerte creer cosas sobre ti mismo/a que no son verdad.

  • Abuso digital - entrar en tus cuentas sin tu permiso (piratear tus cuentas o hacking), controlar lo que haces en las redes sociales, o perseguirte en tus perfiles.

  • Aislamiento y celos - tratar de controlar dónde vas y con quién verte, y celos extremos.

  • Intimidación y amenazas - amenaza de romper la relación contigo, amenaza de violencia (hacia ti o hacia ellos mismos) o amenaza de compartir tus secretos como método de control.

  • Presión de pares - presionarte para que uses drogas, tomes alcohol u otras cosas que tu no quieres.

  • Violencia sexual presionarte o forzarte a tener sexo o cometer actos sexuales cuando tu no lo deseas, o no dejar que uses anticonceptivos o condones cuando tu quieres.

Estos comportamientos son las maneras en que tu novio o novia pueden controlarte o tener todo el poder en la relación. Todo tipo de abuso puede hacerte sentir estrés, enojo o depresión. La violencia en la pareja puede afectar tu progreso escolar, o llevarte al uso de drogas o alcohol para lidiar con el abuso.

¿Cómo sé si estoy en una relación abusiva?

A veces es difícil determinar si te encuentras en una relación poco saludable o abusiva. Pero si piensas que te están tratando mal, pues probablemente sea así. Confía en tus instintos. Las relaciones saludables hacen que te sientas bien sobre ti mismo, no mal.

Probablemente estés en una relación abusiva si la persona con la que sales:

  • Te llama, envía mensajes de texto u otros todo el tiempo preguntando dónde estás, qué estás haciendo, o con quién estás

  • Chequea tu teléfono, email o mensajes de redes sociales sin tu permiso

  • Te dice con quiénes puedes tener una amistad y con quiénes no

  • Amenaza con contar tus secretos, como tu orientación sexual o identidad de género

  • Te persigue o controla lo que haces en las redes sociales

  • Te presiona para sextear (intercambiar mensajes de tipo sexual)

  • Dice cosas feas o vergonzosas sobre ti en frente de otras personas

  • Actúa con celos o trata de evitar que pases tiempo con otras personas

  • Tiene mal genio y tienes miedo de hacerlos enfadar

  • Te acusa de serle infiel o de hacer cosas incorrectas todo el tiempo

  • Amenaza con matarse, suicidarse, o con lastimarte si rompes con ellos

  • Te lastima físicamente

Si consideras que estás en una relación de pareja abusiva, habla con tus padres u otros adultos en quien confías. Pueden ayudarte a sortear las dificultades y terminar la relación de manera segura.

¿Qué debo hacer si me encuentro en una relación abusiva?

Si te encuentras en una relación abusiva, necesitas salir de ella. Romper una relación con una persona abusiva puede ser muy difícil, especialmente si la amas. Es normal extrañarlos. Pero debes recordar porqué has roto tu relación con él/ella. Necesitas hacer lo que es mejor para tí.

Cuando hayas decidido terminar la relación, no permitas que te convenzan de lo contrario. Si amenazan con hacerte daño, o a ellos mismos u otros, debes hablarlo con un adulto enseguida. Tu seguridad es lo más importante. No tengas miedo de pedir ayuda a tus padres o amigo. Si romper la relación cara a cara con la otra persona te da miedo o es inseguro, tal vez consideres hacerlo por teléfono, via texto o email.

Si te encuentras en una relación abusiva, debes saber que no estás solo/a y mereces algo mucho mejor. No eres culpable del abuso. No está bien cuando una persona te lastima, te hace sentir mal o presiona para que hagas cosas que no quieres. Todos nos enojamos de vez en cuando, pero hablarlo siempre es la mejor manera de lidiar con los problemas -y nunca lastimandote o rebajandote.

Si quieres encontrar más consejos sobre cómo terminar con una relación abusiva, visita LoveisRespect.com.

¿Cómo puedo ayudar a un amigo/a que está en una relación abusiva?

Es muy difícil ver que un amigo/a se encuentra en una relación abusiva. Pero a veces la mejor manera de apoyarlos es escuchar sin emitir juicios de valor.

Una cosa simple que puedes hacer para ayudar un amigo/a es no mencionarlos o taggearlos en Facebook, Twitter u otras redes sociales. Esto cobra más importancia si la persona con la que salen los ha acechado o seguido en línea.

Puedes también tratar de conseguir ayuda en tu escuela o comunidad. Los padres, maestros, y otros adultos confiables pueden ser buenos recursos para problemas como estos. Si piensas que tu amigo/a podría estar en peligro, repórtalo enseguida.

Debes dejar que tu amigo/a tome sus propias decisiones. Puedes brindarles tu apoyo y consejo pero no puedes decirles qué hacer. Y no te enfades si ellos no actúan cómo tu piensas que deberían. Salirse de una relación abusiva lleva tiempo y puede ser muy difícil -a veces hasta peligroso. Puede empeorar más la situación cuando tu amigo/a ama a la persona que la/lo lastima.

Es totalmente normal que sientas frustración. Pero trata de seguir siendo un buen amigo/a. Haz cosas divertidas con ellos y recuérdales que son buenas personas y que se merecen todo el amor y el respeto de todas las personas en su vida. A veces lo mejor que puedes hacer es estar presente y decirles cuánto te importan.

Más Sobre Las Relaciones