Ir a Contenidos Ir a Navegar Ir a Navegar Ir a Búsqueda de Sitio Página Principal

Las claves para una relación saludable son el respeto, la honestidad, la verdad, la igualdad y una buena comunicación.

¿Cómo sé si mi relación es saludable?

Cuando una relación es saludable, tú y tu novio o novia están contentos con la relación la mayoría del tiempo. Y una relación sana hace que los dos se sientan bien consigo mismos.

Si te preguntas si tu relación tiene bases sólidas o no, considera las siguientes preguntas:

Respeto

  • ¿Se escuchan mutuamente?

  • ¿Se tratan como amigos?

  • ¿Se sienten orgullosos el uno del otro?

  • ¿Son amables?

Confianza

  • ¿Están de acuerdo en pasar tiempo separados?

  • ¿Te sientes seguro/a sobre la relación?

  • ¿Tienes fé en las decisiones que ambos toman?

Honestidad

  • ¿Los dos admiten cuando se equivocan?

  • ¿Los dos sienten que pueden decir la verdad?

  • ¿Hablan abiertamente sobre sus sentimientos a pesar de ser difícil?

Igualdad

  • ¿Los dos toman decisiones sobre la relación y cómo administran sus tiempos?

  • ¿Dan y reciben con igualdad?

  • ¿Encuentran un arreglo entre los dos?

  • ¿Consideran los sentimientos de ambos cuando hablan y toman decisiones?

Buena Comunicación

  • ¿Hablan sobre sus sentimientos?

  • ¿Pueden no estar de acuerdo sobre un tema sin perder el respeto mutuo?

  • ¿Se escuchan sin ser prejuiciosos?

¿Qué sucede si mi relación no es saludable?

No hay una relación perfecta y todos cometemos errores. Pero si consideras que alguien te trata de mala manera, entonces seguramente no es saludable. Confía en tu intuición. Las relaciones saludables hacen que uno se sienta bien consigo mismo -las otras no-.

Mentir, ser infiel y faltar el respeto son todas señales de una relación no saludable. También lo es si tu novio o novia trata de controlarte, aún si es por celos o porque dicen que es por amor. Los comportamientos de control también incluyen chequear el teléfono de otra persona sin su permiso, hacer un seguimiento de todo lo que hacen en las redes sociales, o decirles con quién y quién no pueden salir.

Habla con tu pareja si piensas que tu relación no es saludable. A veces las cosas se pueden solucionar al hablar de tus sentimientos y hacer cambios en la manera de tratarse mutuamente. Si no te sientes seguro/a o tienes miedo de hablar de ello, o has intentado mejorar las cosas y no resulta, ha llegado el momento de terminar con esa relación. Claro que es difícil pero tú -como el resto de las personas -mereces relaciones saludables con una persona que te trate con respeto. Aprende más sobre relaciones no saludables y abusivas y cómo terminarlas.