Ir a Contenidos Ir a Navegar Ir a Navegar Ir a Búsqueda de Sitio Página Principal

¿Qué es la sífilis?

La sífilis es una infección bacteriana común que se contagia a través de las relaciones sexuales. La sífilis se cura de forma sencilla con antibióticos, pero puede provocar daño permanente si no se trata. 

¿Deseas realizarte la prueba de la sífilis? Localiza un centro de salud

La sífilis es grave, pero puede curarse.

La sífilis es una enfermedad de transmisión sexual (ETS) muy común
que se propaga mediante el sexo vaginal, anal y oral.

La sífilis provoca llagas en el área genital (llamadas chancros). Por lo general, estas llagas no son dolorosas, pero pueden propagar la infección fácilmente a otras personas. Puedes contagiarte de sífilis al entrar en contacto con las llagas. Muchas personas con sífilis no se dan cuenta de las llagas y sienten que gozan de muy buena salud, de modo que es posible que no sepan que tienen la infección.

La sífilis puede infectar la vagina, el ano, el pene o el escroto  y, en ocasiones, los labios y la boca. Puedes prevenir la sífilis si usas condones o barreras de látex bucales cada vez que tienes relaciones sexuales.

La sífilis puede curarse de forma sencilla con medicamentos si se trata en las etapas iniciales. Pero sin tratamiento, puede conllevar problemas realmente graves y permanentes como daño cerebral, parálisis y ceguera. Por ese motivo es tan importante realizar pruebas de ETS: cuanto antes sepas que tienes sífilis, más pronto podrás librarte de ella.

¿Cómo se contagia la sífilis?

La sífilis se contagia por el contacto de piel a piel cuando se tienen relaciones sexuales con alguien que la tiene. Te contagias cuando la vulva, la vagina, el pene, el ano o la boca toca las llagas de alguien con sífilis, normalmente durante las relaciones sexuales. La sífilis puede contagiarse aun cuando no haya eyaculación.

Las vías principales de contagio de la sífilis son el sexo vaginal y el sexo anal. Es menos frecuente que se contagie a través del sexo oral, pero puede ocurrir. La madre también puede pasar la sífilis al bebé durante el embarazo y el nacimiento, lo que puede ser peligroso.

La sífilis es muy contagiosa al principio, cuando aparecen las llagas, pero muchas personas desconocen que la tienen porque no notan las llagas. De manera que usar condones cada vez que tienes sexo es la mejor manera de ayudar a prevenir la sífilis, incluso si tú y tu pareja parecen estar perfectamente sanos.

La sífilis no se contagia por un contacto casual, de modo que NO PUEDES contraerla por compartir alimentos o bebidas ni por dar un abrazo, tomarse de la mano, toser, estornudar, compartir una toalla o sentarte en un inodoro.