Ir a Contenidos Ir a Navegar Ir a Navegar Ir a Búsqueda de Sitio Página Principal

El molluscum contagiosum se transmite con facilidad por el contacto de piel a piel durante las relaciones sexuales, aunque la pareja use condón. La mejor forma de evitarlo es no tener relaciones sexuales con una persona que tiene molluscum contagiosum.

¿Quieres hacerte la prueba para el molluscum contagiosum? Localiza un Centro De Salud

¿Cómo evito contagiarme el molluscum contagiosum?

La principal vía de contagio del molluscum contagiosum es el contacto de piel a piel. La mejor forma de evitarlo es no tener relaciones sexuales con una persona que tiene molluscum contagiosum ni contacto cutáneo con las protuberancias de esa persona.

Si observas protuberancias en tu cuerpo o el de tu pareja, no tengan relaciones sexuales hasta recibir tratamiento o hasta que desaparezcan espontáneamente. (En cuanto a las protuberancias en los genitales, lo más recomendable es hacer un tratamiento para que desaparezcan debido a que pueden demorar mucho tiempo en irse). También evita tocar o compartir ropa u otros objetos de personas infectadas hasta que finalicen el tratamiento.

El uso de un condón es excelente para la prevención de otras enfermedades de transmisión sexual (como la infección por VIH), pero en verdad no te protege contra el molluscum contagiosum porque el virus puede estar en partes del cuerpo que el condón no cubre. Aun así, es importante tener sexo más seguro mediante el uso de un condón y la realización de pruebas periódicas para evitar otras enfermedades de transmisión sexual.

El molluscum contagiosum puede asustar un poco, en especial porque es muy contagioso. No obstante, intenta no obsesionarte con el contagio. Lo bueno es que es fácil de tratar y no causa problemas graves de salud.

¿Cómo puedo evitar transmitir el molluscum contagiosum?

Si tienes molluscum contagiosum, no tengas relaciones sexuales hasta que se te hayan ido las pápulas. Es conveniente que vayas a un médico para que te las trate y de ese modo desaparezcan más rápido. No compartas ropa ni ningún otro elemento que haya podido estar en contacto con las pápulas hasta que estas hayan desaparecido por completo.

No te rasques ni frotes las protuberancias porque esto puede propiciar la propagación del virus a otras personas o a otras partes del cuerpo. No dejes de lavarte las manos si tocas las pápulas para evitar la propagación. También puedes reducir el riesgo de propagación del molluscum contagiosum cubriendo las pápulas con vendas o ropa.