Ir a Contenidos Ir a Navegar Ir a Navegar Ir a Búsqueda de Sitio Página Principal

Los servicios de atención prenatal incluyen pruebas y exámenes físicos para asegurarte de conservar la salud y tener un embarazo sano. Son buenas oportunidades para hacer preguntas sobre el embarazo y el nacimiento de tu futuro bebé.

¿Qué sucede durante mi primera cita de atención prenatal?

La primera consulta de atención prenatal suele ser la más larga. Hablas con tu médico sobre tu historia clínica, la historia clínica del otro progenitor y tus antecedentes familiares.

El médico te realiza un chequeo de salud completo, que por lo general incluye un examen físico y análisis de sangre y orina para asegurarse de que estás en buen estado de salud. Esto puede incluir:

  • Medirte la altura, el peso, la presión sanguínea, la respiración y el pulso
  • Un examen de los senos
  • Un examen pélvico
  • Una prueba de Papanicolaou
  • Pruebas para detectar infecciones de transmisión sexual (como clamidia, gonorrea, sífilis y VIH)
  • Pruebas de detección de diabetes, anemia, hepatitis B y rubéola

Además, el médico puede hablarte acerca de tu dieta y estilo de vida, y también sobre vitaminas prenatales. La vitamina más importante que puedes tomar es el ácido fólico, que idealmente comenzarías a tomar antes del embarazo. El médico puede aconsejarte sobre todos los cambios que puedas hacer para tener un embarazo lo más sano posible.

Algunos tipos de medicamentos son peligrosos si se toman durante el embarazo. Cuéntale al médico de todo medicamento, suplemento o droga que estés tomando, y siempre consulta con tu médico antes de comenzar a tomar algo nuevo.

¿Qué sucede durante las citas de seguimiento de atención prenatal?

Durante las consultas de seguimiento de atención prenatal, el médico, enfermero o partero te examina para asegurarse de que el embarazo esté avanzando bien y tanto tú como el feto estén sanos.

Durante las consultas de atención prenatal, el médico, enfermero o partero puede hacer lo siguiente:

  • Actualizar tu historia clínica
  • Examinar la orina
  • Controlar el peso y la presión sanguínea
  • Ver si hay inflamación
  • Palparte el vientre para verificar la posición del feto
  • Medir el crecimiento del vientre
  • Escuchar el ritmo cardíaco del feto
  • Hacerte cualquier prueba genética que decidas

Estos chequeos de salud prenatales son oportunidades excelentes para hablar sobre cualquier duda o inquietud que tengas desde tu consulta anterior.

¿Qué cambios corporales puedo esperar durante el embarazo?

Hay que reconocerlo. El cuerpo cambia mucho durante el embarazo.
Experimentarás muchos cambios hormonales, y te harás más grande a medida que se desarrolla el feto. El útero crece hasta 18 veces su tamaño normal, y es probable que los senos y pezones también se agranden.

Es normal aumentar hasta 35 libras durante el embarazo. Hay quienes aumentan más. Tu impulso sexual puede aumentar o disminuir durante el embarazo. Hay quienes notan cambios en la textura y cantidad de cabello y vello corporal.

Desafortunadamente, en casi todos los casos se sienten molestias en algún momento del embarazo. Algunos de los problemas comunes incluyen:

  • Náuseas o vómitos, en especial a la mañana
  • Inflamación o sensibilidad en los senos
  • Acidez estomacal
  • Estreñimiento
  • Dolor y malestar en la región lumbar y en las caderas
  • Cansancio y fatiga
  • Problemas para dormir

Existen diferentes opciones que pueden ayudarte a sentirte mejor, como cambiar la dieta o hacer ciertos ejercicios. El médico, enfermero o partero puede darte consejos y sugerencias para que te sientas mejor durante el embarazo.

¿Cómo puedo aliviar las molestias comunes del embarazo?

Para las náuseas y los vómitos:

  • Come algunos bocados antes de levantarte de la cama.
  • Bebe té de jengibre o menta.
  • Haz varias comidas al día en porciones pequeñas, en lugar de hacer pocas comidas abundantes.
  • Bebe líquidos entre las comidas, en lugar de hacerlo con las comidas.
  • Evita las especias y los olores fuertes, y las comidas grasosas.

Para la acidez estomacal:

  • Haz varias comidas al día en porciones pequeñas, en lugar de hacer pocas comidas abundantes.
  • Mastica la comida lentamente.
  • No te recuestes durante al menos 1 hora después de comer.
  • Usa ropa holgada que no apriete la cintura.
  • Eleva la cabeza con almohadas para dormir.

Para el estreñimiento:

  • Come alimentos que tengan mucha fibra (como frutas, verduras y panes y cereales integrales).
  • Bebe más líquido.
  • Haz ejercicio.

Habla con tu médico, enfermero o partero acerca de cómo puedes aliviar el dolor o las molestias que no desaparecen.