Ir a Contenido Ir a Navegación Ir a Navegación Ir a Búsqueda del sitio Página de inicio

A partir de los 21 años, el examen pélvico comienza a ser parte de tu chequeo ginecológico. Este examen es una parte normal e importante del cuidado de tu cuerpo y tu salud. Toma solamente unos minutos y no duele.

¿Necesitas hacerte un examen pélvico?

Encuentra un centro de salud A right arrow in a circle

¿Cuándo debo hacerme el primer examen pélvico?

A menos que tengas un problema de salud, puedes esperar a cumplir los 21 años para pedir una cita médica para tu primer chequeo ginecológico (que son las citas donde se realizan los exámenes pélvicos de rutina).

¿Qué ocurre durante un examen pélvico?

Durante un examen pélvico, tu doctorx o enfermerx examina tu vulva y tus órganos reproductivos internos (vagina, cuello uterino, ovarios, trompas de Falopio y útero).

Si piensas que puedes tener una enfermedad de transmisión sexual (ETS), otro tipo de infección (como una infección por hongos vaginales), o cualquier otro problema relacionado con tu salud reproductiva, cuéntaselo a tu doctorx o enfermerx al comienzo de la cita. Ellxs decidirán si necesitan hacer algun examen o pruebas especiales.

En general, esto es lo que sucede durante un examen pélvico:

Primero, te darán unos minutos de privacidad para que te quites la ropa y te coloques una bata de papel o de tela. A continuación, te pedirán que te recuestes en la camilla y que pongas los pies en los estribos o apoyes las rodillas en un soporte. Una vez allí, desliza las caderas hasta llegar al borde de la camilla y separa las rodillas lo mejor que puedas. No te preocupes, tu doctorx te guiará a través del proceso. Intenta relajar las nalgas, el estómago y los músculos vaginales lo más que puedas. Esto te dará mayor comodidad.

En general, el examen pélvico tiene 3 o 4 partes:

1. El examen externo: tu doctorx o enfermerx observa tu vulva y la abertura de tu vagina para buscar alguna señal de quistes, flujo anormal, verrugas genitales, irritación u otros problemas.

2. El examen con espéculo: tu doctorx te introduce suavemente un espéculo en tu vagina. El espéculo está hecho de metal o de plástico. Al abrirlo, el espéculo separa las paredes de tu vagina. Puede sentirse incómodo o raro, pero no debería doler. Si te duele, díselo a tu doctorx, pues quizá pueda ajustar el tamaño o la posición del espéculo.

Si deseas ver tu cuello uterino, pídeselo a tu doctorx. Quizá puedas verlo con un espejo.

Si te van a hacer un examen de Papanicolaou o un examen de papiloma humano, tu doctorx usará una pequeña espátula o cepillo para tomar una muestra de células de tu cuello uterino. Después, la enviará a un laboratorio para analizarla y ver si hay algún problema. 

Si te van a hacer exámenes para las enfermedades de transmisión sexual (ETS) como la clamidia, la gonorrea u otras infecciones, tu doctorx usará un hisopo (cotonete) de algodón para tomar una muestra del flujo de tu cuello uterino. Después, la enviará a un laboratorio para analizarla. 

3. El examen bimanual: durante esta parte del examen, tu doctorx o enfermerx introduce 1 o 2 dedos cubiertos con un guante y lubricados en tu vagina. Con la otra mano, presiona suavemente la parte baja de tu abdomen. Esta es una manera de revisar lo siguiente:

  • El tamaño, la forma y la posición de tu útero.
  • Si tienes sensibilidad o dolor, pues esto puede indicar que hay una infección u otros problemas.
  • Si los ovarios o las trompas de Falopio están más grandes de lo normal, o si hay quistes o tumores.

4. El examen rectovaginal: puede que también te hagan este examen, donde tu doctorx o enfermerx introduce un dedo (cubierto con un guante) en tu recto. Esto se hace para revisar los músculos que hay entre tu vagina y tu ano. También se hace para revisar si hay tumores detrás de tu útero, en la parte baja de la pared de tu vagina o en tu recto. Algunxs doctorxs introducen otro dedo en tu vagina mientras hacen esto, para poder revisar el tejido de una mejor manera.

Puede que durante esta parte del examen sientas ganas de hacer caca. No te preocupes, no sucederá. Es absolutamente normal y solo dura unos segundos.

¿Qué se siente durante un examen pélvico?

El examen pélvico solamente toma unos minutos. Algunas partes pueden resultar incómodas, pero no debería ser doloroso. Si duele, díselo a tu doctorx o enfermerx. Así puede ayudarte  a hacer que sea más cómodo para ti. Este examen se trata de ti, así que no tengas miedo de decir cómo te sientes.

Los siguientes consejos pueden ayudar a relajarte durante tu examen pélvico: 

  • respira lenta y profundamente
  • relaja los músculos del estómago
  • relajar los hombros
  • relaja los músculos que están entre tus piernas
  • pídele a tu doctorx o enfermerx que te describa lo que está pasando

¿Qué tan a menudo debo hacerme un examen pélvico?

Depende. Después de tu primer examen pélvico, tu doctorx o enfermerx te dirá cuándo debes volver. Sin embargo, eso depende de tu historia clínica y si tienes algún problema de salud.

Puede que necesites exámenes pélvicos más a menudo si has tenido:

  • papiloma humano
  • resultados anormales en algún examen de Papanicolaou
  • problemas de salud sexual
  • historia familiar de ciertos tipos de cáncer
  • una enfermedad de transmisión sexual (ETS) o una pareja sexual con alguna infección
  • vaginitis a menudo

Más preguntas de pacientes:

¿Qué es un examen pélvico con espéculo?

Durante un examen pélvico, tu doctorx o enfermerx revisa tu vulva y tus órganos reproductivos internos: tu vagina, cuello uterino, ovarios, trompas de Falopio y útero.

Durante una parte del examen pélvico se usa un espéculo. Un espéculo es un instrumento que se usa para abrir suavemente tu vagina y que tu doctorx pueda ver dentro de esta. El espéculo también ayuda a tu enfermerx o doctorx a llegar a tu cuello uterino para hacer el examen de Papanicolaou y otras pruebas para otras infecciones (como las infecciones de transmisión sexual (ITS).

Tu doctorx colocará lubricante en el espéculo y luego deslizará suavemente el espéculo dentro de tu vagina. Luego, abre suavemente el espéculo para separar las paredes de tu vagina. Los exámenes con espéculo pueden resultar extraños o un poco incómodos, pero a la mayoría de las personas no les duele en absoluto.

Si tienes alguna pregunta o inquietud sobre los exámenes pélvicos o los espéculos, habla con tu enfermerx o doctorx. Si te preocupa mucho o tienes miedo de sentir dolor, habla con tu doctorx o enfermerx. Ellxs harán todo lo posible para que tu examen sea más cómodo.