Ir a Contenidos Ir a Navegar Ir a Navegar Ir a Búsqueda de Sitio Página Principal

Durante los años preescolares, los niños/as adquieren mejores herramientas para poder describir qué les pasa con respecto a sus cuerpos. Tú puedes ayudarle a entender cuáles son las partes del cuerpo y que su cuerpo pertenece sólo a ellos. Este es el momento para sentar las bases de una imagen corporal saludable y enseñarles el respeto por el otro.

¿Qué debo mantener en mente?

Los niños/as en edad preescolar están aprendiendo a comunicar qué pasa con sus cuerpos y sus necesidades. Necesitan que tú les enseñes las palabras correctas para nombrar las partes de su cuerpo, y poder contarte cómo se siente su cuerpo. Si los ayudas a comunicarse con efectividad hoy, esto te ayudará a cuidarlos y podrán cuidar de sí mismos durante toda su vida.

Piensa como te gustaría que tu hijo/a se sienta respecto a su cuerpo al llegar a la adultez. Los niños/as pequeños/as frecuentemente poseen pocos límites con respecto a sus cuerpos. A muchos les gusta correr por ahí desnudos. Como padre/madre, es tu trabajo el ayudarlos a aprender qué es lo apropiado pero sin avergonzarse de sus cuerpos.

Considera cuáles son las palabras y el tono que producen que tu hijo/a sienta vergüenza o pena sobre su cuerpo (por ejemplo, “¡Ponte la camiseta! ¡Eso es desagradable!”) y piensa en otra manera alternativa de lograr que él o ella actúe apropiadamente (por ejemplo, “Como estamos cenando, es momento de ponerte tu camiseta”).

Es normal que tu niño/a en edad preescolar se toque sus propios genitales; no te preocupes si lo hacen. Aprende más sobre cómo hablar con tu niño/a en edad preescolar sobre el sexo y la sexualidad.

Aprende sobre anatomía. Aprende sobre anatomía sexual y reproductiva así podrás responder preguntas sobre partes del cuerpo y sus funciones. Chequea libros para niños/as apropiados para cada edad sobre anatomía y la diversidad corporal, y leelos con ellos. Algunos buenos libros para empezar son Who Has What?: All About Girls' Bodies and Boys' Bodies (¿Quién tiene qué?: Todo sobre los cuerpos de las niñas y de los niños) y Who We Are!: All About Being the Same and Being Different (¡Quienes somos!: Todo sobre ser iguales y ser diferentes) por Robie H. Harris.

¿Cómo hablo sobre las partes del cuerpo?

A medida que tu pequeño/a habla más y más, necesitará saber los nombres de las partes de su cuerpo, incluyendo sus genitales. Refresca tus conocimientos de anatomía básica. La hora del baño, cambiarse de ropa en la mañana, o ponerse el pijama de noche, todos son buenos momentos para repasar cuáles son las partes del cuerpo. Los libros de anatomía son buenas herramientas también. Who Has What?: All About Girls' Bodies and Boys' Bodies (¿Quién tiene qué?: Todo sobre los cuerpos de las niñas y de los niños) por Robie H. Harris es un libro apropiado para comenzar.

Si te sientes cómodo/a, utiliza los nombres propios de las partes del cuerpo (como vulva, vagina, pene, y testículos) en vez de usar apodos. Al utilizar lenguaje en código para nombrar a los genitales puede enviar el mensaje que no se debe hablar de ellos o que provocan vergüenza. Tu actitud también cuenta. Si reacciones vehementemente (con enojo o vergüenza) cuando hablas de los genitales, tu niño/a en edad preescolar recibirá el mensaje que él/ella no debe acudir a tí con preguntas o inquietudes sobre su cuerpo. Así que trata de mantener la calma y abierto a responder sus preguntas.

Se muy claro sobre quién/es pueden ver o tocar sus genitales. Tener una regla clara y simple sobre esto puede ayudar a la prevención de abuso sexual. Por ejemplo, puedes decir: “Solo papá, el doctor o enfermero y yo pueden ver tu vulva cuando te cuidamos. Si alguien más quiere ver o tocarte ahí, o te toca de manera que a tí no te gusta, tú me lo dices enseguida”. Lee más sobre cómo hablar sobre seguridad personal.

Cuando respondas preguntas, no te preocupes por cada detalle. Por ejemplo, si tu pequeño/a te pregunta sobre qué son los puntos en tu pecho, tú puedes responder: “Esos son pezones. Todos tenemos pezones”. No tienes que explicar lo que significa amamantar o por qué todos tienen pezones aunque no todos pueden amamantar.

¿Quién tiene qué? Una mención sobre género. 

Es común para los niños/as en edad preescolar el preguntar sobre los genitales y cómo los cuerpos son diferentes para niños y niñas (también es común para ellos/ellas el mostrar sus partes si están solos. Esto es totalmente normal, pero tal vez quieras tener una conversación sobre límites saludables).

Aunque la respuesta más sencilla es “las niñas tienen vulva y los niños tienen pene y testículos”, esta respuesta no es cierta para todos los niños y las niñas. Niño, niña, hombre y mujer son palabras que describen la identidad de género, y algunas personas con identidad de género de “niño” u “hombre” tienen vulva, y algunos con la identidad de género de “niña” o “mujer” tienen pene y testículos. Tus genitales no necesariamente te convierten en niño o niña.

Puedes decir que la mayoría de las niñas tienen vulva y la mayoría de los niños tienen pene y testículos. Tal vez quieras poner énfasis en que no importa mucho qué partes tiene cada uno -ya que esto no te dice mucho sobre quiénes son. Puedes tomar está decisión basado en tus valores y cómo hablar sobre el género con tu hijo/a a medida que crece.


¿Cómo comienzo a que mi hijo/a en edad preescolar construya su imagen corporal?

Este es un buen momento para establecer las bases de sentimientos positivos y saludables sobre sus cuerpos. Esto puede disminuir el impacto negativo recibido de sus compañeros, los medios y expectativas irreales que pueden dañar su imagen corporal en el futuro.

Limita la cantidad de negatividad corporal que él o ella recibe. Se un buen ejemplo. Trata de evitar el quejarte sobre cómo luce tu cuerpo (especialmente enfrente de tu hijo/a). Pide a otros adultos y niños mayores que pasan tiempo con tu hijo/a en edad preescolar que también limiten la manera negativa de hablar sobre sus cuerpos.

Encuentra momentos de enseñanza. Los niños/as pequeños/as notan si otro cuerpo es diferente al de ellos. Esos son momentos de enseñanza donde puedes hablarles sobre como todos los cuerpos son únicos, que todos somos hermosos a nuestro modo, y que no existe la perfección. También es una buena oportunidad para ayudar a tu hijo/a a comprender el ser respetuosos de las personas diferentes a ellos, y que es de mala educación el hablar sobre cómo se ve el cuerpo de la otra persona.

Adopta la diversidad. Muchas personas de color quieren muñecas o figuras de acción que se les parezcan, o leen libros con personajes de su propia raza o etnia, y así lograr una apreciación de su cultura o identidad. Pero es una buena idea que todas las personas sin importar raza y etnia -incluyendo a las personas blancas- expongan a sus hijos/as a historias y rostros de identidades variadas. De esa manera, su concepto de lo “normal” o “hermoso” reflejará mucho más el mundo tan diverso que habitamos.