Ir a Contenidos Ir a Navegar Ir a Navegar Ir a Búsqueda de Sitio Página Principal

Las verrugas genitales se contagian por el contacto sexual con alguien que tiene el virus. Vacunarte contra el virus del papiloma humano (VPH) y usar condón ayuda a reducir las posibilidades de contagiarte o contagiarlas.

¿Deseas realizarte una prueba de verrugas genitales? Encuentra un centro de salud

¿Cómo evito contagiarme las verrugas genitales?

En primer lugar, consulta a tu médico sobre la vacuna contra el virus del papiloma humano; la mayoría de marcas de las vacunas brindan protección contra los tipos de VPH que causan la mayoría de los casos de verrugas genitales. Esa es la mejor manera de evitar los problemas relacionados con el VPH, incluyendo las verrugas genitales.

Las verrugas genitales se contagian por el contacto de piel a piel cuando se tiene sexo vaginal, anal u oral con alguien que las tiene. De modo que la única manera infalible de evitar las verrugas genitales y otras enfermedades de transmisión sexual (ETS) es no tener contacto alguno con la boca o los genitales de otra persona.

Sin embargo, la mayoría de las personas tienen sexo en algún punto de sus vidas, por lo que es importante saber cómo tener sexo más seguro. El uso de protección, como condones y barreras de látex bucales, cuando se tienen relaciones sexuales realmente ayuda a disminuir el riesgo de contraer alguna ETS.

También puedes no tener sexo con alguien si ves que tiene verrugas en los genitales o en el ano, porque esta es la forma más fácil de contagio. Pero recuerda, es posible contagiarse y contagiar a otros aunque no haya verrugas visibles, por lo que es importante el uso del condón y de barreras de látex bucales aunque todo parezca estar completamente bien.

Aunque no existen pruebas para determinar si tienes verrugas genitales, incluir los exámenes de ETS dentro de tu chequeo médico regular es parte de mantenerte saludable.

¿Cómo prevengo la transmisión de las verrugas genitales?

Si descubres que tienes verrugas genitales, no te asustes. Hay formas para no contagiar a tus parejas.

  • Recomiéndale a tu pareja que hable con una médico o una enfermera acerca de la vacuna contra el VPH. La mayoría de las marcas brindan protección contra los tipos de VPH que causan la mayoría de los casos de verrugas genitales.
  • Siempre usa condones o barreras de látex bucales cuando tengas sexo oral, anal o vaginal. 
  • No mantengas sexo si tienes verrugas visibles, ni siquiera con condón. Puede haber verrugas en lugares que el condón no cubre.
  • Deja de fumar. Los fumadores son más propensos a contagiarse de las verrugas que los no fumadores, y es más probable que las verrugas reaparezcan en las personas que fuman.
  • Diles siempre a tus parejas que tienes verrugas genitales antes de tener sexo, de modo que puedan afrontar juntos la prevención del contagio.

¿Cómo hablo con mi pareja sobre tener verrugas genitales?

Decirle a alguien que tienes una ETS es difícil, pero las verrugas genitales son muy comunes y no llevan a problemas graves de salud. De modo que trata de no tener vergüenza ni estresarte demasiado por ello.

No hay una sola manera de hablar con la pareja para decirle que tienes una ETS, pero te daremos algunos consejos básicos que te serán de utilidad.

  • Mantén la calma y sigue adelante. Montones de personas tienen verrugas genitales y muchas de ellas tienen pareja. Para la mayoría, las verrugas genitales no representan un gran problema. Trata de entablar la conversación con una actitud calmada y positiva. Tener verrugas genitales es simplemente una cuestión de salud, no dice nada sobre ti como persona.
  • Haz que sea una conversación de ambos. Recuerda que las ETS son muy comunes por lo que... ¿quién sabe? Tu pareja también puede tener verrugas genitales. Puedes comenzar preguntándole si alguna vez se ha hecho alguna prueba o ha tenido una ETS.
  • Infórmate. Hay mucha desinformación acerca de las ETS. Por eso, infórmate y prepárate para ser claro al hablar. Coméntale a tu pareja que hay formas para evitar el contagio durante las relaciones sexuales. También puedes mencionarle que las verrugas genitales no son peligrosas y que no provocan cáncer ni ningún otro problema de salud grave.
  • Busca el momento justo. Elige un momento sin distracciones en el que no puedan interrumpirte y busca un lugar privado y relajado. Si estás nervioso, puedes hablar primero con un amigo o practicar hablando contigo mismo. Tal vez suene tonto, pero practicar en voz alta puede ayudarte a saber qué es lo que quieres decir y a ganar confianza para cuando tengas que hablar con tu pareja.
  • La seguridad es primordial. Si tienes temor de que tu pareja te agreda, quizá sea peligroso decírselo personalmente. Tal vez sea mejor comunicárselo por teléfono, correo electrónico o mensaje de texto, o en casos extremos, puedes no decirle nada. Llama al 1-800-799-SAFE o pide ayuda a través de la Línea Nacional contra la Violencia Doméstica si piensas que puedes estar en peligro.

Entonces, ¿cuál es el momento indicado para hablar con la pareja sobre las verrugas genitales? Puede que no sea necesario que lo menciones la primera vez que salen, pero debes decírselo antes de que tengan sexo. Un buen momento quizá sea cuando la relación empieza a encaminarse en esa dirección y sientes que puedes confiar en la persona, ese es un buen momento.

Es normal preocuparse por la reacción de la pareja, y no hay vueltas que darle: algunas personas se asustan mucho. Si eso sucede, trata de mantener la calma y habla sobre las diferentes formas que existen de evitar el contagio. Quizá necesites darle un poco de tiempo y espacio para que procese la noticia; es normal. Muchas personas saben que las verrugas genitales son comunes y no representan un gran problema.

Evita jugar a las acusaciones cuando hables con tu pareja. Si uno de los dos tiene verrugas genitales por primera vez durante la relación, no significa necesariamente que hubo infidelidad o que uno se contagió del otro. Las verrugas pueden aparecer días, semanas, meses e incluso años después del contagio. Por tanto, suele ser muy difícil determinar cuándo y dónde alguien se las contrajo. Lo más importante es que ambos se hagan pruebas. Si se determina que solo uno de los dos tiene verrugas genitales, infórmate sobre cómo evitar transmitirlas. Comunícaselo también a tus exparejas para que se hagan las pruebas.