Ir a Contenidos Ir a Navegar Ir a Navegar Ir a Búsqueda de Sitio Página Principal

Durante una mamografía, se comprime cada uno de los senos entre dos placas de plástico y se toma una radiografía. A continuación, un médico observa la radiografía y te da los resultados.

¿Cómo se realiza la mamografía?

Cuando te haces una mamografía, primero te quitas la ropa de la cintura para arriba, incluido el sostén. Luego el técnico te da una bata para que te cubras. Te pones de pie frente a una máquina especial de rayos X. De a uno por vez, apoyas cada seno sobre una plataforma de plástico, y el técnico baja una placa de plástico que comprime el seno.

El aplastamiento del seno ayuda a extender el tejido para facilitar la detección de tumores u otros signos del cáncer de seno. Que te compriman los senos puede ser molesto y hasta doloroso, pero esa parte de la mamografía dura apenas unos segundos. Es posible que te duelan los senos después de la mamografía. El proceso completo tarda unos 15 minutos.

Después de una mamografía de revisión para el control del cáncer de seno, el técnico observa la radiografía para asegurarse de que no es necesario repetir el procedimiento. Los técnicos no examinan la radiografía para detectar signos de cáncer. Un médico conocido como radiólogo hace eso una vez finalizada tu cita médica. Puede estar presente un radiólogo durante una mamografía de diagnóstico.

¿Qué sucede después de la mamografía?

Un radiólogo te leerá los resultados de la mamografía. El tiempo que se tarda en obtener los resultados puede variar. Cuando te hagas la mamografía, puedes preguntar cuánto tiempo debes esperar para tener los resultados. Si no tienes noticias en alrededor de un mes, llama a tu médico.

¿Qué sucede si la mamografía da un resultado anormal?

Si los resultados de la mamografía son anormales, deberás hacerte algunas pruebas de seguimiento. No te asustes. Un resultado anormal no significa que tengas cáncer necesariamente. De hecho, menos de 1 de cada 10 casos con un resultado de mamografía anormal resulta ser cáncer de seno. Un resultado anormal simplemente significa que hace falta hacer más pruebas para saber qué sucede. El médico puede recomendarte lo siguiente:

  • Una biopsia: se extrae una pequeña porción de tejido del seno y se analiza para detectar la presencia de células cancerosas.
  • Biopsia por punción con aguja gruesa: procedimiento no quirúrgico mediante el cual se extrae tejido con una aguja hueca.
  • Ultrasonido: se utilizan ondas sonoras para detectar nódulos.
  • Mamografía de diagnóstico: un tipo de mamografía que se centra en áreas afectadas.

¿Dónde puedo realizarme una mamografía o conocer más al respecto?

Pregúntale a tu médico o acude al centro de salud de Planned Parenthood local para saber dónde puedes hacerte una mamografía. Para conocer más acerca de las mamografías y del cáncer de seno, consulta los sitios web de American Cancer Society (Sociedad Americana contra el Cáncer) o Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades