Ir a Contenido Ir a Navegación Ir a Navegación Ir a Búsqueda del sitio Página de inicio

Puedes reducir el riesgo de tener cáncer de mama (también llamado cáncer de seno) adoptando hábitos saludables. Las pruebas de detección de cáncer de mama no previenen la enfermedad, pero pueden detectarla temprano, cuando es más fácil tratarla.

¿Necesitas hacerte un examen de senos/pechos?

Encuentra un centro de salud

¿Qué puedo hacer para cuidar la salud de mis senos?

Algunos riesgos del cáncer de mama no se pueden controlar, como la edad o tener antecedentes familiares de la enfermedad. Pero hay algunas medidas que puedes tomar para reducir tu riesgo:

  • Mantén un peso saludable, especialmente a medida que vas envejeciendo.
  • Haz ejercicio y conviértelo en parte de tu vida. 
  • Come frutas y verduras frescas, pescado y aceite de oliva.
  • Evita consumir tabaco (incluyendo cigarrillos y cigarrillos electrónicos o vaping)
  • Limita  la cantidad de bebidas alcohólicas que consumes. Si tomas, lo que te puede ayudar es consumir solo 1 bebida diaria.
  • Evita los productos químicos que tienen relación con el cáncer. Algunos de los productos químicos y cosas dañinas que tienes a tu alrededor  pueden afectar la salud de tus senos. Por ejemplo, ciertos alimentos, cosméticos, plásticos y productos para el hogar. Pídele más información a tu doctorx o enfermerx.
  • Si es posible, amamanta a tu bebé.

También es importante que hables con tu doctorx o enfermerx acerca de cómo detectar el cáncer de seno. Para esto, lo recomendable es que te hagas pruebas de detección. Aunque estas pruebas no pueden prevenir el cáncer, sí pueden ayudar a detectarlo temprano, cuando es más fácil tratarlo.

¿Con qué frecuencia debo hacerme exámenes para detectar el cáncer de mama?

Hacerte pruebas para detectar el  cáncer de seno es una de las medidas más importantes que puedes tomar para cuidar la salud de tus senos. Es importante seguir las recomendaciones de tu doctorx o enfermerx sobre qué tan seguido te debes hacer exámenes de seno.

Para mantener la salud de tus senos:

  • Familiarízate con la forma en que se sienten tus senos y avísale a tu doctorx o enfermerx si encuentras un bulto o notas cualquier otro cambio. No tienes que hacerte autoexámenes de mama (también llamados autoexploraciones) cada mes. Es suficiente con que sepas lo que es normal para ti y notes cuando hay cambios.
  • Si tienes entre 25 y 39 años de edad, hazte un examen de senos cada 1 a 3 años. La frecuencia con la que te los hagas va a depender de tus factores personales de riesgo. Tu doctorx o enfermerx te dirá cada cuánto te debes hacer un examen de senos. 
  • Si tienes más de 40 años de edad, hazte un examen de senos cada año. Puedes empezar a hacerte una mamografía cada 1 o 2 años cuando cumplas los 40, o te puedes esperar hasta cumplir 50 años de edad para hacerlo. Tu doctorx o enfermerx te puede ayudar a decidir qué es lo mejor para ti. 

Si tienes un mayor riesgo debido a tu historial familiar, tu doctorx o enfermerx también puede recomendarte que busques asesoramiento genético, es decir, que consultes con unx profesional especialmente capacitadx para determinar cuál es tu riesgo de tener cáncer de mama.