Ir a Contenido Ir a Navegación Ir a Navegación Ir a Búsqueda del sitio Página de inicio

La Junta de Defensa del Clero (CAB por sus siglas en inglés) de Planned Parenthood Federation of America, apoya firmemente la disponibilidad de anticonceptivos que estén al alcance del bolsillo de las personas y la financiación del gobierno de programas de planificación familiar.

Como clérigos de distintas tradiciones religiosas, celebramos la capacidad humana para la intimidad sexual y la capacidad de tener y criar hijos. Valoramos la procreación y también el valor de la anticoncepción, que hace posible una intimidad responsable, y a la vez fortalece una relación más allá de tener hijos.

La decisión de tener un hijo es una de las decisiones más importantes que toman las mujeres y las parejas. Las mujeres, independientemente de su nivel socioeconómico, deben tener acceso a servicios integrales de salud reproductiva que se ajusten a su bolsillo, incluida toda la gama de métodos anticonceptivos. Las mujeres y familias que luchan por ganarse la vida son tan capaces de tomar decisiones morales acerca de tener hijos, como lo son las mujeres con dinero. 

Como clero, creemos que Dios le da a cada persona el regalo del libre albedrío (la capacidad de tomar sus propias decisiones). Los anticonceptivos le permiten a las personas planificar el momento de hacer sus familias y su tamaño. La mejor manera de reducir el numero de embarazos no deseados y las tasas de aborto en Estados Unidos, es darle acceso a las personas a los anticonceptivos y a educación sexual. 

Dios nos creó a todas las personas a su imagen y semejanza. Todos compartimos, como agentes responsables que somos, el cuidar muy bien de nuestro cuerpo. Las mujeres deberían poder tratar su cuerpo con reverencia y respeto para así planificar embarazos, prevenir infecciones de transmisión sexual (o enfermedades de transmisión sexual), y ayudar a prevenir el cáncer de mama y de cuello uterino.

Como clérigos que hemos asesorado a mujeres que se enfrentan a embarazos no planeados, sabemos que los anticonceptivos son una parte importante de los servicios de salud. Pedimos a nuestros representantes electos que respalden los servicios de salud reproductiva, apoyando programas que amplíen el acceso de mujeres y hombres de bajos ingresos a los anticonceptivos, que garanticen que los planes de seguro cubran toda la gama de anticonceptivos aprobados por la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA por sus siglas en inglés), que ayuden a las universidades y a los proveedores de atención médica sin ánimo de lucro a ofrecer anticonceptivos a un bajo costo y a garantizar que las farmacias ofrezcan y entreguen los anticonceptivos. Los anticonceptivos son un servicio de salud básico y preventivo. Todas las mujeres y las parejas deben tener acceso a planificación familiar que se ajuste a sus bolsillos. 

###

La Junta de Defensa del Clero (CAB por sus siglas en inglés) de Planned Parenthood Federation of America, creada en 1994, lidera un esfuerzo nacional para aumentar la conciencia pública acerca de la base teológica y moral que existe para defender la salud y la justicia reproductiva. Los miembros de la Junta son clérigos dedicados a favor del derecho a decidir, que pertenecen a diferentes denominaciones religiosas y comunidades en los EE. UU., y que trabajan con Planned Parenthood a nivel nacional y estatal para promover el objetivo de la total libertad reproductiva para todas las mujeres y hombres.

Abril, 2014.