Ir a Contenidos Ir a Navegar Ir a Navegar Ir a Búsqueda de Sitio Página Principal

Una vagina sana tiene bacterias. Sin embargo, si el equilibrio entre los diferentes tipos de bacterias que están en la vagina se ve alterado, pueden producirse las condiciones para la vaginosis bacteriana.

¿Sospechas que puedes tener una infección por levadura o vaginitis? Localiza un Centro De Salud →

¿Cuál es la causa de la vaginosis bacteriana?

La vaginosis bacteriana (a veces, llamada simplemente “VB”) es una infección bacteriana que ocurre cuando se pierde el equilibrio entre los diferentes tipos de bacterias saludables que están en la vagina y estas proliferan. Suele ser causada por una bacteria llamada Gardnerella vaginalis, que es el tipo de bacteria más común en la vagina.

Cualquier factor que modifique el pH de la vagina, como las duchas vaginales o el uso de desodorantes vaginales y otros productos irritantes, puede interferir en los niveles de las bacterias y generar una infección. Obtén más información sobre cómo mantener la salud vaginal.

La vaginosis bacteriana no es una enfermedad de transmisión sexual, pero tener relaciones sexuales con una nueva pareja sexual, o con muchas, puede aumentar el riesgo de contraer esta infección. Además, a veces las relaciones sexuales pueden llevar a padecer esta infección si la composición química natural presente en los genitales de tu pareja altera el equilibrio de la vagina y ocasiona la proliferación de las bacterias.

¿Cuáles son los síntomas de la vaginosis bacteriana?

Esta infección no siempre presenta síntomas, por eso, muchas personas no saben que la tienen. A veces los síntomas van y vienen, o son tan leves que no se perciben.

El síntoma principal de la vaginosis bacteriana es un flujo vaginal delgado y abundante, con fuerte olor a pescado. El flujo puede ser de color blanco, de un gris apagado, verdoso o espumoso. El olor a pescado suele ser más notorio después de tener sexo vaginal.

Puede ser que, al orinar, sientas picazón o ardor, aunque muchas personas no sienten irritación ni incomodidad.

¿Cómo trato la VB (Vaginosis Bacteriana)?

La vaginosis bacteriana suele curarse fácilmente con antibióticos: ya sea comprimidos orales o geles o cremas que se aplican en la vagina. Hay algunos antibióticos para el tratamiento de la vaginosis bacteriana, pero los más comunes son el metronidazol y la clindamicina.

Asegúrate de completar todo el tratamiento de la forma en que te indicó el médico, incluso aunque los síntomas desaparezcan antes de finalizarlo. No tengas relaciones sexuales hasta que hayas terminado el tratamiento y la infección se haya curado.

Si, a pesar de estos cuidados, la vaginosis bacteriana sigue reapareciendo, los probióticos pueden ser de ayuda. Sin embargo, antes de tomar cualquier suplemento, consulta a tu médico. Tu médico, enfermero o el Centro de salud de Planned Parenthood local pueden ayudarte a encontrar el mejor tratamiento si sufres vaginosis bacteriana crónica.