Ir a Contenidos Ir a Navegar Ir a Navegar Ir a Búsqueda de Sitio Página Principal
En Esta Sección
  • ¿Cómo me controlo y trato la enfermedad pélvica inflamatoria?

Puedes consultar a tu médico o al Centro de salud de Planned Parenthood  local para someterte a pruebas para detectar la enfermedad pélvica inflamatoria (EPI). La enfermedad pélvica inflamatoria suele tratarse con antibióticos. El tratamiento casi nunca incluye cirugía.

¿Quieres hacerte una prueba de la enfermedad pélvica inflamatoria? Localiza un Centro De Salud →

¿Cómo puedo saber si tengo la enfermedad pélvica inflamatoria?

La única manera de saber con seguridad si tienes esta enfermedad es consultar a un médico. El médico te hará pruebas y charlará contigo sobre los síntomas que tienes y sobre tu historia clínica y sexual. Es importante ser honesto: esta enfermedad puede confundirse con otras infecciones, por lo que los médicos necesitan toda la información para darte el tratamiento correcto antes de que la infección empeore. No te preocupes: están ahí para ayudarte, no para juzgarte.

Los médicos suelen determinar la presencia de enfermedad pélvica inflamatoria mediante un examen pélvico. También puede que realicen pruebas para determinar si tienes clamidia, gonorrea y otras infecciones porque, a menudo, causan esta enfermedad. El enfermero o médico puede tomar muestras de orina, sangre o fluidos de la vagina y el cuello uterino.

En algunos casos, es posible que el médico necesite hacer otras pruebas o seguir otros procedimientos. Estos puede incluir un ultrasonido, una biopsia endometrial (se toma una pequeña muestra del tejido que reviste el útero) y una laparoscopia (se inserta una cámara diminuta a través de un pequeño corte en el ombligo para observar los órganos reproductivos).

¿Existe tratamiento para la enfermedad pélvica inflamatoria?

En la mayoría de los casos, esta enfermedad se suele tratar con antibióticos. Si recibes tratamiento por la enfermedad pélvica inflamatoria, asegúrate de lo siguiente:

  • Toma el medicamento exactamente como te lo indica el médico. Termina TODO el tratamiento, incluso aunque te sientas mejor antes de terminarlo.
  • ¡Cuídate!
    • Haz reposo en cama. Si la infección es grave, es posible que necesites estar en cama por varios días.
    • Toma mucho líquido y aliméntate de manera saludable.
    • No te hagas duchas vaginales ni uses tampones.
    • Si sientes dolor, puedes tomar aspirina, ibuprofeno (como Advil) o paracetamol (como Tylenol). Usar una almohadilla térmica también puede ser de ayuda.
  • No tengas relaciones sexuales hasta que hayas terminado todo el medicamento y el médico diga que la infección ha desaparecido por completo. Cada vez que tengas relaciones sexuales, usa condón, lo que ayuda a evitar infecciones que podrían hacer que vuelvas a tener la enfermedad pélvica inflamatoria.
  • Dile a tus parejas sexuales que tienes la enfermedad pélvica inflamatoria. Cualquier pareja sexual reciente debe realizarse un control y tratarse si es necesario, incluso aunque se sienta bien. Si tu pareja no recibe tratamiento, puedes volver a enfermarte.
  • Aunque los síntomas hayan desaparecido, ve a las consultas de seguimiento para asegurarte de que el tratamiento haya hecho efecto.

Si tuviste la enfermedad pélvica inflamatoria durante mucho tiempo o tu infección es grave, es posible que tengas un problema de salud que requiera más tratamiento. Quizá necesites cirugía para reparar o extirpar partes de tus órganos reproductivos.

Aunque es curable, es posible que el tratamiento no revierta el daño (como cicatrices e infertilidad) causado por la enfermedad pélvica inflamatoria crónica. Por eso es tan importante empezar un tratamiento lo más pronto posible.

¿Dónde pueden hacerme pruebas o darme tratamiento para la enfermedad pélvica inflamatoria?

Puedes obtener una prueba y un tratamiento contra esta enfermedad en el consultorio de tu médico de cabecera, ginecólogo u obstetra, en muchas clínicas de salud comunitarias y en el Centro de salud de Planned Parenthood local.