Ir a Contenidos Ir a Navegar Ir a Navegar Ir a Búsqueda de Sitio Página Principal

La hepatitis B es una infección que afecta al hígado. Se puede transmitir a través de las relaciones sexuales. Puedes protegerte aplicándote la vacuna contra la hepatitis B y usando condón.

¿Quieres hacerte la prueba de hepatitis B? Encuentra un centro de salud →

Cómo evitar la hepatitis B

La hepatitis B es una infección del hígado causada por un virus (llamado virus de la hepatitis B o VHB). Es grave y no tiene cura, pero lo bueno es que es fácil de prevenir. Puedes protegerte aplicándote la vacuna contra la hepatitis B y teniendo sexo seguro. Si tienes sexo oral, anal y vaginal, usa condones o barreras de látex bucales para prevenir la transmisión de la hepatitis B y otras enfermedades de transmisión sexual (ETS).

¿Cómo se contagia la hepatitis B?

La hepatitis B es muy contagiosa. Se trasmite por contacto con el semen, secreciones vaginales, sangre y orina. Puedes contagiarte por:

  • Tener sexo vaginal, anal u oral (el uso de un condón o barrera de látex bucal durante el sexo ayuda a prevenirla)
  • Compartir cepillos de dientes y rasuradoras (la sangre que puede quedar en estos elementos puede estar infectada)
  • Compartir agujas para drogarse, hacerse perforaciones en el cuerpo o tatuajes, etc.
  • Ser punzado con una aguja con sangre infectada con el virus de la hepatitis B

Si la madre está puede transmitirle la enfermedad al bebé durante el parto.

La hepatitis B no se transmite por la saliva, de modo que NADIE se contagia por compartir alimentos o bebidas o usar el mismo tenedor o la misma cuchara. La hepatitis B tampoco se contagia por dar besos, abrazarse, darse la mano, toser, estornudar o amamantar.

¿Existen otros tipos de hepatitis?

Sí, los tipos más comunes son la hepatitis A, la hepatitis B y la hepatitis C. La hepatitis B es la que se transmite principalmente por la vía sexual. Obtén información sobre otros tipos de hepatitis.

Más preguntas de pacientes:

¿Qué es la hepatitis C?

La hepatitis C es un virus que puede causar insuficiencia hepática (o trastorno del hígado). También llamada VHC, la hepatitis C puede ser una enfermedad menor que sólo dura semanas o meses, o una condición crónica seria que puede durar toda tu vida. La Hepatitis C puede generar enfermedades serias, como cirrosis o cáncer de hígado, y puede llegar a provocar la muerte si no se trata.

Transmisión de la hepatitis C

El virus de la hepatitis C se transmite a través de la sangre, comúnmente de agujas y jeringas usadas para consumir drogas. Pero la hepatitis también se puede propagar por agujas de tatuajes o piercings que no han sido limpiadas apropiadamente, accidentes en un ambiente médico, por transfusiones de sangre y órganos realizadas antes de 1992 y de la madre a su hijo durante el parto. Aunque es inusual, la hepatitis C también se puede transmitir por vía sexual. Los condones funcionan bien en la prevención del contagio del virus durante el sexo. Habla con tu médico o enfermero acerca de hacerte el examen de hepatitis C si piensas que estás en riesgo.

Síntomas de la hepatitis C

La hepatitis C no siempre presenta síntomas. Si los tienes, lo más seguro es que los comiences a sentir entre 4 y 12 semanas después de la exposición al virus. Esos signos de hepatitis C inicial (aguda) pueden incluir:

·   Cansancio

·   Dolor en el estómago

·   Apetito bajo

·   Ictericia (cuando tus ojos y piel se vuelven amarillos)

·   Heces (popó) color arcilla

·   Orina (pipí) oscuro

·   Fiebre

·   Dolor en las articulaciones

·   Nauseas

·   Vomito

En algunas personas la hepatitis C se va por sí misma, sin ningún tipo de tratamiento, después de 6 meses. Pero en la mayoría de casos la hepatitis C se vuelve una condición crónica (para toda la vida).

La hepatitis C crónica rara vez tiene síntomas. La mayoría de las personas se enteran de que tienen hepatitis C cuando son diagnosticadas con insuficiencia hepática avanzada. Por eso es importante hacerte la prueba de la hepatitis C si piensas que puedes estar en riesgo.

Examen de hepatitis C

El examen de hepatitis C requiere una toma de sangre para buscar los anticuerpos del virus. Si el examen resulta positivo, deberá practicarse otro, conocido como ARN, el cual se determina si el virus está activo actualmente. El tratamiento para la hepatitis C generalmente consiste en medicamentos antivirales para reducir la cantidad de virus en tu sistema. También existen tratamientos nuevos que pueden curarlo. Tu doctora o enfermera seguramente recomendarán que evites el consumo de alcohol y tomar ciertos medicamentos que pueden hacerle daño a tu hígado.

Si piensas que puedes estar en riesgo, el personal del centro de salud de Planned Parenthood más cercano puede ayudarte.