La clamidiasis es una infección bacteriana común que se cura fácilmente con antibióticos. Es una de las enfermedades de transmisión sexual (ETS) más comunes; la mayoría de las personas con clamidiasis no presenta síntomas.

¿Deseas realizarte la prueba de clamidia? Localiza un Centro De Salud →

La clamidiasis es muy común.

La clamidiasis es una infección bacteriana MUY común que se puede contraer por el contacto sexual con otra persona. Cerca de 3 millones de estadounidenses, por lo general de entre 14 y 24 años, contraen clamidiasis por año.

La clamidiasis se transmite a través de las relaciones sexuales vaginales y anales y el sexo oral. La bacteria se encuentra en el esperma (semen), el líquido preeyaculatorio y las secreciones vaginales. La clamidia puede infectar el pene, la vagina, el cuello uterino, el ano, la uretra, los ojos y la garganta. La mayoría de las personas con clamidiasis no tienen síntomas y se sienten perfectamente bien, de modo que es posible que ni siquiera sepan que están infectadas.

La clamidiasis se resuelve fácilmente con antibióticos. Si no se trata, puede acarrear problemas de salud graves en el futuro. Por este motivo es tan importante realizar pruebas de ETS. Cuanto antes sepas que tienes clamidiasis, más pronto te curarás. Puedes prevenir la clamidiasis usando un condón cada vez que tienes relaciones sexuales.

¿Cómo se contagia la clamidiasis?

Normalmente, la clamidiasis se contagia por tener relaciones sexuales con alguien infectado. Puede contagiarse aunque no haya eyaculación. Las vías principales de contagio de la clamidiasis son el sexo vaginal y el sexo anal, pero también puede contagiarse a través del sexo oral.

Raras veces, la infección se contagia por tocarse los ojos con las manos con secreciones infectadas. La clamidiasis también se puede transmitir al bebé durante el parto si la madre está infectada.

La clamidiasis no se propaga por un contacto casual, de modo que NO PUEDES contraerla por compartir alimentos o bebidas, ni por dar un beso, dar un abrazo, tomarse de la mano, toser, estornudar o sentarte en el asiento de un inodoro.

La mejor manera de prevenir la clamidiasis es usar condones o barreras de látex bucales cada vez que se tienen relaciones sexuales.