Ir a Contenidos Ir a Navegar Ir a Navegar Ir a Búsqueda de Sitio Página Principal

¿Cuáles son las metas de la Educación Sexual para la juventud?

La educación sexual está diseñada para ayudar a los jóvenes a sumar información, herramientas y motivación para tomar decisiones saludables sobre el sexo y la sexualidad por el resto de sus vidas.

¿Es efectiva la Educación Sexual?

Las investigaciones sobre educación sexual se han enfocado en si los programas ayudan a las personas jóvenes a cambiar comportamientos específicos relacionados a prevenir un embarazo o enfermedades de transmisión sexual como:

  • Dilatar el sexo hasta ser mayores

  • Utilizar condones y anticonceptivos cuando tienen sexo

  • Reducir la frecuencia del sexo

  • Reducir el número de parejas sexuales

Un centenar de estudios han demostrado que la educación sexual tiene un efecto positivo en estos comportamientos, particularmente cuando los programas de educación sexual incorporan todas las 17 características claves desarrolladas por Douglas Kirby de la National Campaign to Prevent Teen and Unplanned Pregnancy:

El Proceso de desarrollo del currículum El contenido del currículum La implementación del currículum

1. Involucra a múltiples actores de diferentes disciplinas de la educación: teoría, investigación, sexo y ETS/VIH para desarrollar la currícula.

2. Relevamiento de necesidades principales y activos del grupo destinatario. 

3. Utilización de un modelo de acercamiento lógico para desarrollar la currícula que especifica los objetivos de salud, los comportamientos que afectan estos objetivos, los riesgos y factores de protección que afectan esos comportamientos, y las actividades diseñadas para enfrentar esos riesgos y factores de protección.

4. Actividades diseñadas en consistencia con los valores de la comunidad y los recursos disponibles (por ej. Horarios del equipo, talentos del equipo, espacio físico e insumos).

5. Testeo piloto del programa.

Objetivos y Metas del Currículum

6. Enfoque en objetivos claros de salud --prevención de ETS, VIH y/o embarazo.

7. Enfoque exclusivo en comportamientos específicos que llevan a estos objetivos de salud (por ej. Abstenerse del sexo o usar condones u otros anticonceptivos), enviar mensajes claros sobre estos comportamientos, y aclarar situaciones que puedan llevar a ellos y cómo evitarlas.

8. Atender riesgos psicológicos sexuales múltiples y factores de protección que afectan los comportamientos de riesgo sexual (por ej. Conocimientos, riesgos percibidos, valores, actitudes, normas percibidas y eficacia personal).

Actividades y Metodologías de Enseñanza

9. Crear un ambiente social seguro para que participen los jóvenes.

10. Incluye actividades múltiples para cambiar cada uno de los riesgos específicos y factores de protección.

11. Utilización de métodos de enseñanza sólidos en instrucción que involucren a los participantes activamente, que ayuden a los participantes a personalizar la información y que diseñados para cambiar cada grupo de riesgo y factores de protección.

12. Utilización de actividades, métodos de instrucción y mensajes de comportamiento apropiados para la cultura de la juventud, edad de desarrollo y experiencia sexual.

13. Cubrir los temas con una secuencia lógica.

14. Asegurarse un apoyo mínimo de las autoridades apropiadas como el ministerio de salud, distritos escolares u organizaciones comunitarias.

15. Selección de educadores con características deseables (de ser posible), entrenarlos, proveer monitoreo, supervisión y apoyo. 

16. De ser necesario, implementación de actividades para reclutar y retener jóvenes y superar los obstáculos para su inclusión (por ej. Publicitar el programa, ofrecer comida u obtener consentimiento).

17. Implementación total de las actividades con razonable fidelidad.

Sumado a esto, existen muchos otros resultados que las personas quieren para sí mismas y sus hijos, como la posibilidad de formar y mantener relaciones sanas y significativas; la habilidad de poder apreciar sus propios cuerpos; y la posibilidad de mantener actividades sexuales de consentimiento mutuo y satisfactorias.

¿Qué son las Intervenciones Basadas en Evidencia?

Las Intervenciones Basadas en Evidencia son programas con probada eficacia basados en por lo menos una investigación rigurosa. Desde el 2009, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU. ha patrocinado una revisión independiente y sistemática de la literatura sobre la prevención del embarazo adolescente para identificar programas con evidencia de eficacia en la reducción del embarazo adolescente, enfermedades de transmisión sexual, y comportamientos de riesgo sexual asociados. En la actualidad, se incluyen 44 programas en la lista de evidencia.