Ir a Contenidos Ir a Navegar Ir a Navegar Ir a Búsqueda de Sitio Página Principal

La orientación sexual se refiere a quién te sientes atraído/a. Tal vez ya sepas cuál es tu orientación sexual, o todavía estés en proceso de descubrirla -ambos son completamente normales.

¿Qué es la Orientación Sexual?

Lesbiana. Gay. Bisexual. Queer. En Cuestionamiento. Asexual. Hetero. Existen muchas etiquetas para describir por quién sientes atracción romántica y sexual. Tal vez ya hayas pasado mucho tiempo pensando sobre tu orientación sexual. O tal vez no hayas pensado en ello en absoluto. Sea como sea, la orientación sexual es solo una parte de quien eres.

No se sabe con certeza qué causa que una persona sea lesbiana, gay, hetero, o bisexual pero probablemente tu orientación sexual haya comenzado a definirse desde pequeño/a. Esto no quiere decir que existían sentimientos sexuales, solo que tuviste sentimientos hacia una persona que te atraía. Al crecer esos sentimientos se hacen más fuertes y conforman tu identidad sexual.

A veces la orientación sexual cambia con el tiempo. Y a veces se mantiene estable durante toda la vida. Pero la orientación sexual no es una opción, y no puede ser cambiada con terapias, tratamientos, presión familiar o de amigos. Tampoco puedes “hacer gay” a otra persona. Por ejemplo, una niña que juega con juguetes tradicionalmente asociados a niños no se va a convertir en lesbiana por eso.

La orientación sexual puede ser increíblemente simple -eres una mujer a quien siempre le han gustado tanto hombres como mujeres y te defines como bisexual- o puede ser mucho más compleja. Te puede llevar muchos años el entender tu orientación sexual y salir del closet. Algunas personas se autodenominan “en cuestionamiento” lo cual significa que no están seguros/as sobre su orientación sexual o identidad de género. Esto es muy común -especialmente en adolescentes.

¿Qué significa ser “queer”?

“Queer” es una palabra que describe una identidad de género y sexual diferente a la hetero y cisgénero. Personas lesbianas, gays, bisexuales y transgénero pueden llegar a identificarse con la palabra “queer”. Se utiliza a veces para expresar que la sexualidad y el género pueden ser complicados, cambiar con el tiempo, y no encajar ordenadamente en una identidad o la otra, como ser hombre, mujer, gay o hetero.

La palabra “queer” tiene en su historia una connotación negativa - “queer” ha sido usada (y a veces lo sigue siendo) para despreciar y faltar el respeto a las personas LGBTQ. Sin embargo, hay más y más personas que la utilizan con orgulloso para auto-identificarse. Por eso no debes llamar a alguien “queer” sin antes saber si se sienten cómodos con eso. Lo mejor es preguntar qué etiqueta/designación prefieren.

¿Cómo hablo sobre mi orientación sexual?

Descubrir tu orientación sexual puede ser confuso y solitario. Pero no tiene que ser así.

Muchas personas asumen que todos alrededor son heterosexuales, o tienen ideas más antiguas sobre cómo son las personas LGBTQ. Esto puede hacerte sentir mal, especialmente si has sido víctima de bullying por esto.

En realidad, no te encuentras solo/a en absoluto, y definitivamente no te hace una mala persona. No puede parecerlo durante el secundario, pero ser LGBTQ es bastante común -y fuente de orgullo y felicidad para muchas personas. Puede ayudar el hablar con alguien en quien confíes, otro/a persona que esté transitando lo mismo que tú o lo ha hecho ya en el pasado.

Aquí algunos recursos para encontrar personas con las puedes hablar sobre este tema:

Pensar sobre todo esto puede ser abrumador e intenso. Si tienes dificultades, el Proyecto Trevor tiene una línea de ayuda 24/7 donde puedes hablar con otra persona sobre lo que está ocurriendo.

Recuerda que la decisión de cuándo y con quién compartir salir del closet es totalmente tuya. Dilucidar tu orientación sexual y el momento de salir del closet son procesos - llevan su tiempo. No te apresures.