Ir a Contenido Ir a Navegación Ir a Navegación Ir a Búsqueda del sitio Página de inicio

La orientación sexual es una parte natural de quien eres, no es una opción. Tu orientación sexual puede cambiar durante tu vida.

¿Qué causa la orientación sexual?

Existen varios tipos de orientación sexual. No se sabe bien por qué una persona es lesbiana, gay, heterosexual (hetero) o bisexual. Sin embargo, hay estudios que muestran que la orientación sexual puede ser causada en parte por factores biológicos que comienzan antes de nacer. 

Las personas no eligen por quien se sienten atraídas. La orientación sexual de una persona no se puede cambiar con terapias, tratamientos o persuasión (tratar de convencerlas). Tampoco puedes “convertir” a una persona en gay. Por ejemplo, un niño no se volverá gay por usar juguetes hechos supuestamente para niñas, como las muñecas. 

Puede que, desde muy joven, te hayas empezado a dar cuenta quién te atraía. Esto no quiere decir que hayas sentido atracción sexual, simplemente que podías identificar a las personas que te gustaban o te atraían. Muchas personas dicen que ya sabían que eran lesbianas, gais o bisexuales incluso antes de la pubertad. 

Aunque la orientación sexual generalmente se establece temprano en la vida, también puede que tus deseos y atracciones cambien a lo largo de tu vida. Esto se llama "fluidez". Muchas personas, incluyendo investigadorxs y científicxs de la sexualidad, creen que la orientación sexual es como una regla (escala) que tiene, en un extremo a las personas completamente gay y en el otro a las que son completamente heterosexuales (hetero). Muchas personas no estarían en un extremo, sino en algún lugar en el medio.

¿Cuántas personas son LGBTQ?

LGBTQ significa Lesbiana, Gay, Bisexual, Transgénero y Queer/cuestionándose (questioning en inglés).

Aunque lxs investigadorxs intentan estudiar cuántas personas son LGBTQ, es muy difícil tener un número exacto. Esto es porque la identidad de género, la orientación sexual, la identidad sexual y el comportamiento sexual son complicados para las personas. Mirémoslo por pasos:

  • La identidad de género se refiere a quién sientes que eres en tu interior y cómo expresas esos sentimientos a través de tus actos, de cómo hablas, te vistes, etc.

  • La atracción sexual son los sentimientos románticos o deseos sexuales que tienes hacia los demás.

  • La identidad sexual es cómo te etiquetas (por ejemplo, usando etiquetas como queer, gay, lesbiana, hetero o bisexual).

  • El comportamiento sexual se refiere a con quién tienes sexo y el tipo de sexo que te gusta tener. 

Algunas veces todas estas cosas aplican para una persona. Por ejemplo, una mujer puede sentir atracción solo por las mujeres, identificarse como lesbiana y tener sexo solo con mujeres. Sin embargo, esto no siempre pasa. 

No todas las personas que tienen deseos sexuales o atracción hacía el mismo género, actúa de acuerdo a ellos. Algunas personas pueden tener comportamientos sexuales con personas de su mismo género, y aún así no identificarse como bisexuales, lesbianas o gays. Algunas veces, salir del closet (conocido en inglés como coming out) como LGBTQ, puede causar miedo y discriminación, y no todas las personas se sienten cómodas saliendo del closet. Para algunas personas, la orientación sexual puede cambiar en diferentes momentos de su vida y puede que las etiquetas que usen para sí mismas también cambien. 

Por eso, como la orientación sexual y el género son tan complejas para tantas personas, es difícil saber cuántas personas son LGBTQ. Además, no todas las personas se sienten seguras o cómodas contándole a otra persona que son LGBTQ.

Estudios recientes dicen que el 11% de las personas adultas de los Estados Unidos, reconoce que siente algo de atracción hacia personas del mismo sexo. El 8.2% reporta que ha tenido comportamientos sexuales con personas del mismo sexo, pero solo el 3.5% se identifica como lesbiana, gay o bisexual. Esto muestra que lo que las personas sienten o hacen, no siempre es lo mismo que cómo se identifican.