Ir a Contenido Ir a Navegación Ir a Navegación Ir a Búsqueda del sitio Página de inicio

La protección es importante, pero el placer también. Lo bueno es que, ¡el sexo seguro (sexo más seguro) te puede dar ambas cosas! A continuación, te damos algunos consejos sobre cómo tener sexo seguro (sexo más seguro) que te ayudarán lograr hacerlo.

¿Quieres hacerte el examen de ETS? Encuentra un centro de salud

¿Cómo puede el sexo seguro (sexo más seguro) hacer que el sexo sea más placentero?

Una de las formas más fáciles para hacer que el sexo seguro (sexo más seguro) sea más placentero es haciendo que sea más... sexy. Por ejemplo, pueden besarse y tocarse mientras buscan el condón o la barrera de látex bucal. Para mantener el juego erótico, tu pareja sexual puede ponerte el condón o la barrera. Si usas un condón interno (también llamado condón femenino), tu pareja puede ponerlo en tu vagina o ano. La actitud lo es todo: cuanto mejor te sientas al usar protección, mejor la sentirás cuando la uses.

Existen muchos tipos de condones, para que todas las personas encuentren uno que se adapte y se sienta bien. De hecho, algunos condones están diseñados para que aumentar las sensaciones y hacer que el sexo sea más placentero: las texturas (como tachas y estrías), los colores, los materiales ultradelgados y los lubricantes especiales pueden hacer que el sexo sea más divertido. Si usas condones internos durante el sexo vaginal, el aro (anillo) interno del condón puede estimular la punta del pene y el aro (anillo) externo puede frotar tu vulva y clítoris. A muchas personas les gustan estas sensaciones. Los condones incluso pueden ayudar a que el sexo dure más tiempo.

Usar extra lubricante es otra forma de hacer que el sexo se sienta muy bien y ayudarte a estar protegidx: puedes poner unas gotas dentro del condón y/o frotárlo en los genitales de cada unx. Los condones y los lubricantes con sabor pueden hacer que usar protección durante el sexo oral sea algo delicioso. A muchas personas les gusta la sensación de que les hagan sexo oral con una barrera de látex bucal.

Nada arruina un momento divertido y sensual como el estrés. El sexo seguro (sexo más seguro) es en realidad un mejor sexo, porque deja que te concentres en el placer y en tu pareja, sin preocuparte de las infecciones de transmisión sexual (ITS). Saber que te estás protegiendo y que proteges a tu pareja sexual de un embarazo o de las ITS puede hacerte sentir orgullosx y responsable. Hablar con tu pareja acerca de las ITS, la protección y hacerse exámenes juntxs, sirve para fortalecer la relación, mejorar la comunicación y hacer que tengan más intimidad y confianza.

¿Cómo puedo hacer que el sexo seguro (sexo más seguro) sea más práctico?

Las barreras, como el condón, solo te protegen contra las enfermedades de transmisión sexual (ETS) si en realidad las usas.  Por eso, tener protección a la mano siempre, hace que sea más fácil seguir tu plan de tener sexo seguro (sexo más seguro). Por suerte, los condones son pequeños, súper fáciles de llevar a todas partes y pueden guardarse en tu bolso o mochila (lejos de cualquier objeto que pueda pincharlos, ¡por supuesto!) También es buena idea tener suficientes condones y lubricante cerca de tu cama.

También puedes hacer que el sexo más seguro sea más práctico si añades el condón de manera natural, a los juegos y caricias antes del sexo vaginal o anal. Puedes ponerle el condón a tu pareja sexual y frotarle lubricante en el pene mientras se siguen tocando y besando. Así, el condón se vuelve parte de la acción, en vez de interrumpirla. Si usas un condón femenino, puedes ponértelo antes de tener relaciones para que al momento de tener sexo más seguro, este sea algo más espontáneo.

Puedes conseguir condones fácilmente en las farmacias, en los centros de salud de Planned Parenthood, en los centros de salud comunitarios, en consultorios médicos, supermercados, tiendas, en línea e incluso en máquinas vending. Son una opción muy práctica. No necesitas una receta médica y no tienen restricciones de edad. Cualquier persona puede comprar condones, condones internos y barreras de látex dentales. Algunas veces, incluso puedes conseguir condones gratis. Los condones internos y las barreras de látex bucales, pueden ser un poco más difíciles de conseguir, pero existen y los puedes comprar en línea.

Tuve sexo sin protección. ¿Qué debo hacer ahora?

Habla con un doctorx o enfermerx para que te hagan los exámenes de las enfermedades de transmisión sexual (ETS). Algunas ETS aparecen en los exámenes durante la primera semana después del contagio. Otras ETS tardan más tiempo y pueden no aparecer en las pruebas enseguida. Puedes llamar a tu enfermerx, doctorx, o a uno de los centros de salud de Planned Parenthood para saber qué pruebas debes realizarte y cuándo hacerlas. También te darán consejos sobre cómo tener sexo seguro (sexo más seguro).

Hazte exámenes de inmediato si tú o tu pareja sexual tienen síntomas de una ETS, o si una ex pareja te informa que tiene una ETS.

Pero recuerda: la mayoría de personas que tienen una infección de transmisión sexual (ITS) no tienen síntomas y no saben que están infectadas. Por ello, aunque no notes señales de una ITS y te sientas perfectamente bien, es buena idea que te hagas los exámenes. En general, las personas que tienen cualquier tipo de sexo deben hacerse las pruebas de las ITS más comunes más o menos una vez al año.

Si tuviste sexo vaginal sin protección (sexo de pene en vagina sin condón) y no usas otro tipo de método anticonceptivo (como las pastillas anticonceptivas, el DIU, el implante anticonceptivo o el anillo vaginal), también puedes tener riesgo de quedar en embarazo. Si no deseas quedar en embarazo, usa de inmediato anticonceptivos de emergencia. Los anticonceptivos de emergencia (también conocidos como la pastilla del día después o pastillas de emergencia), pueden evitar el embarazo hasta cinco días después de haber tenido sexo. Sin embargo, algunos tipos de pastilla del día después funcionan mejor si los tomas antes, por lo que es importante que actúes rápido.