Ir a Contenidos Ir a Navegar Ir a Navegar Ir a Búsqueda de Sitio Página Principal

Debes realizarte una prueba si has tenido sexo sin protección o si piensas que has estado expuesto a la enfermedad de algún otro modo. También debes realizarte una prueba si tienes síntomas.

¿Quieres hacerte la prueba de hepatitis B? Encuentra un centro de salud

¿Cómo sé si tengo hepatitis B?

Tal como sucede con todas las ETS, la única manera de saber con certeza si tienes hepatitis B es mediante una prueba, ya sea que tengas o no síntomas.

Si tienes cualquiera de los signos de la hepatitis B, debes hacerte la prueba. También es aconsejable realizar la prueba si has tenido sexo sin protección o si compartiste una aguja, rasuradora o cepillo de dientes con alguien que tiene hepatitis B (aunque no tengas síntomas).

Para la prueba de hepatitis B, la enfermera o el médico tomarán una muestra rápida de sangre. Para que la prueba arroje resultados precisos, es necesario que pasen dos meses desde el momento de la infección, pero si no te sientes bien consulta a una doctora o a un enfermero de inmediato.

¿Dónde puedo hacerme la prueba de la hepatitis B?

Puedes realizarte la prueba de la hepatitis B u otras ETS en el consultorio de tu médico, en una clínica de salud comunitaria, en el departamento de salud o en los centros de salud de Planned Parenthood locales.

La idea de hacerse pruebas de ETS a veces asusta un poco, pero una vez superadas, tu mente podrá descansar. En caso de que SÍ tengas una ETS, es mejor saberlo cuanto antes para recibir el tratamiento que necesites.

Las pruebas de ETS no siempre forman parte del chequeo de salud o ginecológico habitual; es posible que debas pedir que te las hagan. Sé abierto y sincero con el enfermero o el médico para que puedan ayudarte a determinar qué pruebas necesitas. No tengas vergüenza: tu médico está para ayudarte, no para juzgarte.

Es muy importante que te hagas la prueba si estás embarazada o deseas quedar embarazada. La hepatitis B se transmite fácilmente al bebé durante el parto, lo que puede ser peligroso. Si tienes hepatitis B, el médico puede darte tratamientos para el bebé.